lunes, 14 de noviembre de 2016

El PSOE intenta desesperadamente su “reconstrucción”

Parece que el PSOE comienza el trabajo de su reconstrucción, ese eufemismo utilizado por la Gestora socialista a la que parece  le cueste decir refundación. Pero independientemente de cómo adjetiven el trabajo que tienen que llevar a cabo, parece que la idea primordial que sustenta la Gestora es que hay que priorizar la discusión del proyecto político y una vez definido éste, buscar al líder que sea capaz de defenderlo. Me parece una buena idea y cargada de sentido común.

El PSOE ha estado perdiendo militantes y votantes a manos llenas por una razón muy sencilla, no había mensaje que vender. Ahora partiendo de las resoluciones tomadas en la Conferencia Política de noviembre de 2013 y de los dos últimos programas electorales que el PSOE, un grupo de militantes considerados referentes en el partido, intentarán aportar una serie de ideas , buscando dicen “profundizar en el análisis, trabajar en el diagnóstico y en el proyecto socialista" y tras poner a disposición de las organizaciones territoriales el producto de ese trabajo, caminar hasta conseguir una ponencia política que pueda ser aprobada en el 39º Congreso Federal.

Como digo me parece una buena idea, pero necesita tiempo, algo que va a influir de manera determinante, en la actuación parlamentaria del PSOE. Si ya han explicado que para llevar a cabo este trabajo previo de “diagnóstico y estrategia” necesita como poco cuatro meses, a los que habrá que añadir el tiempo que tras finalizarlo, necesiten para convertirlo en la Ponencia Política del Congreso Federal, las cosas se pueden ir hasta el mes de julio de 2017 o más probablemente a septiembre de ese mismo año.  

Por eso parece lógico suponer que el PSOE se producirá con prudencia en el Congreso, porque de montar una oposición inspirada en el “No, es no” y en la idea de que hay que derogar la reforma laboral, la educativa o la ley mordaza, en lugar de otra que busque a través del dialogo, reformar lo que haya que reformar, se arriesgan a que en mayo Rajoy disuelva Cortes y pille a los socialistas sin programa y sin líder, in puribus, o dicho en román paladino con el culo al aire.

Sería deseable que esa Ponencia Política que se aprobaría en el Congreso Federal, resolviera un problema que ahora mismo sufre el PSOE. Los socialistas deben decidir en qué lugar del arco político quieren estar. Hasta ahora con Sánchez, habían abandonado su centralidad y se encontraban en la izquierda, escorándose hacia la extrema izquierda, por ese empeño en mimetizar su mensaje con el de Podemos. El PSOE deberá decidir cuál es su lugar, si prefiere volver al centro-izquierda que ocupaba o se empeña en intentar competir en sus propios términos con la izquierda radical, experiencia que ya han vivido con unos resultados desastrosos.

Claro que al problema de conformar un mensaje que vender hay que añadir otros. El primer problema que todavía no ha solucionado la gestora socialista, es la “pacificación” de su grupo parlamentario en el Congreso. Cuestión que no admite espera, porque lo que le faltaba a Javier Fernández es que llegado el momento del debate y la votación de la aprobación del techo de gasto y los objetivos de estabilidad, le surgieran unos cuantos socialistas que explicaran que “en conciencia” no podían votar a favor de esos dos temas y liaran la mundial. Así que o afinan lo de los "concienciados" o seguirán dando esa imagen de fractura que exhibieron en la votación de la pasada investidura.

Por cierto la actuación del PSC en el grupo parlamentario del Congreso, ha inhabilitado una de las propuestas estrellas de los programas electorales socialistas. Me refiero al empeño que tienen en reformar la Constitución y pasar del estado de las autonomías a un estado federal. 

Si el PSOE es un partido de estructura federal y el PSC, ordenó votar no a Rajoy, en la segunda vuelta de las Investidura, alegando que habían tomado una “decisión soberana” en el seno del Comité Ejecutivo de los socialistas catalanes y todavía no han sido capaces de resolver este feo asunto y otros que arrastran de antiguo con el PSC, me pregunto cómo van a vender las excelencias del federalismo, cuando éste les crea problemas insolubles en su propia organización. Resulta difícil aceptar que el federalismo sea “solución” para España y problema insoluble para el PSOE.

Otra cuestión que deben decidir urgentemente, es la cuestión de los pactos con Podemos, ahora mismo están en esa típica situación socialista de el “sí, pero no”, porque hay muchísimos socialistas que opinan que una cosa es pactar con los podemitas a nivel nacional y otra distinta a nivel autonómico o municipal. Pero cuando uno lee que Ada Colau promociona la creación de un ejército catalán, no puede entender que con esa clase de gente se pueda pactar a ningún nivel, al menos si uno quiere seguir llevando en las siglas del partido la E de español. Por no hablar de los aplausos de los diputados podemitas a Rufián y al representante de Bildu, que parece debieran haber roto todos los puentes entre socialistas y Podemos.

Queda poco tiempo para saber cómo irán las cosas, Mariano Rajoy, por si las moscas ya ha convocado su Congreso para febrero, él va a tener los deberes hechos. Si tras aprobar el techo de gasto, Rajoy logra que los barones socialistas que gobiernan en  CC.AA se sienten a negociar la financiación autonómica, me parece que tiene la legislatura en el bolsillo.

Veremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada