martes, 14 de diciembre de 2010

A vueltas, de nuevo, con el Sáhara

Hace bien pocos días comentaba la noticia de que Marruecos, a través de su ministro de Exteriores pedía que se aplicaran nuevas metodologías en las conversaciones que iban a mantener con el Polisario en la ONU. Y en ese texto criticaba, por un lado el cinismo marroquí y por otro la traición que, a la causa saharaui, está llevando a cabo la política exterior española que, bajo la égida socialista, se ha tornado más pro marroquí que aquel Mohamed V que algunos recordamos.

En ese sentido señalar las propuestas que nuestro buen amigo Moratinos hacía en su tiempo a los USA, para aplicar un plan de autonomía en el Sáhara, tal y como se había hecho en España con Cataluña y los catalanes; a los que me imagino encantados con el paralelismo propuesto por el gobierno socialista al “imperio”. Propuestas por cierto de las que tenemos conocimiento a través de los de wikileaks, ¡que si no de qué!

Los saharauis además de sufrir la conducta de Marruecos, en un territorio que no es, ni ha sido nunca suyo; la traición española, la enemiga francesa y el olvido de la mayoría del mundo, cuentan con un problema añadido: El acuerdo económico entre la UE y Marruecos que lleva a esta Europa de los mercaderes a posicionarse de hoz y coz a favor de las tesis expansionistas marroquíes.

Para muestra un botón, hemos podido leer en la prensa que la UE pedirá al Rey de Marruecos que proteja la actividad de los defensores de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental, una petición que movería a risa si no diera vergüenza ajena. Estamos en buenas manos, los de la Unión piden serios y solemnes al zorro, que guarde las gallinas.

Hoy ya rematada la faena y tras “lamentar” Bruselas los sucesos ocurridos en el Sáhara, como si la brutal represión llevada a cabo por las fuerzas de seguridad marroquíes, apoyadas por su ejército, sólo existiera en la imaginación de algunos o se hubiera producido en una dimensión paralela a la nuestra, Trinidad Jiménez ministra de Asuntos Exteriores de nuestro gobierno manifiesta que “ningún suceso va a alterar la relación marroquí con la Unión” Eso para que quede bien claro quiénes son los valedores del teócrata marroquí, ante Bruselas.

Todo esto tiene un trasfondo económico, la UE ha firmado un acuerdo agrícola con Marruecos que satisface a ambas partes, exceptuando a los que aquí vivimos. Porque resulta que de este acuerdo, que vamos a analizar someramente ahora, todos se benefician, salvo los agricultores canarios a los que se les manda a la ruina.

La UE acepta aumentar el cupo de tomate marroquí, a cambio de poder exportar, conservas, lácteos y cereales a Marruecos. Un matrimonio de conveniencia, en el que la dote de la novia, la paga la agricultura canaria que queda lista de papeles y sin que nadie, ni el gobierno central ni el autonómico la defiendan.

Si una parte de la agricultura española, la canaria, resulta claramente perjudicada, cuál será el motivo por el que nuestra Trinidad Jiménez esté tan contenta. La respuesta no puede ser otra que, dado que la política exterior española está al servicio de Marruecos, la Trini ha conseguido un éxito muy importante. Lo que es bueno para Marruecos, parece ser, es muy bueno para el gobierno socialista; cabría recordar aquí la petición de Trinidad Jiménez a los miembros de la UE para que no se condenara a Marruecos por la violencia ejercida en El Aaiún.

Y en Canarias, los de CC mirando para los celajes. Se traiciona la causa saharaui y aquí se protesta pero con la sordina puesta, se cargan a los tomateros isleños y Paulino Rivero, encantado, con su nuevo papel de líder macaronésico, ni respira.

Estará ocupado viajando con Chaves, que para más INRI ha venido a contarnos que lo del Plan Canarias: Bueno ya saben ustedes que con esto de la crisis habíamos recortado y eliminado unas cuantas partidas, pero las que dejamos vivas van a tener que esperar un poquito, pero tranquilos que nosotros siempre cumplimos. Que esto es lo que ha dicho el tercer vicepresidente del gobierno y se ha quedado tan tranquilo…; y los nacionalistas también.

Donde queda lo del “pacto histórico” (ya con minúscula), donde está la influencia de CC que es socio preferente de ZP y sus chicos, lo han dicho no hace ni tres días. Traicionan a la causa saharaui por omisión del deber de socorro, y dejan que Marruecos, que impide el derecho que tienen los saharauis a la autodeterminación, sea beneficiado y defendido por el gobierno de Zapatero y enriquecido por la UE; mientras los canarios, que por lo visto somos los más tontos, pagamos la juerga UE-Marruecos.

Saben qué les digo, que si estos de CC defienden lo nuestro, yo soy arzobispo de Seo de Urgel. Si no me creen pregunten ustedes a los que se dedican al cultivo y exportación de nuestros tomates o a los del Polisario que están encantados con el apoyo “decidido y contundente” de sus otrora amigos de Coalición.

Mientras los de CC deben estar discutiendo a quién nombran Almirante de la Mar Canaria y claro no están para tonterías. Al Sáhara y a los saharauis, al tomate canario y a quiénes se ganan la vida con él, a los Derechos Humanos, al Plan Canarias y las promesas reiteradamente incumplidas, que los vayan peinando. Lo importante son las medidas electoralistas. Que, y ya lo he dicho más de una vez, con las cosas de comer no se juega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario