viernes, 31 de diciembre de 2010

Fin de año

Amanece 2011

Bueno, se ha hecho largo, pero como reza el viejo dicho, no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo aguante. Parecía que no iba a llegar nunca, pero aquí estamos ante el 31 de diciembre de 2010. El último día de la primera década del siglo XXI.

Un año, a que engañarnos, que nos ha hecho pasar ratos de todos los colores; unos buenos, otros malos y otros peores. Muy probablemente la situación económica, la inestabilidad política, el paro y otras cuestiones -no menores-, han contribuido a procurarnos un año complicado.

No voy a dar un repaso a lo que me pueda parecer lo más significativo del año, eso lo dejo a los especialistas en balances anuales, que por estas fechas nos acribillan con su producción: Los diez éxitos deportivos más importantes, las diez mujeres mejor/peor vestidas del año, las diez mejores canastas (baloncesto), los diez políticos más importantes, etc., etc.

Hemos pasado un mal año, y sólo los que sean capaces de adaptarse a la nueva situación, podrán vivir con cierta comodidad, esta nueva realidad que nos toca vivir. Todavía, hay gente que cree que, con el tiempo y una caña, volveremos a la situación económica que hemos disfrutado durante unos cuantos años. Eso no es cierto, vamos a ser más pobres. El modelo que servía de plataforma a nuestra vida ha hecho colapso y hay que aplicar uno nuevo a nuestra existencia.

Cuanto antes nos empapemos de esa realidad, antes nos adaptaremos a las nuevas exigencias y viviremos conforme a la nueva situación, que se nos va a imponer. No es un mensaje pesimista, estoy convencido de definir una realidad, por tanto creo que me limito a lanzar un mensaje realista.

Sin entrar en política, asuntos como la poca competitividad de nuestra industria, la falta de diversificación de la economía, la atonía crediticia, la crisis financiera internacional, la lacra del paro y un largo etcétera de cuestiones, nos advierten que el porvenir no puede ser, todo lo risueño que desearíamos.

Cerramos un año malo y esta noche abriremos la puerta de nuestra existencia al nuevo año. Creo que lo podemos hacer de manera moderadamente optimista. Va a ser un año difícil, pero tenemos una ventaja, estamos convenientemente entrenados, no nos va a coger por sorpresa. Creo que hacer frente a las dificultades con optimismo, ayuda a superarlas y sobre todo a sufrir menos, mientras acometemos la, en ocasiones dura, tarea de vivir.

Animo desde aquí, modestamente, a una reflexión: Aunque el 2010 ha sido un año más malo que la carne de pescuezo, si echan la vista atrás, seguro que encuentran motivos para la sonrisa. Recuerden pues, los momentos buenos que han vivido y reciban a este nuevo año, que habrá que torear con la decidida voluntad de vivirlo plenamente, aprovechando lo bueno que traiga; que les deseo sea mucho, y estén dispuestos a vencer las dificultades inherentes que la vida conlleva, en los tiempos y momentos felices y en los que no lo son.

Pero quiero aprovechar una cita que debemos al genio de uno de nuestros clásicos –nada menos que D. Miguel de Cervantes y Saavedra- , y que un amigo me mandó ayer en un mensaje de facebook, detalle que desde aquí quiero agradecer.

Decía Cervantes por boca de D. Quijote: “...Sábete, Sancho, que no es un hombre más que otro si no hace más que otro. Todas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas; porque no es posible que el mal ni el bien sean durables, y de aquí se sigue que, habiendo durado mucho el mal, el bien está ya cerca.”

Así que apoyándome en la opinión de mi ilustre tocayo, D. Miguel, les deseo que sea cierto lo que nos transmite y que habiendo durado mucho tiempo los males que nos acucian, el bien esté ya cerca, tan cerca que comience su despliegue, esta noche a las 00,01 horas del 1 de enero de 2011, que deseo sea venturoso para todos ustedes.


Coda:


Esta entrada está dedicada a mi buen amigo facebookiano, Frank Think Flames, que tuvo el acierto de mandarme la cita que he utilizado.

























No hay comentarios:

Publicar un comentario