martes, 15 de febrero de 2011

El gobierno se lleva por delante el Pacto de Toledo

Reunión del Pacto de Toledo

Desgraciadamente, no pasa día sin que las pensiones tengan que estar en la primera plana de esta desgraciada realidad que nos ha tocado vivir. Primero fue la congelación de las pensiones, tras el recorte, vino el retraso en la edad de la jubilación, el aumento de años de cotización para poder cobrar la pensión máxima y la disminución en el importe de la misma, al aumentar el período de cálculo de los últimos quince años cotizados a veinticinco. Por lo tanto y por resumir, tendremos que trabajar más años, cotizaremos más dinero y cobraremos más tarde y menos que en la actualidad.

Pero mientras los ciudadanos se preocupan al ver como disminuyen sus futuros ingresos, el gobierno socialista al que le aprieta el zapato de las elecciones autonómicas, ha decidido retirar de la caja de la Seguridad Social, la caja de la que se extrae el dinero para las pensiones contributivas, 5.300 millones de euros.

¿Y para qué quiere ese dinero?, pues para sufragar las prestaciones por jubilación, incapacidad, viudedad u orfandad de aquellos que no han cotizado el mínimo establecido. ¿Oiga y no está para eso la caja de la Seguridad Social?, pues no. El Pacto de Toledo recomendaba, ya en el año 1995, separar la procedencia de los fondos que financian el sistema de la Seguridad Social. De tal manera que las cotizaciones de los trabajadores se destinaran únicamente a pagar las prestaciones contributivas, por aclarar, las que corresponden a los que han cotizado el plazo establecido como para costearse una pensión.

Y el resto de las prestaciones, aquellas que reciben los que no han cotizado el tiempo mínimo para cobrarlas, deberían financiarse a través de los impuestos. Creo que está claro, el dinero de los que cotizan debe ir destinado sólo a cubrir las pensiones contributivas. El resto de prestaciones que se conceden de acuerdo al sentido de solidaridad que debe presidir la actuación de una sociedad moderna, deben salir -como todo- del bolsillo de los ciudadanos, pero vía impuestos.

Hablaba unas líneas más arriba de la elecciones autonómicas, y no es que las haya metido con calzador en este escrito, su presencia tiene una explicación muy clara, dolorosa, inaceptable, mezquina, sí, pero muy clara. Vamos a ver, el mayor número de este tipo de prestaciones, está acumulado en tres Comunidades: Extremadura, Andalucía y Castilla – La Mancha. No creo que haga falta subrayar que en las tres comunidades, gobiernan los socialistas, desde los tiempos de Colón. Tampoco creo sea necesario hacer demasiado hincapié en que precisamente en esas comunidades, las encuestas advierten a los del PSOE, unos resultados más negros que una noche de luna nueva, por lo tanto al interés electoral socialista le resulta imperativo mantener esos subsidios.

Todos sabemos que no hay dinero, ni siquiera para pagar el importe de esas prestaciones que se nutren de lo que eufemísticamente hablando se conocen como “complementos mínimos”, por lo tanto Zapatero se encontraba ante una disyuntiva imposible, o recortaba drásticamente las pensiones a los más desfavorecidos o volvía a subir los impuestos.

Ya he dicho que la disyuntiva resultaba imposible para las expectativas electorales del PSOE. Imposible recortar las prestaciones mínimas, que además son muy abundantes en Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura, sin exponerse a un descalabro electoral en tres regiones muy sensibles para los socialistas e imposible volver a subir los impuestos y exponerse al cabreo generalizado y monumental de la totalidad de los ciudadanos que ven como se les atraca a diario, mientras sindicatos y partidos políticos se reparten cientos de millones de euros.

¿Disyuntiva imposible?, pues a grandes males, grandes remedios, compañero, que los hombres están para las ocasiones. Le metemos mano a la caja de la Seguridad Social, sacamos 5.284,65 millones de euros que es lo que nos hace falta para cubrir las pensiones no contributivas y a las pensiones de los trabajadores que las vayan peinando. ¿Y los trabajadores? a los trabajadores, ya puestos, también. ¿No será una imprudencia? Lo que sería una imprudencia es arriesgarnos a perder las elecciones en Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha, amigo mío, que ya sabes que la política es el arte de lo posible, o al menos eso dice el jefe. ¿Qué jefe? Oye vamos a dejar el tema que no quiero meterme en líos.

Mira, si arrecian las críticas, nos agarramos al rollito solidario y si la cosa se pone muy chunga, les contamos a todos que la derecha pretende dejar sin pensiones a los más desfavorecidos. ¿Y eso no está muy visto?, no hombre, para esto está la prensa amiga, que buen dinero nos cuesta, estos venden la moto y los ciudadanos ni se coscan.

Eso es lo que ha pasado, el gobierno sigue vaciando la caja de lo cotizado por los trabajadores, para favorecerse electoralmente; todo un ejemplo de política social, de izquierda y progresista.

Sé que habrá lectores a los que moleste el comentario, pero que hagan una reflexión, el dinero que se utiliza con una intención claramente electoralista, a lo peor es el que debe pagar su pensión. Cuando llegue ese momento y le digan se siente, entonces es cuando se van a enfrentar a una situación pésima.

Cuidadito con la caja de la Seguridad Social. Con las cosas de comer no se juega, bueno, el gobierno socialista sí lo hace y así nos luce el pelo.

2 comentarios:

  1. solidaridad.

    (De solidario).

    1. f. Adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros.

    2. f. Der. Modo de derecho u obligación in sólidum.

    ResponderEliminar
  2. El Gobiernos socialista mejor llamados !!SOCIOS LISTO!! llevan a España ala ruina total!! !SEÑORES NOS HAN VENDIDO A CHINA !!! Que más podemos esperar

    ResponderEliminar