domingo, 5 de diciembre de 2010

Ahora aeropuertos de Coalición Canaria

Está la cosa aeroportuaria agitada, más que agitada diría yo que tormentosa pero si Paulino Rivero no pierde ocasión para hablar sobre este asunto y lo mismo cabe decir de Claudina Morales, espero que me perdonen los lectores por tocar el temita.

El jueves pasado, no sé si como antesala de la que se montó a las pocas horas, nos enterábamos que Paulino Rivero había estado reunido con José Blanco, con un objetivo: crear una AENA canaria. De tal manera que de acuerdo con lo que manifestaron los portavoces autorizados, Rivero habría exigido el control de los aeropuertos canarios a través de una “AENA canaria” en la que el presidente estaría dispuesto a admitir capital privado, aunque en minoría.

Lo curioso del asunto es que después de “exigir” el control de los aeropuertos en esa reunión con el responsable de Fomento, manifestó a la prensa que esperaba conocer todos los detalles de la propuesta sobre el nuevo modelo de gestión aeroportuaria y ver como se planteaba su desarrollo, antes de pronunciarse ante su aplicación concreta en el Archipiélago.

Como se puede hacer coexistir por una parte la exigencia, ante el ministro de Fomento, de que le den el control de los aeropuertos canarios y de otra mostrarse cauteloso antes de pronunciarse, es algo que entiendo sólo es capaz de hacer un nacionalista, que como todo el mundo sabe no entienden de contradicciones, de hecho creo que contradicción no existe en el diccionario nacionalista.

Así que teniendo presente la manifiesta debilidad política del gobierno de ZP como Dios no lo remedie nos vamos a encontrar con una administración y gestión de las infraestructuras aeroportuarias en manos del que gobierne en ese momento la autonomía; vamos para echarse a temblar.

Porque dice Paulino que esa AENA canaria “garantizaría el mantenimiento de los ocho aeropuertos insulares bajo un mismo paraguas, funcionando en red, con un sistema solidario de balanza económica y de control público”, es decir exactamente tal y como están funcionando los aeropuertos ahora mismo bajo la égida de la AENA auténtica, si no puede añadir nada más a esto es que no existe beneficio alguno adicional para el ciudadano canario.

Pero ¡qué cierto es eso de que nunca segundas partes fueron buenas! , en ese sentido continuó Rivero y afirmó que “existe la posibilidad de crear una especie de AENA canaria donde pueda participar el Estado, la Comunidad Autónoma y las corporaciones locales que estén afectadas por esos aeropuertos y creo, siguió Paulino, que podemos encauzar este asunto de una forma razonable”.

¿No les suena el proyecto? ¿No de verdad? está definiendo el modelo por el que se rige la Autoridad Portuaria. Así que, si lo que se pretende es repetir el modelo por el que se gobiernan los puertos dependientes del Estado, me parece que hemos hecho un pan como unas h…..s.

Todos conocemos el fracaso que ha supuesto la acción de los políticos autonómicos en las Cajas de Ahorro por ejemplo. Qué decir de los problemas que se han producido en la Autoridad Portuaria, creo que a mis lectores de Fuerteventura no hará mucha falta que les insista en que ese modelo no funciona, lo demuestra la realidad cotidiana.

Hasta la fecha el único ente o institución que ha funcionado decentemente en estas islas ha sido AENA y precisamente se subrayaba que el éxito de su gestión residía en que ésta no respondía a criterios políticos. Ahora Paulino pretende que este ente se ponga en manos, no políticas, sino en manos partidistas y partidarias.

Los que vivimos en Fuerteventura sabemos que de existir una AENA canaria en la Maxorata estaríamos todavía con el aeropuerto viejo en funcionamiento, eso sí, con unas obritas de “remodelación”, para ser más claros estaríamos con el aeropuerto como estamos con el viejo hospital y todo lo demás milongas y además desafinadas.

Decía que Paulino Rivero no pierde últimamente ocasión de sacar pecho en cuestiones que tengan que ver con el funcionamiento de los aeropuertos, en primer lugar ha denunciado a los controladores. Teniendo en cuenta que ya está en marcha el Fiscal General del Estado en este sentido y que se les va a aplicar la jurisdicción militar a los controladores que se hubieran ausentado injustificadamente de su lugar de trabajo, me parece una acción inútil y redundante.

Pero hoy vuelve a salir a los medios y dice: ““hay que poner a los 2.400 controladores en la calle”. Con el profundo desconocimiento del tema que demuestra esta declaración, miedo da que el control de los aeropuertos canarios pueda caer en sus manos. A ver si alguien le explica a Rivero que sin controladores no se puede volar y que por ahora y “gracias” a la imprevisión de Fomento no hay nadie que pueda suplir a los 2.400 controladores de marras.

Como nos descuidemos vamos a sufrir una vez más la incapacidad manifiesta de los nacionalistas para administrar; ¿duda? Vamos a contemplar su acción en educación, en la sanidad, en la política territorial, en el medio ambiente, en los puertos autonómicos, en la creación de empleo, en los asuntos sociales o en ….

Para que seguir, que Dios nos coja confesados si los aeropuertos los administran estos de CC.


No hay comentarios:

Publicar un comentario