viernes, 25 de febrero de 2011

El Debate de la Nacionalidad, sin debate

A cada día que pasa entiendo mejor que los ciudadanos perciban a los políticos como un problema muy grave para España y los españoles. Se han publicado numerosas encuestas en ese sentido, lo que podría haberles aconsejado prudencia. Pero no, impertérritos siguen ocupados en asuntos que sólo son de su particular interés, con la consecuencia de que a cada día que pasa la brecha que separa a políticos y ciudadanos se hace más ancha y más profunda.

Todo esto viene a cuento porque lo del Debate del Estado de la Nacionalidad Canaria, en vez de un debate parlamentario serio, riguroso que se ocupe de los problemas de los canarios y sus soluciones, ha devenido en una especie de ajuste de cuentas entre las fuerzas parlamentarias , allí presentes.

El debate de este año ha batido récords negativos, y aquí no se escapa ninguno de los grupos representados en nuestro Parlamento. Pudimos intuir el talante con el que se afrontaba el debate, ante la decisión de PP y PSC-PSOE de tasarle el tiempo al Presidente Rivero. Cuando en un parlamento se recorta el uso de la palabra, mal asunto.

Se confirmaron nuestras sospechas, el debate sirvió más, para que socialistas y populares se tiraran los trastos a la cabeza, ante la regocijada sorpresa de los de CC, qué para conseguir que sepamos qué es lo que sucede en Canarias y sobre todo que piensan hacer las tres organizaciones políticas allí representadas para acabar con el paro, el fracaso escolar, los problemas de la sanidad pública, la renovación de la planta turística, la falta de infraestructuras, o la implementación de una Formación Profesional digna de ese nombre.

Paulino Rivero nos describió una Canarias espectacular que seguro sólo ve él y el que le escribe los discursos. Explicó, embargado por la emoción, lo bien que lo había hecho su gobierno, pero se olvidó de explicar cómo puede decir que aquí empieza a amanecer y que vamos a ser los primeros en salir de la crisis y sin embargo ser la comunidad con más paro de toda España. ¿Medidas, soluciones?, no de eso no dijo nada o casi nada.

Eso sí, como cada vez que se acercan las elecciones Rivero anunció, solemne, que en Bruselas están estudiando una ley de residencia para Canarias. Aunque lamentablemente tuvo que admitir que se tendría noticia del proyecto europeo a finales de mayo, así que los ciudadanos irán a las urnas sin ver el éxito de la política de Rivero.

Alguno creerá que si se restringe la entrada a Canarias de los ciudadanos europeos, seguro que esto va a ir como una seda. Lo malo va a ser, que al final en Europa se van a enterar que aquí hay gente que no los quiere y entonces igual los europeos, que son muy suyos, son capaces de dejar de venir a pasar sus vacaciones a las islas. Que así de grande puede llegar a ser su ingratitud.

A lo largo de su intervención Paulino Rivero tuvo un momento cumbre, extraordinario. Hizo una afirmación que lo traslada directamente del terreno de lo político al de lo taumatúrgico. De ser cierto lo que afirmó ante los diputados, estoy seguro que pasará a la historia como Paulino Rivero I el Taumaturgo. No sé yo si fueron los aplausos entusiastas de la bancada nacionalista o un impulso que lo asaltó por sorpresa, pero se le calentó el pico y afirmó que en el futuro se va a conseguir que haya más agentes de la policía canaria "sin aportación de recursos públicos" ¿?.

Con un par. Así, así… así se acaba con las crisis. En cuanto consiga que el experimento de los guanchanchas gratis total, se pueda aplicar a los médicos, maestros, asesores y algún que otro cuñado, primo o sobrino, esto va a ser Jauja. Este milagro nos va a colocar a la cabeza del desarrollo en Europa, no vamos a saber qué hacer con toda la pasta del superávit.

La cultura estuvo bien representada, y los ciudadanos agradecieron muchísimo que se les permitiera conocer los gustos literarios de José Manuel Soria, que explicó, está por la prosa realista, con trasfondo social y muy española de Benito Pérez Galdós, mientras que Paulino manifestó se inclinaba más por la poesía canaria y diz que regionalista de Nicolás Estévanez. El debate literario/político, ha calado profundamente en el alma de la sociedad canaria, que comenta animadamente las distintas sensibilidades de los literatos canarios.

¿Oiga? y además de lo de los guanchanchas, D. Benito y Estévanez a quiénes Dios guarde y que Paulino explicara que aprovechó la debilidad del gobierno de ZP para sacar ventaja, ¿no se hablaron de asuntos de verdadero interés? No sé ¿del REF por ejemplo? Pues lo que son las cosas, del REF nada de nada, parece que no hay prisa en aprobar su revisión. Sabrá usted que los políticos son muy suyos.

Cómo estará el asunto y el reconocimiento de la inutilidad del trámite en el que han convertido al Debate sobre la Nacionalidad, que CC, el grupo parlamentario que sustenta al gobierno, no presentó ninguna propuesta de resolución para ser votada. Relajados, los nacionalistas explicaron que no tenía sentido instar nada a un gobierno, al que le quedan sólo tres meses de gestión y con un relevo tan próximo. De lo que se deduce que CC entiende y aprueba que Paulino Rivero y los suyos, estos próximos tres meses se dedicarán en cuerpo y alma a trabajos electorales, a lo suyo para que quede claro. ¿Oiga y el gobierno de la autonomía y el servicio al interés general? Pues ya ve usted, el interés general que espere a que pase mayo y a los ciudadanos, mientras, que los vayan peinando.

Me he quedado con la duda si agradecer la brutal sinceridad de los portavoces nacionalistas o lamentarme del cinismo descomunal que supone tal afirmación. ¿Y no se hablaron de más asuntos? Sí, hablaron mucho desde luego, pero sobre todo de sus cosas.

Así que debate, lo que se dice debate, siento decirlo, pero más bien no, para que vamos a engañarnos.



























No hay comentarios:

Publicar un comentario