miércoles, 15 de diciembre de 2010

Rafael Mesa ¿predicando en el desierto?

Ayer por la tarde tuve la oportunidad de asistir a una conferencia de las que componen el aula "Sociedad Civil y Democracia" que organiza la Fundación Manuel Velázquez Cabrera con la eficacia que la caracteriza y de la que son culpables Pino Rodríguez y Felipe Bermúdez, los magníficos y eficaces organizadores con los que cuenta la Fundación.

Ayer, en Tiscamanita, en la Casa del Maestro se impartía una conferencia de Rafael Mesa “Una propuesta de futuro para el turismo de Fuerteventura”. Cuando en estos tiempos que corren, alguien habla de futuro, turismo y Fuerteventura, despierta mi interés y si el conferenciante es Rafael Mesa, me resulta imposible no acudir a escuchar un mensaje que seguro va a ser interesante, profesional, riguroso y pleno de sentido común.

Cuatro palabras para hablar de Rafael Mesa. Rafael es un reputado profesional del marketing, no voy a llamarlo experto porque sé que no le gusta demasiado el adjetivo, pero sí diré que es un profesional como la copa de un pino y un conferenciante impagable.

No basta con saber; hay que tener la capacidad de hacer trascender esos conocimientos a la audiencia, de una manera inteligible sin que eso signifique transitar por los atajos de la simplificación y esto es lo que hace Rafael Mesa, dueño además, de un magnífico sentido del humor que utiliza profusamente. Siguiendo una metodología muy eficaz definió el problema, explicó cuáles pueden ser las soluciones y adelantó cómo y por quién pueden aplicarse estas medidas salvadoras.

Esto no es una reseña de la conferencia, pretendo hablar de aquello que yo saqué en claro de las palabras de Rafael. En primer lugar explicó que el actual modelo turístico ha finalizado su ciclo, hay que cambiar de modelo porque tal y como estamos intentando captar a nuestros clientes no podemos competir.

Aclaró que el problema de Fuerteventura no es un problema de precio. No podemos competir con mercados cuyas ofertas son mucho más baratas, eso es cierto pero hay solución: la especialización. Fuerteventura no puede seguir siendo un destino “barato”, hay que poner en valor nuestra oferta, para que el cliente potencial esté dispuesto a pagar un plus, por disfrutar de ese valor añadido que ofertaría Fuerteventura si hiciéramos bien los deberes.

Habló de un tema que supone una paradoja, aceptada por cierto, con cierta mansedumbre, por la industria turística. Tenemos una industria, creamos un negocio, construimos las infraestructuras precisas, pero los clientes no son de los empresarios turísticos, son “propiedad” de los mayoristas del sector que mueven esa masa de clientes en el sentido que mejor conviene ¿al destino? no, al tour operador de turno.

La frase que define la situación se la he oído al amigo Rafael más de una vez, “no podemos seguir siendo los medianeros de nuestra finca”. Afirmó que habría que reducir el número de turistas en Canarias hasta los 6 o 6,5 millones, no importa que baje el volumen mientras seamos capaces de aumentar la rentabilidad de ese nuevo visitante.

¿Qué herramientas utilizar?, básicamente las nuevas tecnologías y los nuevos hábitos de consumo de los turistas en potencia. La figura del turismo independiente, surge con una fuerza inusitada, frente al tradicional visitante, cliente del mayorista. Hay millones de personas circulando por la red que buscan un lugar donde pasar unas vacaciones.

Internet es un arma de primera magnitud que nos permite estar en las pantallas de millones de consumidores en potencia y eso es precisamente lo que hay que hacer: Estar presente y hacerlo a través de herramientas lo más interactivas posibles. Es importantísimo que el visitante en potencia pueda interactuar con los empresarios turísticos de Fuerteventura.

La implantación del “low cost” nos libera de la dependencia de los vuelos charters, organizados por los mayoristas o las líneas regulares, víctimas de la rigidez que le imponen sus concesiones. Los empresarios de las líneas de bajo coste se moverán de acuerdo al interés que detecten en el mercado.

Hay que vender otro tipo de vacaciones, el fraccionamiento de las vacaciones es un hecho que debemos entender como positivo, hay utilizarlo para crear productos “a la medida”. Hay que tener muy presente la segmentación del producto, entendiendo por producto al visitante. No podemos vender a los nietos el mismo producto y de la misma manera que lo hicimos con sus abuelos.

Y la empresa, la industria turística, la Isla, debe ser capaz de crear expectativas a ese visitante en potencia que está explorando la oferta para elegir su destino. Crear expectativas y satisfacerlas claro está. A través de la sociedad 2.0 y otras herramientas debemos ser capaces de “cortejar” y seducir a nuestros clientes para después, satisfacer esas expectativas que hemos creado.

Sé que como lea esto mi amigo Rafael Mesa le va dar un soponcio, porque poco va a reconocer de su conferencia, pero ciertamente he querido que mis lectores tengan noticia de ella. Con Rafael comparto una afirmación que ustedes también, estoy seguro, harán suya: Los principales valores de Fuerteventura son el majorero, el clima y las playas, eso lo tenemos, ahora sólo hay que saber venderlo; ponerlo en valor tal y como dijo ayer.

Tenemos un futuro, seguimos siendo un destino excepcional, pero perderemos la pelea si seguimos insistiendo en vender algo tan hermoso como Fuerteventura, argumentando algo tan negativo como es eso de ¡¡Vengan, somos muy baratos!!

Espero que ayer, Rafael Mesa no predicara en el desierto.































4 comentarios:

  1. Estimado Miguel, dudo si mi conferencia alcanzó la brillantez de tu resumen. No sólo has captado perfectamente el contenido y el sentido de lo que transmití sino que además lo haces con una pluma envidiable. Como me oiste decir ayer Fuerteventura enamora, y muchas veces sin saber por qué, ahí fuera hay millones de personas faltos de amor y deseando compartir nuestra especial manera de decir te quiero. Si no somos capaces de convertir esto en una oportunidad mereceríamos ser la isla sin ventura.
    Un fuerte (ventura) abrazo !!!
    Rafael

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Rafael, si algún merito tiene mi escrito es el de recoger algo de lo mucho que nos explicaste. Te agradezco tu cariñoso comentario. Un abrazo.
    Espero que nos encontremos pronto y a ser posible, en casa de Pepe, en Tiscamanita para la segunda sesión de aquel espíritu de Tiscamanita que empieza a exigir su puesta en marcha, de nuevo.
    Reitero el abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy interesantes las reflexiones, el análisis del punto de partida, que permite llegar a la plasmación de unas ideas-soluciones de gran relevancia e interés...

    Ojalá pronto las mismas inunden las cabezas de quienes nos gobiernan, del sector empresarial y de la sociedad majorera al completo.

    Felicitaciones al conferenciante y al bloggero.

    ResponderEliminar
  4. Saludos Rafael, como siempre magistral en tus conferencias, la conferencia de Tiscamanita para los que asistimos nos fue muy fructifera, tenemos que porner en valor, el clima, las playas y la tranquilidad de Fuerteventura, lo demás viene solo, no podemos seguir apostando por el todo incluido, cuando Fuerteventura tiene condiciones para traer turismo de calidad, que no de cantidad, me uno a Miguel, hay que ir preparando el 2º encuentro Espiritu de Tiscamanita. saludos

    ResponderEliminar