jueves, 17 de febrero de 2011

A vueltas con los 92,82 euros, hoy CC, el PSOE y el PP

Decíamos ayer, y que me perdone la paráfrasis Fray Luis de León, que dar la callada por respuesta, ante las acusaciones vertidas en un medio digital, en las que se acusaba a Águeda Montelongo y al Gerente del Patronato de Turismo de utilizar dinero público, dedicado a la promoción de la Isla, para pagar gastos del Partido Popular de Fuerteventura, daba mucho que pensar.

Todos o casi todos de ustedes tendrán en mente el viejo dicho que afirma que quién calla, otorga y este es –precisamente- el caso. Hasta el momento en que estoy escribiendo estás líneas, no tengo noticia de que Aguedita Montelongo haya llevado a cabo un desmentido sobre esos pagos supuestamente “irregulares” y consecuentemente haya interpuesto la correspondiente querella contra el medio que la acusa. Por tanto insisto, en que tardan en llegar las explicaciones y eso significa, que son difíciles o muy difíciles de dar.

Ayer escribí sobre este asunto, no faltaron los que me manifestaran su extrañeza o incluso su reproche ante mi supuesta lenidad en el tratamiento del tema. Donde algunos veían blandura yo aplicaba prudencia y respeto. Respeto que debemos todos, al mandato constitucional que consagra el derecho a la presunción de inocencia y el que se le debe a las Instituciones.

Pero hoy, también con toda la prudencia del mundo, quiero expresar mi preocupación por la parálisis que, parece, afecta, a D. Mario Cabrera que como Presidente de la Institución atañida por las acusaciones, debiera ser el más interesado en aclarar lo que realmente ha sucedido; pues a nadie se le oculta que siendo el que ostenta la presidencia, también es el máximo responsable de todo lo que suceda en el Cabildo.

Veamos, hace unos días se le advertía públicamente a Águeda Montelongo, en el Parlamento y también desde el Cabildo que “no se podía estar a la vez en la oposición y en el gobierno” haciendo referencia a la errática política de Montelongo, que cuando le parece se enfrenta a sus aliados. Parece que no siendo de utilidad la vía de las palabras, alguien ha decidido pasar a la de los hechos. La documentación referente al pago que nos ocupa y que se ha filtrado al medio de comunicación, no puede haber salido más que del Cabildo Insular de Fuerteventura.

Aguedita y su gerente, parece ignoraban que en la institución no se puede mover un papel sin que Mario Cabrera lo sepa. Y digo que ignoraban, pues de ser así, ahora ya saben que se equivocaban. La documentación sólo ha podido llegar al medio que lo utiliza como soporte para su denuncia -por cierto un buen trabajo periodístico- por muy poquitas vías, no voy a ser yo quien las defina, están tan claras que no necesitan demasiada aclaración.

La vía puede haber sido la directa: “Yo tengo la documentación y se la mando al periódico, y se va a enterar esta de lo que vale un peine”. O la indirecta: “Cómo el periodista igual no se fía si la filtración viene de mis manos, voy a utilizar a alguien que le sea ideológicamente cercano y así aceptará, más tranquilamente la documentación”.

Este asunto tiene dos vertientes, por una parte la corruptela que se denuncia, inaceptable de todo punto de ser cierta y otra, la utilización de la información, no en pos de la limpieza en el Cabildo, sino como arma para obtener ventaja política. Llueve sobre mojado decía ayer y reitero mi afirmación. Guillermo Concepción denuncia públicamente que Águeda Montelongo contrata con dinero público a una agencia, para que ésta, en agradecimiento a las graciosas concesiones, financie la remodelación de las sedes del PP en Fuerteventura.

¡Ahí queda eso!, Lo sorprendente es que el asunto desaparece, no hay reacción oficial, Aguedita da la callada por respuesta y Mario Cabrera, Presidente del Cabildo, no desmiente a su Vicepresidente, ni abre una investigación pública para averiguar qué hay de verdad en las acusaciones de Concepción. De lo que es fácil deducir que a Mario Cabrera y a los de CC les importa poco gobernar con unos, presuntos corruptos, siempre y cuando éstos sean obedientes a sus deseos.

Mal está la corrupción, hay que acabar con ella y con los que la practican pero no podemos permitir que el Presidente del gobierno insular se convierta en cómplice de una situación así, aunque sea por omisión.

Y ahora, lo de la factura del coche de alquiler, pagada con dinero público tampoco va a merecer la atención de D. Mario Cabrera, ¿no va pedir públicamente una explicación a su Consejera, ni abrirá una comisión de investigación que aclare los pagos, puestos en cuestión, de ese Patronato de Turismo?

Parece que lo único que se busca es conseguir ventaja política, no erradicar la corrupción si ésta se ha producido. Como decía el tango, silencio en la noche, pero también silencio durante el día, silencio nacionalista y para finalizar un clamoroso silencio, perdonarán ustedes el oxímoron, clamoroso silencio, repito, de la oposición. ¿Nada tiene que decir el PSOE, nada el PP, nada CC? Sorprendente y por qué no decirlo sospechoso, muy sospechoso. Existe una denuncia clara, concisa y concreta, apoyada en documentación fehaciente; este desagradable asunto debe aclararse al precio que sea. Esto no puede quedar en una pelea entre politicuchos, con el objetivo de sacar ventaja partidista o electoral, mientras el interés general queda en el olvido y la honradez del Cabildo Insular, como institución, en entredicho.

Me encantan los tangos, pero la oscuridad de la presunta corrupción debe aclararse. Hágase la luz, ah y de paso convóquese a los taquígrafos, hora es, de hacer una limpieza a fondo, en nuestro Cabildo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario