domingo, 13 de noviembre de 2016

Los musulmanes de Capljina (Primera Parte)

Vista aérea de la zona de Drácevo

Por fin llegó el domingo y como es costumbre este día no hablamos de política en el blog, así que vamos a olvidarnos de Trump y los populismos. Hoy les presento la primera parte de un relato  "Los musulmanes de Capljina", que forma parte de mi libro “Legionario en Bosnia 1993”.

Una guardia en la que los acontecimientos estuvieron a punto de sobrepasarnos. Una situación complicada, delicada y difícil en la que tuvimos la suerte de poder ayudar a unos pobres refugiados. Espero que la lectura de esta entrega les anime a adquirir el libro. Si así fuera les basta con clicar en la imagen de la publicación que se encuentra en la columna a la derecha del texto, exactamente donde dice "Compra Legionario en Bosnia 1993, aquí" el enlace los llevará hasta la página que les permitirá comprarlo en Amazon.

"...Los que de ustedes me leen con cierta frecuencia, ya saben que le tengo cierta alergia a las guardias. A las que me tocó hacer en Bosnia y a todas las que he hecho en infinidad de lugares. Hay servicios que a uno se le atraviesan más de la cuenta y en mi caso particular las guardias eran mi auténtica debilidad. Unan ustedes a esa antipatía natural la cantidad de guardias que nos tocó hacer en Bosnia, unas cuarenta en seis meses, guardia arriba, guardia abajo y convendrán conmigo en que efectivamente está justificado afirmar que lo de las guardias no era plato de gusto para casi nadie, aunque ya se sabe que para gustos, colores.

Viene a cuenta el proemio, porque lo que les voy a contar sucedió un domingo que estábamos de guardia. No es que tuviera importancia lo del día festivo, durante los seis meses de misión, entramos todos o casi todos los que allí estábamos en un espacio temporal en el que no había días festivos y mucho menos eso tan británico, al menos en su origen, del fin de semana.

Todos los días eran iguales, no había diferencia entre un lunes, un jueves o un domingo. Fue algo que no había considerado a nivel consciente – que diría un moderno – aunque estuve mucho tiempo notando algo raro, sin saber qué era lo que me pasaba, hasta que un buen día descubrí que esa sensación se debía a que vivíamos en un calendario plano en el que todos los días eran iguales. Luego el tiempo, eso que todo lo cura, hizo que desapareciera el run run de marras y que viviera tranquilamente sin que me importara lo más mínimo saber en qué día de la semana estábamos.

Así que ya les digo, estábamos en  Bosnia, corría el año 1993, era domingo y habíamos entrado de guardia, un panorama – se lo puedo asegurar - de lo más estimulante y alentador. El relevo se había desarrollado con normalidad y ahí estábamos, en aquel lugar, sucio - el barracón que ocupaba el cuerpo de guardia, por mucho que lo limpiaras siempre daba sensación de estarlo - polvoriento y caluroso, esperando que no sucediera nada raro y que las horas pasaran con rapidez. Dos cosas muy difíciles de conseguir, al menos en Bosnia, pero ya saben ustedes como es la vida, lo último que se pierde es la esperanza o eso al menos dicen los optimistas.

Mediada la mañana aparecieron por el cuerpo de guardia dos civiles. Uno bajito, pero bajito de verdad, para entendernos, era corto de estatura hasta para los españoles; estaría en la sesentena como poco, vestido totalmente de negro, con americana, chaleco, gorra y una camisa blanca, uniformidad que me recordó  a la de los habitantes de aquel pueblo siciliano, Corleone, que nos mostró en el Padrino, el maestro Francis Ford Coppola. Parecía fatigado y llevaba un fardo de ropa colgado al hombro que lo identificaba casi al 100% como refugiado, su acompañante era más joven,  vestía unos tejanos y una camisola de chándal y portaba bajo el brazo un paquete de dimensiones considerables.



Saludó y como tenía mucho que explicar, al menos nos estaba soltando un discurso muy rápido del que no entendíamos nada de nada, llamamos a mando para que nos enviaran un intérprete. Bajó Adriana lo que me alegró, no me hubiera hecho ninguna gracia que nos hubiera tocado un traductor ultra croata que teníamos en Dracevo, sobre todo si tenía que traducir lo que nos quería decir un tipo, que tenía todos los números para ser musulmán; una clase de ciudadanos muy poco apreciada en la zona en la que estábamos y a los que se había perseguido con auténtica saña por la comarca más cercana a la población de Capljina.

Adriana lo saludó, mandé que le dieran agua porque parecía acalorado, bebió con fruición y cuando acabó, me miró y señalando con la cabeza a su acompañante movió ligeramente la botella que sostenía en su mano. Le dije que sí, que podían beber todo lo que quisieran y Adriana se encargó de hacérselo saber. Los sentamos en uno de los bancos al lado de uno de los morales que nos daban sombra, les ofrecí un cigarrillo, lo aceptaron y en cuanto empezó a echar humo, el vejete se puso a hablar con la intérprete.

Ésta lo escuchaba atentamente, por dos veces intentó meter cuchara pero el bosnio no dejaba de hablar ni para respirar. Cuando por fin acabó, Adriana me miró muy seria y me contó lo que le había explicado Amir, creo recordar que así era como se llamaba el hombrecillo vestido de negro. Éste era el jefe de un grupo de musulmanes de Tuzla, miembros de un convoy de ayuda humanitaria, conductores, ayudantes y los que se ocupaban de la carga,  a los que los croatas habían detenido hacía algún tiempo acusándolos de tráfico de armas y habían dado con sus huesos en un campo de… retención que había en Capljina, sin que mediara juicio ni nada que se le pareciera. No había habido manera de que nadie les escuchara y aquella mañana, por sorpresa, los habían puesto en libertad con la intención de que las buenas gentes de la zona los mataran, al menos eso era lo que les habían dicho entre risotadas los guardianes croatas que gestionaban el campo de detención.

Le pregunté a Adriana que pensaba de la historia y la intérprete se encogió de hombros. — No  sé qué decirte Rives, los detuvieron y los metieron el campo sin trámite alguno y ahora los ponen en libertad sin dinero, ni a quién acudir, resulta extraño. Si dice que los han liberado para que la gente de la zona los mate, seguramente tenga razón y los del HVO se hayan encargado de calentar los cascos a los habitantes, que tampoco necesitan que los animen demasiado para eso, en Capljina hay mucha gente que ha perdido familiares a cuenta de la guerra con los musulmanes.

Resoplé, el asunto no tenía buena pinta ―Bueno pues llamaré a mando, a ver que dicen.
Me metí en el despacho y por el genéfono llamé a la PLM para hablar con el capitán Armada, que era el que estaba de servicio. Mal asunto, porque el capitán no es que fuera mala gente, que no lo era, pero desde que le eché la vista encima pensé que le faltaba veteranía como para llevar la S-2 del GT. Colón, para más INRI el asunto del que tenía que hablar con él, me parecía complicado y necesitaba de más mano izquierda de la que tenía Armada.

Se puso  y me escuchó en silencio, cuando acabé me dijo ― No es asunto nuestro, es un asunto de ACNUR y no de UNPROFOR,  nosotros nada podemos hacer y nada, repito Rives, nada, debemos hacer
Intenté decirle algo, pero no me dejó. ― Rives esto es lo que hay, no tenemos nada que hacer y desde arriba ya se nos ha advertido para que no nos metamos en berenjenales que no nos corresponden, los refugiados no son cosa de UNPROFOR.

Me extrañó que no consultara siquiera con el teniente coronel; aunque los refugiados fueran cuestión de ACNUR, estaba seguro que algo se podía hacer, pero no me dejó ni hablar. Lo cierto es que se cerró en banda ante cualquier posibilidad de procurar algo de ayuda para los musulmanes. Salí y le expliqué a Adriana lo que había para que se lo dijera a los dos musulmanes que esperaban allí, preocupados, pero con mejor cara que cuando llegaron.

Cuando terminó de hablar con ellos se despidió de mí, tenía que subir a Mando. ― Adriana, hazme un favor, mira a ver si consigues una dirección o un número de teléfono para dárselo a esta gente, porque a ver que van a hacer si no saben siquiera dónde acudir en demanda de auxilio. Adriana sonrió y me aseguró que me llamaría. Cuando iba a irse, le detuvo la voz del centinela que llamaba al cabo de guardia.

Miré, en un campo que había al lado del barracón, separado por una pista que rodeaba la construcción por su fachada delantera, estaban dos croatas de paisano que nos estaban gritando. Mal negocio, porque los dos cabrones iban armados, uno, al que conocía porque era el marido de la señora que me lavaba la ropa y que vivía a cincuenta metros de la entrada al campamento llevaba su kalashnikov y el otro berzas llevaba una escopeta repetidora de 12 mm y a falta de una canana, llevaba dos bandoleras de munición,  me dio la impresión que los dos llevaban la bodega bastante cargada de rakia.

Le pregunté a Adriana qué es lo que decían y me contestó que estaban insultando a los dos musulmanes y que decían que no querían gente así cerca de sus casas, que los echáramos  de allí inmediatamente, que ellos se ocuparían de esa gentuza. Le pedí a Adriana que les dijera que se retiraran de allí, que no quería gente armada cerca del cuerpo de guardia. Se fueron amenazando que irían a quejarse a Capljina.

Llamé a Ávila, para que pusiera a dos legionarios justo a la entrada de la pista, tenían que impedir que pasara gente armada en dirección al cuerpo de guardia. En cuanto montamos ese puesto, advertí al Sgto 1º para que en cuanto llegaran los vehículos que traían la comida que se cocinaba en Metkovic, mandara a la guardia a comer. Tenía el presentimiento que se iba a liar el negocio y mejor afrontarlo con la barriga llena.

― Por cierto Ávila, que los legías traigan del comedor lo que pillen para que estos dos coman algo y mientras tanto que se pongan al otro lado de la pista y así –técnicamente – no estarán en el cuerpo de guardia.

Así se hizo, los legionarios comieron a toda prisa y bajaron con pan, fruta, dos botellas grandes de Pepsi Cola y unos dulces, con eso y las latas de las raciones de previsión que sacaron de sus reservas particulares los legionarios de mi BMR, que estaba plantado justo al lado del barracón, nuestros dos “invitados” comieron y sacaron la tripa de mal año. Para rematar, Morales, que era más malo que la carne de pescuezo como conductor, pero muy buen tío, les acercó café y unos cigarrillos.

Adriana no me había dicho nada todavía y pensé en pasarme por el puesto de mando, aprovechando que iba a subir a comer. Le advertí a Ávila que se quedaba a cargo de la guardia y me dirigí hacia el barracón de mando. No había nadie, solamente un  escribiente que no supo decirme dónde estaba la intérprete, me acerqué a la tienda comedor y comí rápidamente mientras me entretenía en espantar a las avispas que acudían en masa para beber de los vasos de Pepsi Cola y que eran una auténtica plaga. Terminé de comer, tampoco es que hubiera demasiado y volví al cuerpo de guardia, cuando pasé frente al barracón de mando, salía el legionario con el que antes había hablado,  me miró y me hizo un gesto negativo con la cabeza.

Sin embargo en las cercanías del cuerpo de guardia sí había habido novedades, de nuestros dos invitados sólo quedaba el más viejo, el otro se había ido, pero había dejado su fardo allí, al lado de su compañero, por lo tanto seguro que iba a volver. No estaba tranquilo, pensaba que estábamos pasando por un tiempo muerto, pero que en cuanto algo se moviera lo más mínimo, en uno u otro sentido, íbamos a tener asuntos complicados que resolver, a sabiendas de que el capitán de servicio me había ordenado que pasara del asunto.

Estaba sentado en el cuarto del oficial de guardia, cuando se asomó el Cabo Dobao a la puerta. ― Con su permiso mi teniente, dice el sargento 1º Ávila que haga el favor de salir.
Me levanté con el convencimiento que lo que se me invitaba a contemplar no me iba a gustar ni mijita. Salí y en el lugar en el que al entrar había dejado al musulmán vestido de negro más solo que la una, pude ver que había más de dos docenas de lo que parecían refugiados. Todos estaban en el campo que estaba al costado del cuerpo de guardia y por tanto fuera de los límites del campamento, aunque eso iba a resultar una excusa muy débil si al final las cosas se liaban. Vi con preocupación cómo los legías les habían dado agua y unas latas para que comieran. Como al capitán Armada se le ocurriera darse una vuelta por la guardia, se iba a liar la de Dios es Cristo.

Oí como llamaban al oficial de guardia, corrí hasta poder ver la pista que bajaba al cruce y a la altura de mis dos legionarios estaba detenida una camioneta de esas que tienen cabina y una caja para carga, en la que viajaba un “selecto” grupo de milicianos croatas, armados hasta los dientes, como era costumbre. Oí unos pasos a mi espalda, era el cabo 1º Guerra que con dos legionarios más venían a la carrera cetme en mano. Agradecí el detalle, sabía que los croatas no iban a comprender lo que les dijera en español, pero les iba a quedar más que clara, cristalina, mi intención en cuanto les hablara apoyado por la presencia de cinco legionarios armados.

Le exigí que se marcharan, me insultaron y me advirtieron o eso entendí que se iban para Capljina a hablar con el comandante Obradovic, dieron marcha atrás y un poco más abajo giraron y se perdieron en dirección a donde quiera que el diablo llevara sus pasos. Ahora me tocaba bailar con la más fea, tenía que darle la novedad al capitán Armada y ahí no me iba a valer el apoyo moral del 1º Guerra. En cuanto le nombrara a Obradovic que era la máxima autoridad militar croata en la zona y un borde de cuidado, me iba a montar la mundial.

Di media vuelta y pausadamente me dirigí al cuerpo de guardia, mientras caminaba iba pensando en cómo  enfocaría el asunto..."
  

Pero eso se lo cuento el próximo domingo…. Si ustedes quieren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada