jueves, 30 de diciembre de 2010

¿Será verdad qué, a la tercera, va la vencida?

Vuelvo al tema de estos dos últimos días ¿el motivo? He recibido algunos mensajes de lectores de este blog, cuyo contenido da a entender que no he sido capaz de explicar claramente el problema que estamos viviendo, a cuenta del “déficit tarifario”.

Como sabrán ustedes, el gobierno negó hasta la saciedad, que tuviera previsto para el año 2011 un aumento de la tarifa eléctrica de un 10%. Hemos podido ver cómo han cumplido su promesa; el ejecutivo socialista ha autorizado una subida de un 9,8%, que hasta los que hemos estudiado el bachillerato de letras, sabemos que no es un 10%. Otra cosa distinta es si a ustedes, como a mí, les parece una manera tramposa de cumplir lo prometido.

No es que sorprenda demasiado, el infierno está empedrado de buenas intenciones, y además no creo que haya muchos ciudadanos que fíen de las promesas de este gobierno. Pero lo que está claro es que nos suben sin remisión lo del recibo de la luz. Y lo suben para aminorar el déficit tarifario, un déficit creado por la diferencia existente entre lo que pagábamos por la energía eléctrica y su coste real.

El déficit era compensado a las eléctricas por el Estado con el dinero de nuestros impuestos. Ahora que ya no hay dinero y que ZP no puede endeudarnos más, porque se lo impide Europa, se sube la tarifa, para aminorar ese déficit.

Recopilemos. Ya sabemos que nos suben la tarifa y qué es eso del “déficit tarifario”. Ahora vamos a ver quién o quiénes son los padres de la criatura. De acuerdo con los datos de la Comisión Nacional de la Energía, en 2004, cuando el PP abandonó el poder, el déficit tarifario sumaba la nada despreciable cifra de 1.499 millones de euros, mientras que 2010 cerrará con una deuda acumulada entre el Estado y las eléctricas superior a los 25.000 millones de euros. Si utilizamos algo de aritmética básica, nos daremos cuenta que el déficit de tarifa, se ha multiplicado por diecisiete durante la etapa socialista.

Sabemos por tanto, de una parte, que nos suben el precio un 9,8%, por otra, creo que ha quedado claro el concepto del déficit tarifario y, ya de paso, sabemos quiénes son los padres de la criatura, y en qué proporción, aunque sea aritmética, les atañe la responsabilidad de esta situación.

Pero hay una pregunta que se cae de madura, ¿cómo es posible esa subida tan importante durante la etapa zapateril? Tenemos suerte, la respuesta es sencillísima. Otra cosa es que yo sea capaz de explicarla con cierta claridad.

Veamos, hay una serie de variables, menor consumo, mala aplicación de la potencia instalada, etc., que justifican en una pequeñísima parte el aumento del déficit. Aunque no justifica de modo alguno el crecimiento exponencial de ese déficit, que antes pagábamos con nuestros impuestos; después se ha financiado con emisiones de deuda pública, que pagaremos en un futuro con nuestros impuestos y que en el 2011 pagaremos directamente en el recibo de la luz.

Veamos cuales son los motivos de ese aumento. En primer lugar el empeño socialista de vendernos lo de las “renovables”, cual redivivo bálsamo de Fierabrás, que todo lo iba a solucionar. El problema del déficit no lo han arreglado –todo lo contrario-, pero si ha permitido que unos cuantos de sus amigos se hayan enriquecido. El gobierno socialista pagaba una subvención de 450 euros por megavatio hora producido a través de placas solares, y se vendía a 64 euros. ¡Vaya negocio compadre!

Creo que son cifras que no admiten discusión, una barbaridad económica que ha permitido enriquecerse a unos cuantos cazaprimas, que dispusieron de la información suficiente, en el momento oportuno. Unos pocos se enriquecían, mientras aumentaba de una manera escandalosa el montante del déficit tarifario. En el año 2010 las primas para ese tipo de producción ascenderán a 2.500 millones de euros que terminarán en las cuentas corrientes de los cazaprimas y que, naturalmente, se cargarán en el recibo de la electricidad que usted consume.

Y ahí no para todo el gobierno socialista, que debe sufrir del conocido “síndrome Rodiezmo”, subvenciona la producción de carbón nacional - de peor calidad y mucho más contaminante que los que se importan- subvención que hemos estado pagando, indirectamente, a través del déficit y  que a partir de enero, pagaremos directamente en nuestro recibo.

Una más, el propio Ministerio de Industria reconoce que desde mediados del 2009, el carbón que tan caro pagamos los españoles, no se ha utilizado en las centrales térmicas del país. O sea que pagamos un carbón malo de solemnidad, que no se puede utilizar. De hecho los stocks de carbón se han triplicado, desde finales de 2007.

A pesar de lo que cuento y de que el precio de esas subvenciones ascienden ya a 2.400 millones, el gobierno de Zapatero tiene previsto comprar, entre este año y el próximo, carbón que no se utiliza, por valor de 592 millones de euros, siempre de acuerdo a lo que manifiesta el Ministerio de Industria.

Por tanto, creo que ha quedado claro que nos suben el precio de la energía eléctrica para pagar, en parte el déficit tarifario. En segundo lugar espero que lo del déficit sea un concepto que haya resultado comprensible. En tercer lugar, he procurado aclarar quiénes son los padres de esta criatura y en qué proporción. Y en último lugar, y ante el aumento exponencial del montante del dichoso déficit, he aportado unos datos que explican cuál ha sido el motivo de ese aumento escandaloso.

Pero estén tranquilos, ya ha dicho el ministro de Industria –qué oportunidad ha perdido de tener cerrada la boca- que este aumento supone el precio de un café por miembro de una familia tipo. Así que tranquilidad y feliz Año Nuevo, que esto es una tontería que ha orquestado la oposición y la prensa. Digo yo, vamos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario