jueves, 30 de junio de 2011

Oramas se luce en el Congreso

Oramas en el Congreso, mira al tendido

La verdad es que he visto dos veces la intervención de la nacionalista Ana Oramas en el Debate del estado de la Nación. Intervenciones de este tipo y otras parecidas hacen que uno pierda la poca fe que tiene en la casta política en general y en los partidos políticos en particular.

Sólo puede excusar una intervención como esta, si la diputada de CC hubiera sufrido repentinamente una crisis psicótica que le impidiera situarse en la realidad. Sin una disminución muy profunda de las facultades intelectuales, creo que resulta imposible ocupar el tiempo que le correspondía, en un asunto tan serio como lo es el debate de la Nación, en montar un cuadro sentimentaloide pleno de flores, almíbar, halagos, baboserías y recuerdos compartidos con el inefable ZP.

Debe ser que a la diputada Oramas, en el fondo, lo de la Nación y su actual estado le importa un bledo. Y para quién piense o diga que una afirmación así es difícil de mantener, recordar la magnífica frase que dedicó a los Presupuestos Generales del Estado del 2010 tras la aprobación de los mismos, gracias entre otros, a su voto, una frase que debiera estar esculpida en un frontis de traquita, naturalmente de Tindaya, en la sede de Coalición Canaria. Dijo nada más y nada menos que “estos presupuestos son malos para España pero buenos para nosotros”

Lo de nosotros he de suponer que estaba referido a los de Coalición Canaria, que tras pagar el precio de votar unos presupuestos deleznables, podían seguir chupando de la piragua y explotando la debilidad del gobierno Zapatero. Pero se refiriera a quien se refiriera con lo de nosotros, lo que dejó claro la diputada Oramas es su absoluta falta de patriotismo, o de solidaridad con el resto de ciudadanos españoles, si les molesta el término, y su incapacidad manifiesta para ostentar cualquier representación pública.

Creía que ya no tendría que hablar más de ella, supongo que soy un hombre de poca fe y he dudado de la capacidad insuperable que posee la señora Oramas para meterse en unos jardines de muchísimo cuidado. Se subió a la tribuna de oradores en el Congreso, soltó una perorata infumable y dejó a la parroquia boquiabierta y a los canarios boquiabiertos y avergonzados.

Ya no es por el almibarado discurso, empalagoso hasta decir basta, inoportuno, fuera de la realidad y del contexto general, agradeciendo a Zapatero la labor que nos ha llevado hasta donde nos ha llevado. Que independientemente de la visión que cada uno tenga sobre la situación, habrá que convenir que en el Congreso no estaba el horno para bollos ni la situación como para echarle flores a ZP. Pero aún faltaba lo peor, el lacrimógeno párrafo que dedicó al sacrificio que han sufrido las niñas de ZP y la de Oramas, sus familias y ellos mismos, que hay que ver lo sacrificado que es esto de ser diputada o alcaldesa de La Laguna, pudiendo simplemente ser madre de familia.

Y teniendo presente como lo están pasando tantas madres de familia, aquí y en Matapuercas del Archiduque, la exhibición del presunto sacrificio llevado a cabo por la diputada Oramas por el obligado abandono de su familia y su hija, me parece una muestra clarísima de que esta señora nos ha tomado por tontos.

Si tan duro es esto, dimita; que nadie le obliga a vivir como diputada, nadie le ha pedido que se sacrifique por nosotros, que no será tan duro el asunto cuando hay bofetadas por estar en las listas que llevan a ese presunto matadero de madres de familia que lo abandonan todo en aras del servicio público.

Que ya les vale, viven como curas - pero de los que vivían en Navarra y antes de 1936 - cobra la inmensa mayoría, muchísimo más de lo que ganaban en sus actividades anteriores, el trabajo no es de los que matan, nadie les empuja y ahora nos enteramos que la pobre Oramas ha destrozado su corazón por defender nuestros intereses y encima ni siquiera se lo hemos agradecido.

Pues por mí no lo haga, aunque he de suponer que su partido tendrá la suficiente sensibilidad para que, compadecido de su triste situación, le permita dimitir e incluso, si fuera necesario afiliarse al PSOE en León, al objeto pueda continuar cerca de su adorado Zapatero. ¿Quién se va a atrever a romper una relación de amistad tan profunda?

Pero ¿quién dejó subir a la Oramas ese día a la tribuna? Vaya ridículo más espantoso, aunque ella, estén ustedes seguros, continuará encantada de haberse conocido.

miércoles, 29 de junio de 2011

Debate de la Nación: Erkoreka ¡¡ten points!!

Erkoreka portavoz del PNV, estuvo sobresaliente
Tal y como anunciaba en el post de ayer, el Debate sobre el estado de la Nación, no ofreció mayores sorpresas. Ayer me impuse la obligación de verlo y escucharlo y lo soporté a pulso hasta que terminó la intervención del bloque de izquierdas de la cámara, habían intervenido ya ERC, Llamazares y hablaba la portavoz de ICV.

Por la mañana Zapatero se ciño al guión con una disciplina que ya me hubiera gustado que hubiera ejercido, en otros ámbitos, durante la presente legislatura. Presentó una gestión de gobierno eficaz, ágil, decidida, para lo que sin duda hay que tener mucha imaginación y un déficit brutal de autocrítica, manejó las cifras y los datos a su antojo y sobre todo criticó la labor de lo que él llama la oposición, pero todos sabemos que cuando se refiere negativamente a la oposición, está hablando del Partido Popular.

No hizo ningún gran anuncio y los gazapos, lo que sacó de la chistera no llegaban por tamaño a conejos, los dejó para las réplicas de los que considera sus aliados naturales, los nacionalistas y se acordó levemente del 15 M. Rajoy en su primera intervención también se comportó muy disciplinadamente, o por mejor decir, tan previsiblemente como su antagonista. Repasó lo que ha sido la legislatura, acusó a ZP no haber sido capaz de implementar las medidas necesarias para paliar la crisis, le pidió el adelanto de elecciones y poco más.

Zapatero en la réplica se mostró muy beligerante, se remontó a la primera mitad de los noventa para justificar o repartir su responsabilidad, que sólo aceptó plenamente en el asunto del paro. Tan previsible fue el discurso de Rajoy que Zapatero traía escrita “de casa” su contestación, acusó a Rajoy de mentir y le reprochó la falta de apoyo de la oposición (el PP) a las medidas de recorte que se había visto obligado a implementar.

Bueno no les canso más, en todo caso señalar la sorprendente y marcada diferencia de fluidez y contenido entre las réplicas que, como la de Rajoy, traía escrita y las que dedicó a los otros grupos que tuvo que improvisar. Ahí Zapatero estuvo incómodo, se retorcía en ocasiones en la tribuna como un gusano en el anzuelo, pretendió, sin conseguirlo afectar simpatía y buen rollito y pareció, o me pareció, que las críticas de CiU y PNV a su acción de gobierno le dolían en demasía.

La intervención de Durán i Lleida, como de costumbre, precisa, contenida, docente ¡cómo le gusta dar lecciones a Durán i Lleida! Afeó a ZP el resultado de lo del Estatut, por no cumplir con aquello de “respetaremos lo que decida el Parlamento catalán”; denunció la falta de inversión de Zapatero en Cataluña y le anunció que no iban a apoyar los Presupuestos Generales del 2012 y ya de paso le pidió elecciones anticipadas. La intervención estuvo bien, aunque previsible, aseada y correcta, lo habitual en Duran i Lleida que es un buen portavoz parlamentario.

Le tocaba turno a los del PNV, yo comenzaba a estar aburrido, además debo reconocer que tengo muy mala opinión sobre la actuación política del PNV, desde su fundación hasta nuestros días. Pero, miren ustedes lo que son las cosas, cuando uno menos lo espera salta la liebre y he de reconocer que el único portavoz que estuvo brillante en su exposición fue Josu Erkoreka,  fue el único capaz de dar algo de luz a los problemas que nos ahogan y aportar algo de criterio y buen sentido.

Erkoreka anunció que hasta el último minuto de la Legislatura los del PNV iban a trabajar en cuestiones prácticas y que no estaba, ni estaría en la labor de dilucidar como otros, si eran galgos o podencos lo que se nos venía encima, mientras la crisis y sus consecuencias no encontraban a nadie dispuesto a aplicar las medidas oportunas.

Afirmó dos cosas muy importantes. Una, que en esto de la crisis y las medidas a adoptar lo importante, lo substancial era el “qué” y no el “quién”. Y eso es muy cierto lo importante es lo “que hay que hacer”, antes que “quién lo va a hacer”. Apoyó esta afirmación en un refrán: “De Juan a Pedro no va un dedo” y recordó cómo las medidas de la intervención de la UE en Portugal se habían consensuado con la izquierda y la derecha de aquel país.

Significó que a los efectos de la realidad es igual, si esas medidas y ajustes, que es como se llama en politiqués a los recortes, los toma Zapatero, Rajoy o Rubalcaba. Y dos, insistió en la importancia que tiene el consenso en estos temas y preconizó la bondad de los acuerdos voluntarios con la UE, que fijen los ajustes necesarios, antes que tener que pactar obligatoriamente nuestro rescate. Advirtió muy gráficamente, que los recortes voluntarios se hacen con tijera, mientras que los recortes impuestos por el rescate se tendrán que hacer con moto sierra.

Tras esta afirmación llevó a cabo un análisis que desmonta la tan cacareada teoría socialista de que el Partido Popular no ha prestado su apoyo a la política económica de Zapatero. Afirmó que la política de ajustes socialista no se ha llevado a cabo en los Presupuestos, sino a través de 41 Reales Decretos Leyes que Zapatero ha tenido que convalidar en el Parlamento. Pues bien, afirmó Erkoreka y nadie le contradijo, el 90% de esos Reales Decretos han pasado el trámite parlamentario gracias a los votos o la abstención del Partido Popular.

Allí fue Troya, la bancada socialista se mostró muy nerviosa, pero recordó Erkoreka que cuando el PP se abstiene el PSOE con sus votos ya ha ganado la votación. Y para que no cupiera duda alguna, señaló que es cierto que el PP critica la política anticrisis de Zapatero, pero ha hecho posible la convalidación de esas políticas con su abstención, pura aritmética electoral, simple y eficaz.

Y ya para terminar, advirtió a Zapatero que antes de sentarse a hablar con él de los Presupuestos, el gobierno debería aplicarse a cumplir lo acordado a lo largo del 2011 con el PNV. Así que ya sabemos que la continuación de la legislatura hasta sus últimas fechas depende, como tantas otras cosas en este país, de la voluntad de los nacionalistas.

Señalar en todo caso el amago de juegos florales que se produjo en cada intervención al objeto de despedir a Zapatero, también subrayar los entusiastas aplausos de ambas bancadas, la socialista y la popular, a sus respectivos líderes, sin embargo los abucheos fueron menores que en otras ocasiones, de tal manera que Bono no tuvo más que dos oportunidades para hacer uso de ese estilo de madre abadesa menopáusica, que exhibe cuando quiere ponerse autoritario.

Por resumir, no podemos perder tiempo, si Zapatero no es capaz de poner en marcha las medidas que hay que tomar de manera urgente y obligatoria, lo mejor sería que las elecciones se produjeran en otoño, pero independientemente de esta cuestión, la crisis tiene un largo recorrido y los sacrificios van a ser muchos y duros, conviene no llamarse a engaño.

Desgraciadamente, nadie tiene una varita mágica.

martes, 28 de junio de 2011

¿Pero qué hay que debatir?


Goya lo anticipó:  Debate del Estado de la Nación
Hoy se llevará a cabo una especie de rito, sin finalidad real conocida, al que han dado en llamar el debate del Estado de la Nación y digo que sin finalidad conocida, porque de todos es sabido que este debate, que ha ido degenerando como casi todo en España, no es más que la escenificación de un a modo de combate de boxeo o lucha libre entre el Presidente de turno y el correspondiente jefe de la oposición.

Un debate en el que lo de menos son los datos esgrimidos que habitualmente se contradicen, ni tampoco son demasiado importantes las ideas que se ofrecen. En el fondo lo que más importa son las encuestas, que dirán mañana, cuál de los dos intervinientes principales ha “ganado”, de tal manera que el debate y su contenido, tienen menor importancia que su “resultado” mediático.

Y si el Debate nunca o casi nunca ha aportado elementos positivos a la vida de los ciudadanos, si siempre o casi siempre ha sido una especie de ceremonia en la que lo de menos era si los datos eran ciertos o aportaban ayuda a algunos de los múltiples problemas de la vida de los españoles; si para lo único que ha servido eficazmente es para hacer anuncios de carácter propagandístico y cargados de demagogia. Si este espectáculo parlamentario sólo sirve para disfrazar la realidad y cada uno de los contendientes cuenta las cosas de acuerdo a sus intereses partidistas, sin el menor respeto por la verdad o el rigor intelectual, arrimando descaradamente el ascua a su sardina. Si todo esto es así, uno se pregunta a que viene reiterar en la celebración de un debate que ha demostrado su inutilidad, al menos para el fin que fue propuesto.

Pero si casi nunca me ha parecido útil su celebración, la de hoy me parece una obviedad. ¿Qué hay que debatir? Si hablamos del estado de la nación (esta vez sin mayúsculas) habrá que reconocer que, excepto para los muy forofos que quedan excusados, esto que se llama España ha quedado tras la última legislatura convertida en un solar.

Cuando no hay razón, hay razones, por lo tanto nada de lo que hoy diga Rajoy va a ser escuchado por Zapatero, que irá a lo suyo. Hoy el recuperado Caldera decía muy serio que  el gobierno se la ha jugado con costes muy importantes y que los ciudadanos se lo agradecerían en el futuro, mientras que lamentaba que el PP hubiera apostado por “el nada y el viva el caos”.

Teniendo en cuenta que es el nuevo ideólogo del próximo programa electoral del PSOE, ya sabemos la línea argumental de la intervención de Zapatero. ZP nos explicará lo bien que lo ha hecho y culpará del fracaso cosechado por su gobierno, a los del PP. El hecho de que todas y cada una de las medidas pretendidas por el gobierno hayan obtenido el necesario respaldo parlamentario y por tanto se hayan podido implementar sin problemas, no le va a impedir culpar de su fracaso a la oposición.

Si consideramos los resultados obtenidos de las medidas aplicadas, salvando las últimas de la legislatura que vienen impuestas por Europa, habrá que reconocer que Zapatero se empeñó en una suicida política de endeudamiento que nos ha llevado al borde del abismo y si le dejan, que va a ser que no, nos hará dar el paso al frente que contaba aquel viejo chiste.

Qué tiene que ver el Partido Popular con esas medidas fracasadas, que ya digo han sorteado siempre el trámite parlamentario es un misterio difícil de desvelar. En todo caso si los populares hubieran apostado “por la nada o el viva el caos”, tal y como les acusa Caldera, no habrían tenido necesidad alguna de propiciarlo, toda vez que de este trabajo ya se encargaron sobradamente Zapatero y sus ministros.

Resulta muy difícil de aceptar que se pueda utilizar como argumento principal, para justificar las políticas del Gobierno, que el fracaso de esas políticas para hacer frente a la crisis, la tiene la oposición; que en todo caso lleva más de cuatro años advirtiendo de lo que iba a suceder. Porque habrá que recordar que ya en la campaña electoral de la presente legislatura los populares advertían de lo que se nos venía encima, Zapatero y su responsable económico lo negaban. Ahí comenzó nuestro problema, la negación de la realidad al objeto de obtener réditos electorales, los socialistas nos engañaron. Recordemos el debate entre Solbes y Pizarro que resulta el paradigma sobre el que se articulan este tipo de debates.

La verdad es lo que menos interesa. Solbes “ganó” el debate y con su triunfo los votos; pero quién aportó datos veraces y advirtió de lo que nos podía pasar fue Pizarro, ya ven ustedes lo que son las cosas, el “perdedor” del debate. Ahora resulta que el PP apostó por la nada, y se les acusa de no haber apoyado – apoyo innecesario en todo caso - a las medidas socialistas. Visto el resultado sería como para aplaudirles, han tenido la razón desde el 2007, por mucho que la agitprop socialista se haya ocupado de vender lo contrario.

Hoy asistiremos al espectáculo en el que Zapatero intentará salvar la cara, la verdad será prostituida una vez más, para utilizarla convenientemente deformada como herramienta partidista, pero por mucho que se empeñen los protagonistas se empeñan en vano. Si lo de hoy trata de debatir cuál es el estado de la Nación, no hace falta que se produzca, todos sabemos lo que hay, estamos mal tirando a muy mal, nos cuenten lo que nos cuenten y nos digan lo que nos digan.

Ahora por mal que me pese, son las 10,55 horas de la mañana, en cuanto cierre el presente post, me dispondré a ver el puñetero debate, mañana les cuento

lunes, 27 de junio de 2011

La insoportable inanidad del ser… político

Creo que lo de vacuo, inane o inútil, define perfectamente la mayoría de los mensajes de los responsables políticos que como no saben que decir, en vez de estar callados que es lo más prudente en estos casos, se defienden muy mal, por cierto, apuntándose al mensaje vacío de lo políticamente correcto. Y ustedes me dirán, bueno es que una cosa es el mensaje y otra el político. Pues no comparto esa opinión. El político básicamente no es otra cosa que mensaje, desgraciadamente la acción del político se basa substancialmente en lanzar mensajes, no en otra cosa y así nos luce el pelo.

Da igual que el elemento, el ser político en cuestión, milite en el centro derecha (ya se sabe que en este país no hay nadie que se declare de derechas), en los abundantísimos nacionalismos existentes, en la presunta izquierda progresista, en la izquierda todavía de obediencia marxista, en el cajón de sastre de los “independientes”, en la Joven Guardia Roja o en el Requeté. Todos, independientemente de la etiqueta bajo la que amparan su más que dudosa acción política, nos aseguran que las dos prioridades más importantes de su acción de gobierno van a estar en el recorte del gasto público y la creación de empleo.

Escuchar a los políticos es como escuchar un viejo disco rayado que constantemente nos repite una frase de la canción de turno. Aunque habrá quien sostenga que es natural, que tras el despilfarro de otras legislaturas resulte imperativo gobernar de forma austera y que la creación de empleo es lo único que nos sacará de esta crisis.

Pero yo sostengo que si ya es difícil de creer el mensaje, en el caso de que el que nos esté lanzando la homilía de turno sea nuevo en esta plaza, quiero decir que no tenga nada que ver con lo que se ha hecho en España a lo largo de pasadas legislaturas, ya para que les cuento si resulta que el que promete austeridad viaja en un coche de lujo que mandó comprar en la pasada legislatura, en la que por cierto, miren ustedes lo que son las cosas, se subió el sueldo nada más llegar al cargo. Pero vayamos a los datos que ofrece la EPA (Encuesta de Población Activa) que ayer publicaba la prensa. Los datos son de la Comunidad Autónoma Canaria, de estas Islas que sólo los muy cachondos o extremadamente indocumentados siguen llamando “afortunadas”, aunque los números de la EPA en Canarias son muy parecidos al resto de España, si hacemos excepción con Extremadura que ahí los extremeños se llevan la palma.

Decía el titular de la noticia que “Las Islas tienen más funcionarios que trabajadores en comercio y hostelería”. En Canarias tenemos la suerte de contar con 130.010 funcionarios, mientras que la cifra de asalariados, afiliados a la Seguridad Social, en la hostelería es de 128.730 personas. No me dirán ustedes que en un territorio en el que la única industria existente digna de tal nombre, es la del Turismo, no resulta difícil de aceptar las cifras que estamos manejando.

La Administración contrata en Canarias a uno de cada cinco ciudadanos, para ser precisos el 19,05% de los que tienen la fortuna de tener un puesto de trabajo cobran del dinero público, que ya saben ustedes que no es cierto que no sea de nadie – tal y como sostenía una ministra socialista ¡bendito sea Dios! – sino que por el contrario es de todos.

Y si alguno de mis lectores, está pensando que hay que ver qué mal están en Canarias, tendré que reconocer que siendo cierta la presunción, tampoco estamos peor que en el resto de España, pues en estos datos está la media nacional, la propia encuesta nos dice que en España de cada 17 habitantes, uno trabaja para la administración; décima arriba o abajo estamos en la dichosa media aritmética.

De todas maneras creo que es interesante recoger lo que opina sobre este asunto el Banco de España que afirma que, de acuerdo con sus datos, la Administración es el único motor que sigue tirando con claridad del empleo en nuestro país. Las cifras dan escalofríos, el sector privado ha perdido 229.000 empleos con respecto al mismo período del pasado año, mientras que las distintas administraciones han “conseguido” emplear a 98.000 nuevos trabajadores. Así que los datos nos dicen a las claras que los políticos no saben crear empleo si no es contratando más empleados públicos.

Así que cuando prometen creación de empleo y austeridad, yo digo ¡mienten! Mienten los que acaban de llegar al cargo y los que han conseguido revalidar el puesto. Da grima, en mi caso, escuchar a Coalición Canaria que promete empleo en todos los escalones de las administraciones en las que gobierna, pero lo mismo hacen otros responsables, de otro color político, en otras CC AA.

Verbigracia ayer podíamos leer las declaraciones de D. Mario Cabrera, Presidente del Cabildo de Fuerteventura, que como tantos políticos, decía lo que toca decir y sobre todo lo que afirma su partido. Mantenía que: “Bajar el paro es prioritario” Que conste que lo que afirmaba Mario Cabrera lo han dicho o lo van a decir todos y cada uno de los políticos con responsabilidades de gobierno. Ahora vamos al análisis, teniendo en cuenta que D. Mario lleva ya tres legislaturas presidiendo el Cabildo ¿tiene mucha credibilidad su afirmación? Digo yo que en la pasada legislatura, con Fuerteventura a la cabeza de los datos negativos de paro, también sería prioritaria la creación de empleo.

Y si no lo hizo ¿cuál fue el motivo? Fue porque no quiso, porque no le interesó o porque simplemente no pudo o no supo hacerlo. Y si no lo hizo o no pudo hacerlo entonces, por qué hay que creer ahora su afirmación ¿ha cambiado en algo la situación? A no ser que, como solución de urgencia, pretenda instalar el Pleno de la Institución en Lourdes o Fátima, que no sé yo si sería reglamentario.

Lo del paro lo llevamos arrastrando desde el 2007, la realidad se impuso al optimismo antropológico zapateril, tenemos a casi 6.000.000 de compatriotas en el paro, los responsables no saben cómo crear empleo si no es endeudando más a las Instituciones; aunque todos prometen austeridad y creación de puestos de trabajo.

Y lo hacen sin pudor, los que no han tenido responsabilidades hasta la fecha y los que se mantienen en el poder. Las mismas preguntas que desde aquí hago a D. Mario Cabrera se les podrían hacer a todos y cada uno de los responsables de ese mensaje, aquí, en Valencia, Guadalajara, El Sauzal, La Coruña, Castilla la Mancha o Tarrasa. Desgraciadamente la realidad se encarga de demostrar la inanidad del mismo.

¿Empleo? para cuñados, primos, sobrinos, amigos y correligionarios, ah y pagado con el dinero de todos. El que sea cofrade que coja su vela…

Ahí están las cifras para demostrarlo.

domingo, 26 de junio de 2011

Las ratas abandonan el barco… pero “montaditas en el dólar”

¡El último qué apague la luz!

Debo confesar que no termina de gustarme el título del presente post y alguno pensará ¡pues vaya problema! lo cambia y aquí paz y más allá gloria celestial. Me explicaré, nunca he estado de acuerdo con lo del antropomorfismo por el que adjudicamos a los animales características propias de los humanos, ni tampoco me parece adecuada esa manía que tenemos de juzgar las acciones de los animales de acuerdo con el paradigma ético de los humanos.

Pero en esta ocasión me muevo entre lo que les acabo de explicar y la necesidad de confeccionar un título que llame medianamente la atención. Sin embargo vaya por delante mi convencimiento de que si las ratas son las primeras en abandonar el barco que naufraga, se debe exclusivamente a que dado que viven y se reproducen en las bodegas, son las primeras que corren el riesgo de morir ahogadas, cuando una vía de agua inunda su hábitat. Nada que ver con la cobardía y la insolidaridad, como nos empeñamos en adjudicarles y, para muestra vale un botón, ahí está el título de marras, por el que entono mi correspondiente mea culpa.

Pero las frases hechas, los lugares comunes, ahorran un trabajo importante. Las sueltas y todo el mundo entiende lo que quieres decir. Así que convendrán conmigo que es muy cierto eso de que las ratas están empezando a abandonar el barco zapateril, comenzando por los más “importantes”. Cumplen con una vieja tradición socialista, el que crea que es un invento mío y sea de los de la memoria histórica, nada más tiene que repasar la actuación de los comités de selección de los refugiados republicanos en Francia en 1939 y 40 para saber de qué les hablo.

Bueno pues así están las cosas, Bernardino León, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Bibiana Aído, Aurelio Martínez, Carlos Ocaña, Bernardo Lorenzo, Alberto Lafuente, entre otros muchos, han iniciado ese abandono. Aunque yo señalaría como precursora del fenómeno a María Teresa Fernández de la Vega, con su aterrizaje en el Consejo de Estado acompañada por seis de los suyos que también cobran de las arcas del Consejo, como condición necesaria que asegurara su silencio y conformidad, tras su salida del Consejo de Ministros; nada más y nada menos que 140.000 euros anuales se embolsa la “Vice” de nuestros impuestos.

Aunque que para que se sienta acompañada además de bien pagada ese mismo camino ha seguido Rodríguez Ibarra, que tras el escándalo de los 2 millones de euros que ha costado en tres años su "consejo" a los extremeños y saltar el enjuague por los aires con el consiguiente escándalo,  ahí está en el Consejo de Estado, que como Dios no lo remedie, a este paso va a terminar por parecer una reunión de la Federal del PSOE.

Mientras, Bernardino de León, el “chico para todo” de ZP ha sido nombrado como enviado especial de la Unión Europea para el Mediterráneo Sur y si creen ustedes que eso no nos costará dinero, les recordaré que los favores se pagan y con los de la UE más y con intereses; sobre todo si como es el caso el nombramiento se ha llevado a cabo con la oposición de algunos Estados, como Francia o Reino Unido.

Y a Bibiana Aído la hemos colocado como asesora en la ONU, en una operación que me recuerda inevitablemente a la “negra” que le metieron a los merengues con el fichaje de Kaka, en serio ¿sobre qué va a aconsejar nuestra Aído a los de la ONU?, una respuesta que parece difícil, ésta es una cuestión que supone un misterio difícil de resolver.

Mientras nuestro amigo Moratinos allá que va, catapultado por Zapatero, a ser Director General de la FAO, la organización contra el hambre mundial. Lo que pueda hacer nuestro orondo Moratinos por el hambre en el mundo, da escalofríos. Sobre todo si tenemos en cuenta la capacidad demostrada al frente del ministerio de Asuntos Exteriores, en el que fue relevado por una amateur como Trinidad Jiménez que hay que decirlo porque es cierto, no ha empeorado la labor del viejo “desatinos”.

Estos son los casos de los que ya sabían que no se “contaba” con ellos, ahora y tal cómo evoluciona el panorama, habrá que ir “colocando” a Sebastián, Blanco, Conde Pumpido que suena para el Constitucional y un largo etcétera de gente de la jet set socialista que intuyen o saben que no están en el pensamiento de Rubalcaba. Añadan lo que se hizo o se está haciendo en las CCAA, Ayuntamientos y Diputaciones perdidas por el socialismo y verán que no estamos hablando de cuestiones menores. Muy caro nos está saliendo, y más que nos va a salir, la “recolocación” de los socialistas salientes.

Y si una cosa hay que llame la atención en este asunto, es la decidida, la numantina, diría yo, resistencia que ofrecen estos socialistas de salón a volver a su trabajo anterior, que muchos lo tienen y nada despreciables. Pero eso de trabajar y vivir de un sueldo de profesor universitario, fiscal o juez, parece que es poco para estos ilustres detentadores del privilegio y la prebenda.

Así que comprenderán que a pesar del título, nada tiene que ver la conducta de los amiguetes de ZP, con la de las ratas que se limitan a intentar sobrevivir. No es el caso de estos “servidores públicos” que teniendo una profesión, muy bien pagada por cierto, siguen empeñados en vivir a lo grande del presupuesto sin el menor rubor. Así que estaremos de acuerdo que estos chanchullos están, desde el punto de vista ético, muy por debajo de la conducta de los roedores tan denostada por la tradición.

Por tanto me van a permitir que cierre, este post, de manera distinta a la de su comienzo: Algunos dirigentes socialistas abandonan el barco, pero eso sí, montaditos en el dólar.





viernes, 24 de junio de 2011

¡Hay que ver el calor que hace!

Calor, mucho calor
Esto de escribir todos los días en el blog, ofrece a veces las mismas dificultades que encontrar un tema de charla con el vecino del tercero, con el que hemos coincidido accidentalmente en el ascensor. Que conste que cuando hablo de esta anécdota, hablo de memoria, en Fuerteventura afortunadamente puedes pasarte meses sin pisar un ascensor, pero vamos ya saben ustedes a lo que me refiero.

De siempre sabemos que cuando a uno no se le ocurre tema del que conversar, en vez de mantenernos en un silencio que entendemos descortés, lo de comentar las vicisitudes meteorológicas es tema muy socorrido ya que no de gran lucimiento, recurso que por otra parte, todo el mundo acepta con naturalidad. Es un hecho que forma parte de una serie de automatismos sociales que están aceptados por convención.

Es lo mismo que sucede cuando uno en el trance que supone que te atienda el médico, coincide con una mamá con niño, pareja tan frecuente en las salas de espera, como una de la Guardia Civil en las carreteras y en vez de guardar un cortés silencio, uno se siente - impelido por la costumbre - obligado a pegar la hebra y cómo difícilmente encuentra uno tema sobre el que charlar, lo automático es preguntar por la edad del infante y todos tan contentos. Ya para que les cuento si el tamaño de la sala favorece el contacto físico, porque entonces irremediablemente se aprovecha la pregunta para acariciar la cabeza al tierno infante, que  se acuerda de tu progenitor mientras te fulmina con la mirada.

Lo mismo pasa, cuando a uno se le amarga el teclado de tanto hablar de si la crisis para arriba o la rotura del mercado para abajo, si lo del diferencial de la prima de riesgo o del último saqueo parlamentario, llevado a cabo, con el agravante de mofa y befa, por los nacionalistas. Especie política que, a lo que se ve, están en esto de la "cosa pública" para mercadear con los votos que consiguen y lo del interés general o bien común son conceptos que no están en sus diccionarios.

Cuando a uno no le apetece hablar más del 15 M y la falta de consistencia de las propuestas que se les ocurren o de la canallada que supone que Bildu gobierne en Guipúzcua, sin que los partidos, supuestamente democráticos, es decir PNV, PSOE y PP se pongan de acuerdo para evitar que los etarras administren ayuntamientos y la Junta General de esa provincia y todos tienen excusa para permitir que los asesinos consigan sus objetivos.

Cuando uno tiene el convencimiento de que de nada sirve denunciar que estamos llevando a la Nación al tacho de la basura, con una alegría y tranquilidad de espíritu que da escalofríos. Cuando lo del euro y la UE están yéndose para el carajo a paso redoblado, que decía un himno antiguo, lo de Grecia pinta a tanatorio económico y la patria de Homero ya no huele a retama sino a cadaverina económica; mientras nosotros estamos en la UVI y el médico ya ha dicho eso de que si queremos avisar a los parientes más cercanos, quizás éste sea el momento.

Cuando uno acierta a leer la noticia de que los fondos de inversión contemplan el panorama de una intervención económica de la UE en España y nos explican que la línea roja ¡cuánto daño hacen los lugares comunes!, digo que el límite considerado tolerable está situado en los 300 puntos y llevamos un par de días paseándonos alegre y confiadamente en torno a los 280.

Cuando uno se da cuenta que ha trabajado duramente toda su vida, y cuando digo duramente me expreso con precisión y ahora esta panda de hijos de puta, y si no les gusta la expresión, pongan ustedes la que les parezca, se van a encargar de birlarme, bueno a mí y al resto de pensionistas, la pensión que nos hemos ganado a pulso y ya veremos si habrá que vivir de la mendicidad y además por toda explicación, como al niño de la consulta, nos darán un par de palmaditas cariñosas en la espalda, acompañadas de unos murmullos pretendidamente tranquilizadores.

Cuando uno lee que los de CiU están preparando un proyecto legislativo que produce titulares como este: “La trampa del proyecto "estrella" de Mas: podrá cambiar leyes sin pasar por el Parlamento". ¡Sí señor! Artur Mas ha decidido con un par, ¿cómo que qué significa eso de un par?, mire usted Dª María, déjelo correr que hoy no está el horno para bollos, digo que Mas ha decidido que si “Madrit” puede eliminar la independencia del Poder Judicial, por qué no va poder él sustraerse al obligado control del Poder Legislativo y mientras tanto a lo de la independencia de los tres poderes y a Montesquieu que los vayan peinando.

O cuando uno lee que: “Ni cien días de tregua a los gobiernos del PP: UGT montará en todas las autonomías "populares" movilizaciones contra los recortes.” y ustedes sabrán perdonar el exceso de comillas, pero es lo que tienen las citas. Y si no les gustan las noticias sobre sindicatos, pasan página y les salta a los ojos el texto que dice: “El jefe de la oposición no contará con los datos sobre el déficit para el Debate sobre el estado de la Nación, por decisión del Gobierno…"

No es que no haya temas para hablar y escribir durante cien años, pero ciertamente se apodera de un servidor una como especie de náusea existencial, porque astenia primaveral no puede ser, que acabamos de entrar en el verano y yo soy muy español, como para tener eso del spleen, esplín dice el DRAE, que sufren los británicos; así que será lo de la náusea o una ligera depresión exógena, pero de verdad lamento comunicarles que, al menos hoy, no me apetece nada tratar estos temas.

Así que ¡vaya calor estamos pasando!, aunque afortunadamente me han dicho que el fin de semana refrescará.

Miren por donde he conseguido completar el espacio que me toca cada día. Ya les decía que esto de hablar del tiempo no será brillante ni divertido, pero socorrido lo es un rato. Hasta mañana y no olviden hidratarse mucho.




jueves, 23 de junio de 2011

De la grandeza de la democracia a la liquidación por derribo

Valeriano Gómez, ayer le tocó bailar con la más fea

Ayer podíamos leer en la prensa que el Fondo Monetario Internacional nos volvía a mandar un mensaje, durísimo en el fondo aunque políticamente correcto en su forma, pero que no dejaba lugar a demasiadas dudas. Bueno eso tampoco es cierto, en el FMI todavía no se han enterado que aquí los mensajes se manipulan e interpretan a conveniencia, sujetos a las necesidades del interés electoral socialista.

No es que el mensaje explicara nada nuevo, la inmensa mayoría de los españoles tenemos conciencia de que las reformas estructurales “llevadas a cabo” por el gobierno Zapatero han tenido más de elemento cosmético, inspirado en la filosofía del “a ver si cuela” que nos está llevando de cabeza a la ruina; que con la eficacia y la necesidad de su aplicación.

Advertían los del FMI que existen riesgos considerables para la economía española, a la que entienden espera una larga y lenta recuperación, que necesitará de muchos años y de la adopción de gran número de difíciles decisiones políticas. Afirman que las medidas adoptadas son insuficientes y “los riesgos de ir a peor dominan” en las perspectivas de nuestro país. No merece la pena insistir con el FMI, que las expectativas financieras para España – el aumento del precio del dinero – colocan en una situación muy difícil a la financiación del Estado y a la del sistema bancario español.

Bueno dirá alguno, no han dicho cosa distinta de la que llevan diciendo hace mucho tiempo. Cierto, repiten una vez más un mensaje que desgraciadamente no llega al interlocutor que debiera recibirlo. Parece que ignoran que D. José Luis Rodríguez Zapatero, no sé yo si es que estas cuestiones ya le importan un bledo o es que se encuentra tan sobrepasado por la realidad de su enorme fracaso que anda en otros asuntos que considera más interesantes, tales como aquellos dirigidos a mantener su particular interés y el de su candidato.

Ayer pudimos ver, aquellos que tuvieran el interés suficiente para ello, las interminables maniobras dilatorias del PSOE, más propias del filibusterismo parlamentario de los USA que de nuestras costumbres parlamentarias; digo que asistimos a una ceremonia en la que la confusión, la falta de previsión y la incapacidad para llegar a un acuerdo útil para el interés general, obligó una vez más al grupo parlamentario socialista, es decir al gobierno de ZP, a ponerse de rodillas ante los de CiU y el PNV para suplicar una simple abstención.

Para conseguir la convalidación parlamentaria del Decreto Ley que regula la negociación colectiva, aplicaron la vieja filosofía zapateril resumida en aquella frase de nuestro Presidente que decía “me cueste lo que me cueste”, y una vez más los españoles pagaremos las consecuencias del mantenimiento a toda costa en el poder de un Presidente, inane ante los acontecimientos, e incapaz de llevar el timón de este país.

Ayer en el Congreso de los Diputados José Luis Rodríguez Zapatero pagó un precio altísimo, probablemente uno de los peajes más importantes a lo largo de su trayectoria en la Presidencia, con un único objetivo, ganar más tiempo para permanecer en la Moncloa, aunque visto lo que hay no entiendo qué finalidad persiga, más allá del mantenimiento de la vieja tradición hispana de “sostenella y no enmendalla”.

Zapatero, acorralado y sin margen de maniobra, terminó aceptando todas y cada una de las exigencias de lo más granado del nacionalismo especializado en sacar ventaja política de las desgracias de España. Incapaz y sin argumentos de autoridad, Zapatero acabó aceptando, entre otras, la exigencia de ambas formaciones nacionalistas, para que los convenios colectivos autonómicos prevalezcan sobre los estatales.

Fue tan dura la derrota, fue tal la sumisión a las exigencias nacionalistas, que los del PNV, que desde luego retrataron su miseria moral, se mofaron de ZP y su gobierno. "En mi trayectoria política y parlamentaria jamás he visto un caso semejante", llegó a afirmar con sarcasmo el portavoz del PNV al valorar la recompensa obtenida por una simple abstención. Creo que no hace falta insistir, pero si todavía albergaran dudas al respecto, otra gracieta producto del retorcido humor peneuvista puede ser que les convenza: Erkoreka tildó de "logro histórico" lo obtenido por su partido con su maniobra parlamentaria.

Así que la convalidación del Real Decreto se aprobó únicamente con los votos del PSOE, lo que da idea de la situación de ese partido y del gobierno que sustenta. Una debilidad que hace pensar con pavor en lo que pueda suceder cuando llegue la hora, si llega, de aprobar los Presupuestos Generales para el ejercicio 2012, si antes no se convocan elecciones anticipadas.

Pues ya saben, de lo poco que nos quede, Zapatero tendrá que pagar el obligado tributo a los nacionalistas para sacar adelante los Presupuestos, eso o el adelanto electoral a lo que se resiste con un entusiasmo digno de mejor causa. Un espectáculo denigrante el de esta almoneda de lo nacional, destinada a favorecer la presencia de ZP en el poder, mientras los nacionalistas se llevan lo poco que nos pueda quedar.

No crean que son cosas mías que cojeo de la derecha una cosa mala, basta leer el titular que hoy publica La Vanguardia, antes Española, ahora de Barcelona que dice así: “Zapatero, agónico y griego, evita que PNV y CiU le den la puntilla”

A Zapatero ya ni siquiera le queda dignidad pública; tras soportar la mofa de los del PNV sentado en su escaño con ademán impasible, declaró impertérrito que estas cosas constituyen “la grandeza de la democracia”

Que quieren que les diga, a mí me parecen más propias de una liquidación por derribo.



martes, 21 de junio de 2011

No al Pacto del Euro. Sí ¿a qué?

Todos o casi todos sabemos contra que se manifestaron los “indignados” y los ciudadanos que sin pertenecer al movimiento, se les unieron en la protesta ciudadana del 19J: ¡No al pacto del euro! ese fue el principal argumento reivindicativo, entre otros naturalmente, que se utilizó en todas las manifestaciones que organizaron los del movimiento 15 M.

Así que hay que suponer que la mayoría  sabemos contra qué se manifestaban los ciudadanos que se echaron a la calle el domingo, pero lo que ya no está tan claro es si tenemos el mismo nivel de conocimiento sobre la naturaleza y el contenido de ese denostado y aborrecible Pacto. Quién lo firmó, a qué nos obliga y sobre todo teniendo en cuenta que es la solución que patrocina la UE para remediar nuestros males, saber que tipo de propuesta es la que, desde el 15 M, se ofrece como alternativa a lo que la Unión nos ofrece.

Básicamente el Pacto por el Euro nace para evitar el colapso económico de la eurozona. La difícil situación de una serie de países amenazaba la estabilidad de la moneda europea; Grecia, Irlanda y Portugal necesitaron de una intervención europea para evitar su colapso; pero los países ricos de la Unión se niegan a seguir con la política de ayudas, si antes los países afectados y los que se encuentran a diez minutos de estar como ellos, no aceptan implementar una serie de medidas - las célebres reformas estructurales - que garanticen un menor gasto público y una contundente recuperación del déficit.

El presente Pacto por el Euro obligaría a todos los estados miembros a una serie de compromisos genéricos y comunes, cuyos resultados se revisarían anualmente. Los países firmantes se obligaron a poner en marcha propuestas para avanzar en una serie de asuntos sobradamente conocidos: competitividad, control del déficit, estabilidad financiera, creación de empleo, finanzas públicas, etc.

¿Qué es lo que propone este Pacto al que se oponen los indignados?, pues sin duda medidas muy duras. En lo que hace referencia al mercado laboral se apuesta por el fomento de la competitividad, aplicando la "flexiseguridad" un invento danés, que pretende abaratar el despido para la empresa, sin que esa flexibilidad suponga merma alguna en la protección del trabajador. La UE, es decir los países miembros entre los que está España exigen la adopción de medidas que contribuyan a la sostenibilidad del sistema, mediante “reformas de los sistemas de pensiones y de protección social" y ya por finalizar se exige poner en marcha sistemas que aseguren la estabilidad financiera y el control del déficit. No nos dicen como hacerlo, lo que nos exigen son resultados.

Esto es lo que nos pide que hagamos ese Pacto por el Euro, está claro que “reformas en los sistemas de pensiones y de protección social” es como se dice en alto politiqués, recortes. Por tanto seremos los funcionarios y los pensionistas los que primero paguemos los malos resultados de las políticas llevadas a cabo durante los últimos años, no por la UE, tampoco por el FMI, el BCE o los “mercados”, sino por la falta de rigor financiero, fiscal y de control del endeudamiento del gobierno de España, en la misma medida que  lo han sufrido ya griegos, irlandeses y portugueses.

Estamos ante un disyuntiva que solo nos permite escoger entre lo malo y lo peor, ahora cuando estamos entre la espada y la pared, se pone en marcha un “movimiento ciudadano” que, eso sí lo tengo claro, está indignado con la banca y los empresarios y se opone frontalmente al Pacto del Euro y cuyos simpatizantes se niegan a admitir cualquier tipo de recortes sociales. En principio no me parece mal - recuerden que soy pensionista – se oponen a los recortes pero proponen nuevos gastos, es decir, nos llevan a un nivel mayor de endeudamiento.

No tengo nada claro es que las medidas que proponen, en lugar de las de la UE, tengan el suficiente calado para ser efectivas y que  nos permitan la reducción del déficit y frenen el crecimiento exponencial de nuestra deuda, condición sine qua non, para asegurar nuestra supervivencia económica y financiera. Les aseguro que mí también me apetece decir no. Pero tengo claro, que algo tendremos que hacer para evitar la quiebra de España. Nos encontramos en un estadio en el que ya no podemos permitirnos decir me gusta o no me gusta, esa es la dolorosa verdad.

Hay que recortar gasto público y cuando uno lee las propuestas que, dicen, formulan los “indignados” observamos que lo que proponen supone un aumento del gasto público y así, amigos míos, así no vamos a ninguna parte. Si realmente están en posesión de la varita mágica que sea capaz de sacarnos de este atolladero, que nos lo digan, a cambio me comprometo a sentarme en la Plaza de la Iglesia de Puerto del Rosario sine die, aunque no pueda garantizar si seré capaz de aprender a tocar algún instrumento de percusión, pero algo se me ocurrirá. Eso sí, perro tengo lo que supongo puntúa para el baremo.

Pero si todas las soluciones económicas son las que conocemos hasta la fecha, propuestas, nacidas del izquierdismo más rancio que ya han demostrado sobradamente, lo largo del siglo XX, la inutilidad de su aplicación, si esa es la solución, permítanme que les diga, desde el mayor de los respetos, que estamos listos de papeles y que como individuos y como nación vamos proa al marisco, indignadamente, pero proa al marisco sin remedio.

He dicho antes y lo reitero, estamos obligados a escoger entre lo malo y lo peor, simplemente hay que tomar una decisión, ahora bien si nos entretenemos en discutir si son galgos o podencos, si empleamos las pocas energías que nos restan como nación en buscar culpables, a los que nos resulte más cómodo denostar, en vez de aplicarnos en buscar soluciones por duras y amargas que éstas sean, me veo hablando en griego y ustedes ya me entienden.

No al Pacto del Euro, de acuerdo, no voy a discutir a mí tampoco me gusta, pero ¿qué proponemos a cambio?





















lunes, 20 de junio de 2011

19J: Manifestaciones pacíficas de los “indignados”


Una de las "columnas" de la manifestación madrileña del 15M

Reza el viejo dicho que “bien está lo que bien acaba”, por tanto debemos congratularnos de que las manifestaciones previstas para ayer, el 19J de acuerdo con esta terminología tan en uso, terminaran sin incidentes dignos de mención. Efectivamente los organizadores cumplieron con lo que habían prometido y se manifestaron pacíficamente en muchas ciudades de España.

Y habrá que alegrarse de lo sucedido, pero también conviene reflexionar sobre este asunto que parece no ha hecho más que empezar y que, como todo en la vida, va evolucionando y por tanto no hay que dar nada por supuesto, porque lo que hoy es de una manera, mañana puede ser de otra muy distinta.

Hasta ayer todos y cada uno de los actos llevados a cabo por ese movimiento, tenían una característica muy definida, nadie sabía quiénes eran los responsables de las distintas convocatorias, asambleas, marchas o visitas nada protocolarias a algún Parlamento. La responsabilidad era de todos y por lo tanto de ninguno, la vieja teoría de lo de Fuenteovejuna.

Otras de las características que definían las acciones del movimiento, por mucho que le moleste a la izquierda bien pensante, era su desprecio por la legislación vigente. Ninguna de las ocupaciones de espacios públicos había sido programada ni contaba con el permiso de la autoridad “competente”, ninguna de las manifestaciones contaba con la preceptiva autorización y ya que decir del intento de bloqueo del Parlament o el intento de acampada ante el Congreso de los Diputados

Y ya por finalizar las acciones se caracterizaban por el ejercicio de la violencia, aunque repugne admitirlo a algunos ciudadanos. Claro está que la cuestión de la violencia se resolvía achacando su ejercicio y por tanto su responsabilidad, a unos violentos ajenos al movimiento, incontrolados y naturalmente a los agentes de policía infiltrados en las filas de los “indignados”.

Sobre la cuestión de los “incontrolados, me van a permitir que les cuente una historia. Me cupo el honor en el año 1993 de estar en Bosnia como casco azul. En Mostar sufríamos de los croatas, agresiones diarias, se nos disparaba con armas individuales y colectivas, se nos bombardeaba y cuando el Mando reclamaba a las autoridades bosnio croatas por la violencia recibida, siempre recibían la misma explicación: Los incidentes los producían elementos incontrolados, por supuesto ajenos al HVO (las milicias pro croatas), que lo lamentaban muchísimo, por nosotros, por las víctimas de los ataques y sobre todo por el buen nombre del HVO y la noble causa que defendían, pero que nada podían hacer para evitarlo.

Claro está que cuando Franco Tuchman, Presidente de Croacia, visitaba Mostar jamás se produjo acción alguna de esos “incontrolados”. Así que, para que vamos a engañarnos, los francotiradores que nos disparaban, los responsables de las armas automáticas, morteros, RPG,s que con un entusiasmo digno de mejor causa nos “asaban” a tiros en cuanto tenían la menor oportunidad, de incontrolados tenían lo que yo de Arzobispo de la Seo de Urgel.

Salvando las naturales distancias, lo mismo cabe decir de los “violentos” y el 15 M. Cuatro parece ser el número de desalmados si fiamos de las explicaciones que se nos han dado. Unos individuos incontrolados que ajenos a la organización, teñían de violencia las acciones de los pobres “indignados”. El éxito de ayer, demuestra sin lugar a dudas que, cuando así lo desean los organizadores, cuando así lo deciden los que dirigen de verdad el movimiento, no se produce violencia alguna y es más, milagrosamente, los violentos devienen en pacíficos ciudadanos y los incontrolados en disciplinados elementos del movimiento.

Por tanto habrá que cargar en el debe del movimiento la violencia ejercida hasta ahora, y congratularnos de que ésta haya desaparecido, tal y como vimos a lo largo del domingo. Aunque sí quisiera subrayar algunos detalles que me hacen sospechar que lo violento y lo pacífico, se utiliza como elemento táctico, y que las cuestiones éticas ni se consideran. Cuando tácticamente interesa se muestran absolutamente violentos y cuando conviene se hace una exhibición de pacifismo.

Me van a perdonar por la desconfianza, pero confieso que poca fe, por no decir ninguna tengo en el género humano, sean de la subespecie de los “indignados”, de la de los políticos o de cualquier otro género, subespecie u orden clasificatorio. Decía que da que pensar la utilización del lenguaje bélico en personas que se declaran pacifistas, desde el uso del término “columnas”, de clarísimas reminiscencias militares, pasando por algunos lemas que tienen su guasa, en boca de gente que se reputa como paradigma del pacifismo ciudadano.

Manifestarse bajo el lema de “No hay pueblos sin guerras ni clases sin lucha” no parece que sea una forma muy eficaz de declarar el amor por la paz o el pacifismo militante de los que se manifestaban. El lema además de ser de una falsedad histórica abrumadora, no me suena muy pacifista, a no ser que ahora éstos sean distintos de los de mi época.

Luego los mensajes emitidos con expresiones de ¡viva la lucha obrera! o ¡salud y revolución! me parece un indicio claro que el movimiento no ideológico, al menos hasta la fecha, está derivando hacia la izquierda más ortodoxa. Añadan algunos eslóganes coreados de manera entusiasta por los participantes que gritaban encantados ¡se va a acabar la paz social!, y habrá que convenir que no parece respondan a un movimiento pacífico y pacifista tal y como se definen los interesados.

Ayer se pidió el permiso preceptivo, y para ello hubo que dar la cara, por tanto de producirse disturbios los responsables tenían nombre y apellidos, quizás fuera esa una de las causas que aconsejaran la necesaria prudencia. Pero independientemente de ese motivo, tengo que decir, que alegrándome como me alegré de que el 19J transcurriera sin incidentes, me parece que la prudencia exige que estemos atentos a lo que vaya a suceder.

Ser pacífico es una virtud, ser pacifista una elección, no casan bien ninguna de las dos cosas con los eslóganes ni los discursos que se emiten, de hecho entran en franca contradicción. Estaremos atentos a ver lo que sucede, que una cosa es el 15M y otra muy distinta la revolución o la lucha de clases y conste en acta que lo dicen ellos, yo no me invento nada.































domingo, 19 de junio de 2011

¡Démonos por jod….!


Hay que ver lo que le gusta a Zapatero un viaje al extranjero

Me van a perdonar la "contundencia" del título del presente comentario, pero realmente creo que si colocan ustedes las letras que corresponden en los puntos suspensivos, podrán leer la perfecta definición de lo que nos espera. Nuestro inefable Presidente acaba de hacer unas declaraciones, no sé exactamente el día, creo que fue el viernes pasado, en las que manifestaba que "Mi obligación casi exclusiva" es la recuperación económica.

No creo que haya muchos ciudadanos a los que haya tranquilizado esa dedicación exclusiva de ZP a las tareas de la economía nacional. Es más, creo que por el contrario, les habrá pasado lo que a mí, que cuando leí la noticia se me pusieron los pelos de punta ¿los vellos?, sí, Dª María los vellos también.

Estamos sufriendo una de las situaciones económicas más difíciles de nuestra historia reciente; todos, los de aquí y los de fuera, sabemos que D. José Luis Rodríguez Zapatero sabe de Economía, lo que yo sobre la cría del calamar en cautividad. Ha obtenido a lo largo de esta legislatura un fracaso absoluto y de paso ha conseguido que como nación estemos al borde de la quiebra, dicho lo del borde en tono optimista, que conste.

Se ha resistido lo que ha podido, pero el fiasco político, social, económico era de tal magnitud, que al fin tuvo que anunciar su retirada como candidato. Reconocía así de manera implícita que lo hacía obligado, ante el fracaso rotundo de las políticas que prometió realizar y que, miren ustedes lo que son las cosas, se quedaron en el limbo de las promesas incumplidas, y en cambio aplicó, presuntamente de manera renuente, el recorte social más brutal que ha sufrido nuestro chuchurrido “estado del bienestar” a lo largo de nuestra reciente historia democrática.

Todos nos acordamos de “las dos tardes” en las que le iban a explicar el asunto ese de la Economía, parece, por los resultados, que no tuvo ocasión para dedicar su tiempo a esas dos tardes “taumatúrgicas” que le iban a convertir, por arte de birlibirloque, en el rayo de la Macroeconomía. Ha acumulado error tras error, fracaso tras fracaso y ahora que el clamor popular y sobre todo la gente de su partido, deciden apartarlo nos dice serio y solemne: "Concentro mi actividad política, en mi actividad de diálogo y apoyo a las empresas, en aprobar leyes y conseguir los apoyos para que cuanto antes recuperemos el crecimiento económico y empleo. Entiendo que eso es lo que quiere adelantar la inmensa mayoría de los ciudadanos, sobre todo aquellos que tienen más dificultades"

Y por si algún optimista antropológico, que puede que alguno quede, tuviera alguna duda sobre el parrafito de marras, nos asegura jaque y flamenco que sólo está concentrado en "adelantar" la recuperación económica y el empleo porque es lo que quiere "la inmensa mayoría de españoles". "De aquí a las elecciones tenemos mucho trabajo que hacer"

¿Qué diablos le hemos hecho los españoles como conjunto al Sr. Zapatero? Un presidente que, en este momento, ni siquiera está el banquillo de los suplentes. Un presidente al que Rubalcaba, el “míster” ni siquiera ha convocado para este partido y en vez de guardar un discreto silencio sobre asuntos de esta importancia, sigue, dale que dale con la matraquilla de llevar a cabo tareas que nos pondrán en el camino de la recuperación.

Y lo hace no en su pueblo, que allá él, no, lo hace en un viaje oficial a Rusia, supongo yo para que su mensaje tenga la máxima resonancia, para que a nadie se le oculte que en cuestiones de Economía el que lleva la batuta en este desgraciado país que se llama España, es Zapatero.

Vamos a ver, creo que a todos sabemos que para salir de ésta, tenemos que acometer reformas, es público y notorio que Rubalcaba, no en su papel de Vicepresidente del Gobierno, sino en el de Alfredo “El Candidato” ya ha advertido que aquí no se hace un sola reforma que tenga que ver con lo que él y la izquierda entienden como lo “social”. Se recortó el texto del decreto de la reforma laboral y ya ha dicho que nada ni nadie le harán moverse un milímetro de esa postura.

Claro está que ese es el resultado del problema de personalidad disociativa de Rubalcaba, lo que afirma podría entenderse en boca de un candidato – los intereses partidistas por delante del interés general - pero resulta obsceno en boca del Presidente “in péctore” de este Gobierno.

Así que, nos encontramos ante una situación en la que la realidad nos obliga a actuar con la máxima urgencia, una situación ante la que debemos aplicar nuevas políticas económicas, sociales y laborales con la mayor flexibilidad y fluidez, eso si queremos evitar la quiebra de este país. Sin embargo, el candidato del PSOE dice que verdes las habéis segado y que hasta después de las elecciones no hay nada que hacer, que aquí no se mueve ni un pelo, que él no va a perder un voto en una cuestión como esta.

Bien, está claro que la convocatoria anticipada de las elecciones soluciona este problema, vamos a las elecciones lo más rápido posible, le explicamos a Europa que lo de las reformas lo vamos a dejar para después de la cita electoral y el que las gane que deshaga el entuerto y que Dios le ayude. Parece un razonamiento lógico, no patriótico, seguro que irresponsable y partidista, pero vamos a aceptarlo.

El candidato no suelta la vicepresidencia, frena la aplicación de las medidas económicas y laborales que nos son vitales y que nos exigen Europa y los “mercados”, porque eso podría perjudicar a sus expectativas electorales. Bien, bueno mal, pero no discutamos, convoquen elecciones ya y acabemos con esta agonía sin sentido, ¡ah no! eso tampoco, porque desde el PSOE creen que es mejor, electoralmente hablando, agotar la Legislatura.

Y entonces ¿qué hace el gobierno? nada, pero para entretener al personal se manda a ZP a que dé un par de homilías de las suyas por esos mundos de Dios y todos tan contentos.

Lo decía al principio y lo digo al final: ¡Démonos por jod….! este país es que no tiene remedio.

































sábado, 18 de junio de 2011

19 M ¿Hace falta correr tantos riesgos extras?

19 M Itinerarios de la manifestación en  Madrid
Mañana, domingo 19 de mayo, el movimiento de “indignados” ha organizado una macro manifestación que ocupará la mayor parte de Madrid prácticamente durante toda la mañana. Vaya por delante la afirmación de que los “indignados” tienen tanto derecho como el que más, a manifestarse. Eso que quede claro. Parece que esta vez han decidido cumplir con la legalidad y la manifestación, solicitada en tiempo y forma, ha sido autorizada por la Delegación del Gobierno de Madrid.

Espero y deseo, sobre todo deseo que la de mañana sea una manifestación pacífica, organizada y con un servicio de orden impecable que garantice la inacción de los violentos que, según los del 15 M, son los culpables de la brutal violencia ejercida en Barcelona frente al Parlament. Conviene no olvidar que legalmente, los organizadores de cualquier manifestación, son los responsables del orden con el que deben desarrollarse este tipo de actividades ciudadanas, lo aclaro porque no estoy pidiendo nada extraño.

Por tanto espero que no se produzca ningún tipo de violencia y que si a pesar de la presunta buena voluntad de los organizadores, se produjeran hechos aislados de ese tipo ajenos a su voluntad, que hasta la fecha les han servido de coartada para excusar al propio movimiento, el servicio de orden interno se apresure a poner a disposición de la autoridad competente a los alborotadores, que manchan con su violencia la ejecutoria de ese movimiento, que no pierde ocasión para reputarse como pacífico y democrático y aquí tiene una buena oportunidad para demostrarlo.

Así que como el movimiento se demuestra andando, espero y deseo que todo se desarrolle dentro de la más absoluta normalidad. Aunque he de decir que ya el propio diseño de la manifestación me parece anormal e indeseable. Insisto que están en su derecho cuando deciden manifestarse, pero tengo que hacer una pregunta ¿era necesario “ocupar” Madrid?, todos sabemos y sobre todos los vecinos de Madrid que cuando se producen manifestaciones masivas, el Ayuntamiento propone itinerarios alternativos al que ocupan los manifestantes, para que los ciudadanos puedan usar el coche y circular con cierta normalidad.

El hecho de que los “indignados” hayan organizado una manifestación compuesta por seis columnas, con itinerarios convergentes, dos partirán del norte de Madrid, dos del sur, una convergerá desde el este, mientras otra lo hará desde el oeste, para llegar a la Plaza de Neptuno y ya desde allí dirigirse al Congreso de los Diputados, impide al Ayuntamiento de Madrid crear itinerarios alternativos a la manifestación, para uso de los ciudadanos.

No es que me extrañe la “generosidad” con la que la Delegación del Gobierno autoriza una manifestación que colapsará el tráfico de Madrid prácticamente en su totalidad. A cada día que pasa resulta más claro el apoyo que va recibiendo el movimiento de indignados por parte del gobierno. Está muy claro que todo el mundo es libre de ejercer su derecho y que el papel de la autoridad consiste en que todo el mundo pueda actuar en libertad sin que nadie se vea notoriamente perjudicado.

No es este el caso, la manifestación del 19 M se podía haber producido como tantas otras, no recuerdo yo manifestaciones radiales, que recuerdan más a una maniobra militar de ocupación de una ciudad, que al lícito derecho que les asiste a los ciudadanos que quieran manifestar en público su “indignación” Parece que la “autoridad competente” ha decidido que la manifestación de los “indignados” tiene mejor derecho que la libre circulación de millones de madrileños, que se le va a hacer.

Pero esto con ser grave, en el fondo resulta pecata minuta, una claudicación más de este gobierno, no en agonía, sino en franca descomposición lo que ya no extraña a nadie. Pero sí tengo que hacer una reflexión, lo de las seis columnas convergentes complica de manera exponencial el trabajo de la policía, que va a tener que montar un dispositivo de seguridad monstruoso, caro, desproporcionado al fin que se propone (una pacífica manifestación) cogidito con alfileres y probablemente muy poco eficaz.

Divide y vencerás, si lo prefieren en latín “Divide et vinces”, cualquier responsable de seguridad que observe el croquis de las distintas columnas de manifestantes, seguro que habrá recordado el pensamiento de Julio César. No quisiera pensar que el diseño obedezca a la voluntad de algunos, que puedan desear producir desórdenes “en libertad”, para lo que les resultaría mucho más cómodo tener a la policía dividida en seis grupos.

Así que desde aquí critico la decisión de la Delegación del Gobierno en Madrid, porque los del 15 M se podrían haber manifestado siguiendo un único itinerario, como ha hecho hasta la fecha cualquier hijo de vecino o sindicalista que se precie, con esta decisión, tan normal por otra parte, se hubiera liberado gran parte del territorio urbano de Madrid para que los ciudadanos pudieran circular con libertad.

Pero tengo una duda que me acucia, no sé yo si la Delegada ha sopesado la responsabilidad que ha contraído. Con su decisión, ha impedido el normal desarrollo de la labor de la policía, que se las va a ver y desear para cubrir los seis itinerarios. Eso si todo discurre con normalidad, ya para qué hablamos si se produjeran disturbios, algaradas o desórdenes.

Por eso me pregunto, ¿no se podía haber conciliado el derecho a la manifestación de unos, con el de libre circulación de otros y el del respeto a la propiedad y seguridad personal de todos?, creo que sí y sin desnaturalizar ninguno de los derechos señalados.

Espero que todo se desarrolle con absoluta normalidad, de no ser así habrá que preguntarse ¿De verdad hacía falta correr tantos riesgos extras?