miércoles, 23 de febrero de 2011

No hay peor ciego que el que no quiere ver


De aquí salió el informe

Ayer hablaba aquí, del contenido de un documento filtrado al periódico El Mundo, filtración producida por los mismos que en su día firmaron el citado documento. El 26 de mayo de 2006 los componentes de la Inspección del Banco de España, dirigían una carta a la jefa de gabinete del Vicepresidente económico del gobierno de Zapatero, Sr. Solbes, a la que se adjuntaba un informe dirigido al propio ministro. En ese documento se le explicaba la situación real de la banca y del mercado inmobiliario en España y advertían de la gravedad de la situación, a la vez que informaban al responsable económico de que, si no se tomaban las medidas que proponían, los españoles podrían terminar pagando los “errores” cometidos por los gestores de la banca.

Resulta muy duro enterarnos de que Solbes, ministro de la “cosa” económica, conocía de boca de expertos, que la situación era difícil y que urgía aplicar medidas correctoras y que sin embargo nada se hiciera y además se negara la realidad, hasta que nos cogió el toro a todos, tal y como se advertía en el mencionado informe.

Por tanto quedaba demostrado que mentía el gobierno socialista cuando sostenía que la crisis era un fenómeno que había sorprendido a todos, y al que nadie pudo vislumbrar a tiempo. Mentira demostrada y mentiras puestas al descubierto, falsedades a las que se aferraron los socialistas hasta el lunes pasado. Era mentira que no supieran lo que se nos venía encima y nos mintieron a todos, negando la crisis para después escudarse en la crisis internacional.

Comprendo que cueste creer una barbaridad semejante, pero el documento apareció reproducido en las páginas de El Mundo correspondiente al lunes 21 del presente mes. Por tanto su existencia está probada de manera fehaciente, y por abundar, cualquiera que quiera puede leer las declaraciones de los que en su día confeccionaron el informe y que ahora ha sido filtrado, para castigar la actuación del Gobernador del Banco de España, que siendo teóricamente independiente, es nombrado por el gobierno y a los ojos de los componentes de la Inspección, cortocircuita ahora, como entonces, sus informes y propuestas.

El Gobernador no ha querido hacer comentarios sobre la filtración, escudándose en que él no habla de historia, el gobierno ha dado, hoy como ayer, la callada por respuesta y ha lanzado a los miembros profesionales y a los voluntarios de su sección de Agitprop a que en foros y redes sociales, pongan en duda la existencia de ese documento, calificando lo que en él se expresa como un rumor de carácter interesado y electoralista, que sólo persigue desacreditar al gobierno.

Tanto la inhibición del actual Gobernador del Banco de España, como el estruendoso silencio del gobierno y PSOE, más la presentación pública del documento y las declaraciones de los responsables de su redacción entonces, y de su filtración ahora, acredita que Zapatero y su gobierno prefirieron engañar a los ciudadanos, mientras los bancos se hinchaban a ganar dinero gracias a una política crediticia y financiera suicida, y ahora, que se ha cumplido por desgracia lo advertido, utilizan el dinero de todos los españoles para sanear a esa banca que nos esquilmó. Si a esta figura no le es de aplicación el viejo dicho de “tras cornudos apaleados”, que baje Dios y lo vea.

Pero ya digo que las terminales socialistas en foros y redes sociales han, en unos casos negado la existencia del documento y en otros han puesto en duda su existencia, ¡todo vale por lo visto! La visita a esas páginas me ha dejado estupefacto. En ellas he podido leer, además de lo que hace referencia al asunto que nos ocupa y que les he contado, una serie de mensajes que me han sorprendido y, por qué no decirlo, me han asqueado profundamente.

Los mensajes se referían al problema de salud de Esperanza Aguirre. Por una parte estaban los que mostraban su desagrado por la “suerte” que había tenido Esperanza Aguirre a la que le había venido a visitar el cáncer, con lo que eso representaba de positivo para sus intereses electorales, y los más “decididos”, daban la noticia de que Esperanza Aguirre no tenía cáncer, solo un “bulto de grasa” y que estaba engañando a los ciudadanos para conseguir más votos. Podrían haber añadido que lo que se le estaba practicando, en realidad, era una operación de cirugía estética.

Puedo llegar a comprender que se niegue lo evidente: El informe de la Inspección del Banco de España; tienen buenos maestros en ZP y sus coleguillas, que llevan desde el 2006 haciendo lo mismo y ya se sabe que todo se pega menos lo de la hermosura. Pero lo de Esperanza Aguirre me parece de una miseria moral tan espectacular que no entiendo como se le puede ocurrir a alguien pensar en ese tipo de maniobra y sobre todo expresarlo.

Creo que ha llegado el momento que todos, hagamos una reflexión sobre la verdad y la mentira y que tengamos siempre presente que el fin no justifica los medios, por muy de izquierdas que sea uno. Para mentir no hay bula, ni aunque uno sea primo de Carlos Marx.



No hay comentarios:

Publicar un comentario