miércoles, 2 de febrero de 2011

Las preocupaciones socialistas de Claudina Morales

Hace unos días que José Miguel Pérez, Secretario General de los socialistas canarios trae a Claudina Morales por la calle de la amargura. Don José Miguel, que por lo visto, ha decidido ocupar las primeras de los periódicos, al coste que haga falta, se ha descolgado con unas declaraciones que han dejado a Claudina Morales y al resto de los de CC molestos, inquietos y estupefactos.

Primero fue lo de las prospecciones petrolíferas en aguas canarias y la contundente defensa que hizo el candidato socialista a la Presidencia del gobierno canario, de las mismas. Explicó que estaba a favor de las prospecciones, teniendo en cuenta la potencial riqueza que parece existe en las aguas que circundan al archipiélago y las medidas que garantizan la seguridad de las operaciones a realizar, tengan finalidad prospectiva o extractiva.

A Claudina y al resto de la panda nacionalista, las declaraciones de Pérez, los cogió con al paso cambiado. De hecho la reacción más inmediata de Claudina me pareció casi infantil. Le pidió a José Miguel Pérez que aclarara si su postura, favorable a las prospecciones petrolíferas en las Islas, lo era título “individual” o es la que mantiene el Partido Socialista en Canarias. Y no añadió, lo de eso me lo dice usted en la calle, pero la nota destilaba el terrible mosqueo nacionalista.

Preguntarle a un Secretario General, es decir al jefe de un partido, si sus declaraciones las hace a título individual, indica a las claras la confusión mental en la que se produjo la petición aclaratoria. En Canarias al menos, cuando un Presidente o Sc. General habla, lo hace en representación de su partido, esto lo saben hasta los niños de teta en este archipiélago. Concurre una circunstancia atenuante en la actuación de Claudina Morales, probablemente ella no tenga ni la mitad de autoridad en CC, organización que preside, que sus homólogos en el PP o el PSOE y por tanto entiende que ella puede hablar a título individual, aunque sea Presidenta de CC; no se me ocurre otra explicación.

Pero no alcanzo a comprender el mosqueo de CC con este asunto. De ser verdad todo lo que han explicado sobre la celebérrima Ley del Mar Canario, aquí no hay quién le pueda meter mano al mar. Entonces ¿a qué viene el pataleo? Y ya puestos a hablar de cuestiones marítimas, para cuando se esperan esa lluvia de millones de euros que nos van a pagar por la superficie marítima que ahora, en contra de la legislación internacional, los de CC reputan como territorio canario.

Lo digo porque a lo peor Claudina, que con lo del doblete electoral igual está muy liada, no se ha enterado que nos hacen falta todas aquellas inversiones, prebendas y regalías que nos iba a mandar ZP para este rincón del Atlántico. Y las necesitamos para ayer, no para el 2015, que a lo mejor para entonces muchos, sino todos, calvos políticamente hablando.

Pero no contento con el disgusto que les ha dado con lo del petróleo, que ha obligado a la maquinaria nacionalista a poner en marcha, lo del expolio de las riquezas canarias, el abuso de la metrópoli, el repugnante discurso desarrollista, la defensa de una Canarias sostenible y un largo etcétera de argumentos vacíos de contenido, sabidos y agotados, digo que no contento Don José Miguel con esto, se lanzó a dar titulares y a las pocas horas de las prospecciones salió a los medios y anunció su política de pactos.

Y dijo que estaba dispuesto a pactar, aunque tuviera que ceder la presidencia del gobierno. Sonrisas nacionalistas: Ya los tenemos compañeros, están locos por tocar poder. Ahora se va a enterar Soria de lo que vale un peine, me río yo de los peces de colores y de las encuestas. Asunto solucionado.

Pero reza un dicho que la alegría, dura muy poco en casa del pobre, y en este caso así fue, porque D. José Miguel Pérez ya puesto a removerles el alma a los de CC, afirmó que su deseo de pacto incluía a los del PP, y no faltó quién recordara que ese pacto fue posible en un tiempo lejano y que fue promovido por Jerónimo Saavedra y José Miguel Bravo de Laguna. Y fue recordar aquel proyecto y la sangre se les heló en las venas a los de Coalición y enmudecieron las chácaras y el tambor.

De golpe, todo el mundo recordó la “resurrección” política de Bravo de Laguna y muchos entendieron la profundidad de la maniobra. Entre los nacionalistas, se acabó la tranquilidad que disfrutaban. Con Soria nadie quería pactar, pero…. ¿pasaría lo mismo con un PP presidido, aunque fuera interinamente, por José Miguel Bravo de Laguna? Una posibilidad que puede cerrar las puertas del gobierno a los nacionalistas, a la vez que abriría las del PP, para que Soria se vaya a hacer los madriles; mientras que en sentido contrario, las cruzarían muchos de los hijos pródigos peperos, a los que las huestes sorianas han puesto en la calle y que volverían a casa, al amparo de la figura de Bravo de Laguna, aunque no sea Navidad.

No me extraña la inquietud de Claudina y su gente.

























No hay comentarios:

Publicar un comentario