lunes, 13 de diciembre de 2010

Extrapolaciones y otras machangadas

Tras las elecciones en Cataluña y el esperado batacazo socialista, se sucedieron una serie de análisis. Una de las preguntas era ¿el resultado de las catalanas podía extrapolarse a las elecciones nacionales?, como todo en esta vida, este asunto suscitó comentarios encontrados.

Ahora en Canarias nos llega la hora de hacernos la misma pregunta. Un debate impulsado por CC, la fuerza política que peor percibe su horizonte electoral en las próximas elecciones autonómicas. Hay que hacer constar, que el comportamiento electoral de los ciudadanos canarios tiene unas singularidades muy características.

Por tanto se hace difícil deducir, con cierto rigor intelectual, que lo sucedido en Cataluña pueda reproducirse en nuestro territorio. Pero no es mi intención explicar este fenómeno, aún cuando creo que hay un dato que sí se puede trasladarse a nuestra realidad. Estoy convencido que, como en las elecciones catalanas, disminuirá la abstención.

La gente está muy cansada de soportar muchas cosas y esta vez va a poder más el cabreo que la desilusión y muchos ciudadanos, que en otros comicios se fueron a la playa o se quedaron en su casa, esta vez acudirán a ejercer su derecho al voto y creo que harán como allí y depositarán un voto de castigo.

Veamos ahora los análisis de los partidos con representación parlamentaria en Canarias. Comencemos por el PSC-PSOE que afirma que el resultado cosechado por el socialista Montilla en Cataluña es fruto del voto de castigo que los ciudadanos habrían infligido al “Tripartit”, cuya gestión no se entendió bien por la ciudadanía y fueron castigados por ello.

Están tranquilos, toda vez que entienden que el varapalo sufrido, no supone un castigo ni a Zapatero, ni al socialismo y por tanto nada va a tener que ver con la situación canaria.

Los del PPC siempre han sido más proclives a considerar posible el paralelismo de los resultados cosechados por su organización en Cataluña y su correspondiente efecto en las urnas canarias. Los populares obtuvieron en Cataluña el mejor resultado de su historia; afirman los conservadores canarios que eso se debe al reconocimiento de que Rajoy y el PP son el único remedio a la actual situación, y por tanto, ellos se van a beneficiar electoralmente de esa idea en Canarias.

Lo de haber formado gobierno con Coalición Canaria ni siquiera lo comentan, de lo que se deduce que están preocupados por esa variable y prefieren “no mentar la soga en casa del ahorcado”. El haber permanecido en el gobierno de Canarias, los múltiples problemas internos, la ausencia de líderes destacados, más allá de los desgastados Soria y su feroz guardia pretoriana, les va a perjudicar, más de los que les gustaría aceptar, aún cuando hay que reconocer que las siglas les van a ayudar.

Y los de Coalición Canaria, los más castigados –por ahora- en las encuestas están en una postura que podría definir perfectamente la siguiente frase: “Ni bien, ni mal sino todo lo contrario”.

Se acogen al ascenso de CiU para congratularse del triunfo electoral de “un nacionalismo muy parecido al nuestro”; claro que este razonamiento no cuenta con uno de los motivos principales de ese triunfo. El voto de castigo que sufrieron quiénes habían gobernado en Cataluña y por tanto ese castigo amenaza de igual manera a Coalición que ha gobernado en Canarias.

CiU recibió votos de personas que habían votado socialista en las anteriores elecciones y si los recibió lo hizo en calidad del afortunado partido que no había podido gobernar en la ya anterior legislatura, pese a ser el más votado ¿les suena? Añaden los nacionalistas que CiU no ha sido castigado electoralmente, tal y como preveían los nacionalistas canarios, por “haber contribuido a aprobar el “decretazo” que rebajaba el sueldo de los funcionarios y congeló las pensiones”.

Esta afirmación no nace de un análisis que busque la verdad, se dice lo que se dice, porque conviene engañar a los ciudadanos canarios equiparando la actuación de CiU con la CC en este asunto, lo que no es cierto. En primer lugar temen ser castigados, por haber gobernado mal como ha sido el caso del Tripartit, y además por haber votado a favor, los Presupuestos Generales del Estado que han consagrado estos recortes y ya de paso la eliminación de la ayuda de los 400 euros. CiU votó en contra de esos Presupuestos y CC a favor, esa es la diferencia.

Pero como no pueden ni callarse lo suyo, ayer decían que les convenía pasar a un discreto segundo plano en Madrid y dejar de aparecer como la fuerza que apuntala al gobierno de ZP, porque esa discreción les evitaría un desgaste importante ante la cercanía de las elecciones autonómicas. Más claro agua y como una cosa no puede ser buena y mala a la vez, deberán aceptar que su apoyo al gobierno de ZP les va a ocasionar un deterioro importante.

¿Qué pasará? Eso sólo Dios lo sabe, si me lo preguntan, no tengo inconveniente en manifestar cual es mi opinión. El PSC-PSOE volverá a ser la lista más votada en Canarias, CC recibirá un correctivo importantísimo en las urnas y el PP no va a aprovechar, tanto como quisiera, su marca de fábrica.

La incógnita a despejar, los resultados de NC y las coaliciones que se presenten en las islas menores, pueden dar y quitar gobierno y eso sí tiene preocupados a los de Coalición. Las elecciones catalanas y su extrapolación a nuestra realidad sólo sirven de argumento propagandístico.

Aquí nos vamos a jugar las habichuelas electorales, a cara de perro, en base a nuestros problemas y nuestra experiencia. Las extrapolaciones las dejaremos para el día siguiente, cuando no faltarán los que se pregunten si el resultado de las elecciones canarias se podrá extrapolar a las generales, que de algo tenemos que hablar o escribir.































No hay comentarios:

Publicar un comentario