sábado, 18 de junio de 2011

19 M ¿Hace falta correr tantos riesgos extras?

19 M Itinerarios de la manifestación en  Madrid
Mañana, domingo 19 de mayo, el movimiento de “indignados” ha organizado una macro manifestación que ocupará la mayor parte de Madrid prácticamente durante toda la mañana. Vaya por delante la afirmación de que los “indignados” tienen tanto derecho como el que más, a manifestarse. Eso que quede claro. Parece que esta vez han decidido cumplir con la legalidad y la manifestación, solicitada en tiempo y forma, ha sido autorizada por la Delegación del Gobierno de Madrid.

Espero y deseo, sobre todo deseo que la de mañana sea una manifestación pacífica, organizada y con un servicio de orden impecable que garantice la inacción de los violentos que, según los del 15 M, son los culpables de la brutal violencia ejercida en Barcelona frente al Parlament. Conviene no olvidar que legalmente, los organizadores de cualquier manifestación, son los responsables del orden con el que deben desarrollarse este tipo de actividades ciudadanas, lo aclaro porque no estoy pidiendo nada extraño.

Por tanto espero que no se produzca ningún tipo de violencia y que si a pesar de la presunta buena voluntad de los organizadores, se produjeran hechos aislados de ese tipo ajenos a su voluntad, que hasta la fecha les han servido de coartada para excusar al propio movimiento, el servicio de orden interno se apresure a poner a disposición de la autoridad competente a los alborotadores, que manchan con su violencia la ejecutoria de ese movimiento, que no pierde ocasión para reputarse como pacífico y democrático y aquí tiene una buena oportunidad para demostrarlo.

Así que como el movimiento se demuestra andando, espero y deseo que todo se desarrolle dentro de la más absoluta normalidad. Aunque he de decir que ya el propio diseño de la manifestación me parece anormal e indeseable. Insisto que están en su derecho cuando deciden manifestarse, pero tengo que hacer una pregunta ¿era necesario “ocupar” Madrid?, todos sabemos y sobre todos los vecinos de Madrid que cuando se producen manifestaciones masivas, el Ayuntamiento propone itinerarios alternativos al que ocupan los manifestantes, para que los ciudadanos puedan usar el coche y circular con cierta normalidad.

El hecho de que los “indignados” hayan organizado una manifestación compuesta por seis columnas, con itinerarios convergentes, dos partirán del norte de Madrid, dos del sur, una convergerá desde el este, mientras otra lo hará desde el oeste, para llegar a la Plaza de Neptuno y ya desde allí dirigirse al Congreso de los Diputados, impide al Ayuntamiento de Madrid crear itinerarios alternativos a la manifestación, para uso de los ciudadanos.

No es que me extrañe la “generosidad” con la que la Delegación del Gobierno autoriza una manifestación que colapsará el tráfico de Madrid prácticamente en su totalidad. A cada día que pasa resulta más claro el apoyo que va recibiendo el movimiento de indignados por parte del gobierno. Está muy claro que todo el mundo es libre de ejercer su derecho y que el papel de la autoridad consiste en que todo el mundo pueda actuar en libertad sin que nadie se vea notoriamente perjudicado.

No es este el caso, la manifestación del 19 M se podía haber producido como tantas otras, no recuerdo yo manifestaciones radiales, que recuerdan más a una maniobra militar de ocupación de una ciudad, que al lícito derecho que les asiste a los ciudadanos que quieran manifestar en público su “indignación” Parece que la “autoridad competente” ha decidido que la manifestación de los “indignados” tiene mejor derecho que la libre circulación de millones de madrileños, que se le va a hacer.

Pero esto con ser grave, en el fondo resulta pecata minuta, una claudicación más de este gobierno, no en agonía, sino en franca descomposición lo que ya no extraña a nadie. Pero sí tengo que hacer una reflexión, lo de las seis columnas convergentes complica de manera exponencial el trabajo de la policía, que va a tener que montar un dispositivo de seguridad monstruoso, caro, desproporcionado al fin que se propone (una pacífica manifestación) cogidito con alfileres y probablemente muy poco eficaz.

Divide y vencerás, si lo prefieren en latín “Divide et vinces”, cualquier responsable de seguridad que observe el croquis de las distintas columnas de manifestantes, seguro que habrá recordado el pensamiento de Julio César. No quisiera pensar que el diseño obedezca a la voluntad de algunos, que puedan desear producir desórdenes “en libertad”, para lo que les resultaría mucho más cómodo tener a la policía dividida en seis grupos.

Así que desde aquí critico la decisión de la Delegación del Gobierno en Madrid, porque los del 15 M se podrían haber manifestado siguiendo un único itinerario, como ha hecho hasta la fecha cualquier hijo de vecino o sindicalista que se precie, con esta decisión, tan normal por otra parte, se hubiera liberado gran parte del territorio urbano de Madrid para que los ciudadanos pudieran circular con libertad.

Pero tengo una duda que me acucia, no sé yo si la Delegada ha sopesado la responsabilidad que ha contraído. Con su decisión, ha impedido el normal desarrollo de la labor de la policía, que se las va a ver y desear para cubrir los seis itinerarios. Eso si todo discurre con normalidad, ya para qué hablamos si se produjeran disturbios, algaradas o desórdenes.

Por eso me pregunto, ¿no se podía haber conciliado el derecho a la manifestación de unos, con el de libre circulación de otros y el del respeto a la propiedad y seguridad personal de todos?, creo que sí y sin desnaturalizar ninguno de los derechos señalados.

Espero que todo se desarrolle con absoluta normalidad, de no ser así habrá que preguntarse ¿De verdad hacía falta correr tantos riesgos extras?






No hay comentarios:

Publicar un comentario