miércoles, 29 de diciembre de 2010

Factura de la “luz”: Usted palma, las eléctricas se hinchan

Ayer hablábamos de la subida del coste de la energía eléctrica y hoy volvemos al asunto, para ver si soy capaz de explicar el entuerto, con total claridad. Sobre todo para que les quede claro a ustedes, lo que algunos pretenden ocultarnos.

En esto de la luz, como en todo, los paganos somos ustedes y yo, es decir, nosotros. Los consumidores que además a cada día que pasa, perdemos más rápidamente, nuestra condición de ciudadanos y volvemos, parece ser que de manera irremisible, a nuestra vieja condición de súbditos.

Hablábamos ayer del déficit tarifario, déficit producido por la intervención estatal, que fijó un precio político a la energía eléctrica, por debajo del supuesto coste de producción. El déficit está, en la actualidad en los 18.000 millones de euros. Si uno escucha a algún portavoz de este gobierno, pudiera llegar a pensar que ese déficit lo asumen las “eléctricas”, cuando lo  cierto es que lo paga el Estado. Y habrá quien piense que si lo paga el Estado, todo está bien. Aunque eso sólo lo pueden pensar quiénes sostengan la peregrina teoría de que “el dinero público no es de nadie”, tal y como afirmaba, en sus buenos tiempos, una ministra socialista, de las de cupo.

Pero como la realidad deja poco espacio a la fantasía, lo cierto es que lo que “paga” el Estado, lo pagamos nosotros con nuestros impuestos. Por tanto, lo que no han pagado ustedes directamente en el recibo de la luz, lo han hecho, indirectamente, a través de sus impuestos.

A las eléctricas les importa un pito el déficit tarifario. Cobran de usted y lo que usted supuestamente deja de pagar, se lo abona el Estado. Un botón de muestra: En plena crisis, en este 2010 tan duro por el que todavía transitamos, las tres grandes compañías energéticas españolas -Iberdrola, Endesa y Gas Natural- repartieron este año 3.556 millones de euros entre sus accionistas en concepto de dividendo. Y además tienen previsto aumentar esa cantidad para el 2011 en una cifra que estiman sobre los 4.589 millones.

Así que, pese al recorte de tasas que les ha impuesto el gobierno de Zapatero y de que sus beneficios dependen y están condicionados por la fijación del precio de la luz, por parte del gobierno; las compañías conocidas por “las eléctricas”, han recogido unos beneficios muy importantes en el 2010 y prevén superar estas cifras en el 2011.

Pero advierten, que el aumento del precio contribuye únicamente a la reducción del déficit como tal, ya que la subida lo que hace es aminorar la diferencia existente entre el coste de fabricación/distribución con el precio final. Traducido al cristiano, vayan ahorrando porque a lo largo del 2011, veremos como el precio que pagaremos por la energía eléctrica seguirá subiendo. Ayer señalaba como una de las causas de estas subidas, el precio que pagamos por el gas y el petróleo, y señalaba también el coste de la subvenciones a la minería del carbón.

Las subvenciones al carbón suponen un montante de unos 580 millones de euros, cantidad que dividida por el número de mineros, a los que conservamos artificialmente sus puestos de trabajo, da un cociente de 220.000 euros. ¡Sorpresa!, un minero de la cuenca leonesa, entre otras, nos cuesta tanto como un controlador, nada más y nada menos que 220.000 euros al año. Esto sí que me parece demencial.

Así que arrastramos una serie de errores que han cometidos todos, nadie escapa al problema, aunque como no podía ser de otra manera, los unos culpan a los otros y viceversa.

El gobierno socialista en boca del vicepresidente Chávez, defendió como una necesidad, la subida del precio de la luz porque España es "un país dependiente desde un punto de vista energético" y tiene que hacer frente a la "hipoteca" que, según dijo, el Partido Popular dejó a los ciudadanos con las bajadas del recibo que aplicó cuando gobernaba.

Así que ya sabemos que la culpa de todo la tiene el PP. Lo malo es que los populares, a su vez, califican de demencial a la política energética socialista y señalan como una de las causas del problema, entre otras, al reparto de "primas a determinadas empresas que han ganado mucho dinero". Y ya puestos, aseguran que “el 95% del problema del déficit tarifario ha sido generado por la incompetencia de los ministros de Industria, Montilla y Clos, quienes hicieron el problema gravísimo”.

Lo más cierto es que todos los gobiernos han ido cobrándonos la luz a escondidas y ahora cuando no hay pasta y el déficit tarifario no se puede pagar a través del Estado; esa carga vuelvea contra la cartera del ciudadano y a quién Dios se la dé, San Pedro se la bendiga. O es que tienen ustedes alguna duda, de que si ZP pudiera endeudarnos un poquito más, lo del aumento del precio de la luz hubiera sido convenientemente retrasado para finales del 2012.

Así que ya saben, como siempre -ustedes, nosotros-, pagamos y los listos se hinchan a ganar dinero a nuestras costillas, mientras los responsables del embolado nos cuentan milongas varias, para eludir la responsabilidad que en este caso, como en otros, alcanza a tirios y troyanos. ¡¡Niño apaga la luz del pasillo, coño!! Hasta mañana si Dios quiere.

































No hay comentarios:

Publicar un comentario