miércoles, 16 de noviembre de 2016

El PSOE está roto y la Comisión Gestora no tiene autoridad

Pasan las semanas y el PSOE está roto, diría que todavía más fracturado que el día del Comité Federal que le costó el puesto a Pedro Sánchez. La Comisión Gestora no parece haber llevado ninguna acción que le permita controlar y reducir la grave fractura que sufren los socialistas. Parece que Javier Fernández y su gente prefieren ponerse cien veces amarillos en lugar de una vez colorados, lo contrario que aconseja el dicho y así es muy difícil reconducir a los “rebeldes” que están muy indignados con la comisión gestora y quiénes la propiciaron.

Pudiera ser que el empeño puesto en intentar solucionar los problemas que acosan a Ferraz a través de una política de paños calientes, se deba a que los de la Gestora prefieren no utilizar la mano dura, porque tienen conciencia que todas las excusas que han utilizado para justificar su golpe de mano son milongas. Que si dijeran verdad, cuestión difícil tratándose de políticos socialistas, tendrían que reconocer que en el célebre Comité Federal,  no se enfrentaban dos maneras de ver la política, sino dos grupos que peleaban por hacerse con el poder en el partido socialista y pretendían hacerlo sin esperar al reglamentario Congreso Federal.

El pasado lunes se reunieron Javier Fernández y Miquel Iceta, tenían cosas que hablar sobre la rebelión del PSC, que se han hartado de declarar que ellos son soberanos y toman sus propias decisiones y por eso sus diputados no acataron lo disciplina de voto que pretendía Ferraz. En teoría la reunión era muy seria, porque los correveidiles de Ferraz habían filtrado a la prensa que la gestora estudiaría la ruptura del acuerdo con el PSC y la expulsión del grupo parlamentario, de los diputados socialistas catalanes, con Meritxel Batet a la cabeza.

Lo cierto es que la reunión que duró los noventa minutos que dura un partido de fútbol, sirvió para escenificar una historia, que nada tenía que ver ni con expulsiones de diputados, ni mucho menos de ruptura entre partidos. Un paripé como la copa de un pino, en el que la cosa terminó con una declaración en la que se decía que la intención de ambas partes era la de mantener la relación que el PSOE y el PSC sellaron en 1978 y que para limar asperezas iban a crear una comisión que “redefiniera” el acuerdo que mantienen ambos partidos. Eso a pesar de que desde Ferraz se ha afirmado que ven a los socialistas catalanes fuera de control y capaces de romper de nuevo la disciplina de voto.

Los socialistas catalanes manifestaron que fueron muy tranquilos a la reunión porque les constaba que el presidente de la Gestora “va siempre de farol”, vamos, que amenaza mucho, pero nunca hace nada. Javier Fernández todavía no se ha enterado que el que amenaza y no pega, como tonto queda y aunque ponga esa cara de apurado, ya sabe que los del PSC, los diputados “rebeldes” que votaron no, las diputadas independientes que hicieron lo mismo y los diputados catalanes, se parten la caja ante las amenazas de Fernández, al menos por ahora.

El próximo jueves, la gestora  tiene previsto reunirse para trasladar a la dirección del Grupo Parlamentario su decisión sobre los 15 díscolos que desafiaron la disciplina de voto y mantuvieron su no a Rajoy. Me imagino a los "rebeldes" tomándose las cosas con tranquilidad, sobre todo tras ver la fenomenal faena a base de naturales, con la mano zurda naturalmente, que Iceta le dió a Fernández, al fin y a la postre alguno habrá entre ellos que sepa que en este mundo traidor quien mucho amenaza, el miedo tiene en casa y que al final si uno cuenta bien, más son los amenazados que los acuchillados.

Por lo visto a la Gestora le cuesta pacificar a su grupo parlamentario y eso que los líderes “rebeldes” se lo están poniendo mejor que a Fernando VII. Pedro Sánchez cometió la estupidez de irse a los Estados Unidos y tuvo la ocurrencia de soltar aquello de que iba a Washington a apoyar a Hillary Clinton. Sin comentarios, porque ya se ha comentado hasta la saciedad la torpeza de Pedrito, pero además, Josep Borrell que estaba con Sánchez en una operación para presentarse al congreso socialista como pareja de hecho - Pedro para candidato a las elecciones y Borrell para secretario general -  a pesar de que mi paisano siempre ha presumido de listo y avisado, ser ingeniero aeronáutico, tener un máster en Investigación Operativa  y otro en Economía de la Energía, ser doctor en Ciencias Económicas y catedrático en excedencia de Matemáticas Empresariales, sale estos días en la prensa como víctima de un timo, además de estar en lista de espera para ser "investigado" - lo que antes se llamaba imputado - por un asunto empresarial. La verdad es que teniendo como enemigos principales a un gafe, convicto y confeso y a un pardillo al que le han timado 150.000 euros, los de la Gestora tendrían que estar más cómodos y sobre todo bastante más contundentes.

Parece que no es así, será mala conciencia o debilidad congénita, vaya uno a saber; pero por ahí andan los rebeldes soltando por la boca y nadie en el PSOE es capaz de cerrársela. Mal negocio para todos, porque con estos mimbres no sé yo si en Ferraz van a poder hacer un cesto  como Dios manda. Dudo que sean capaces de llevar a cabo un trabajo tan difícil como el que les espera y que requiere una firmeza y una decisión que están demostrando no tienen.

Pero así son los del PSOE, lo malo es que los necesitamos, unidos, coherentes, centrados y dispuestos a trabajar por España y por ahí, desgraciadamente, no parece que vayan a ir los tiros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario