jueves, 17 de julio de 2014

España significa libertad

Parte de los impulsores de la plataforma "Libres e Iguales"
Por fin alguien ha decidido tomar una iniciativa que da voz a todos aquellos que no estamos de acuerdo con muchas de las cosas que suceden en esta España de nuestros pecados - el que sea cofrade que coja su vela - y que tienen que ver con la unidad de la nación española, en la que hemos creado una sociedad en la que muchos de sus ciudadanos aplican un paradigma que reza “No es justo lo que no es de mi gusto “ y así nos luce el pelo a los demás.

De la mano de esa filosofía irresponsable hemos alcanzado límites intolerables. Una cuestión tan básica y a la vez que fundamental como la existencia de España como nación se pone en duda desde las instancias más sorprendentes. Baste recordar cómo un presidente de gobierno - del PSOE tenía que ser - declaró que la nación española era un concepto discutido y discutible y se quedó tan tranquilo. No lo dijo un mindundi con barretina o chapela que pasaba por allí, no, lo dijo un mindundi que era Presidente del Gobierno del Reino de España.

Entre la izquierda de este país, antiespañola hasta el tuétano y el empuje de los distintos nacionalismos en repugnante contubernio con parte de la derecha, que atemorizada, no se atreve a aplicar los resortes legales que tiene en su mano para la defensa del Estado y que ignora gravemente la obligación que tiene de cumplir y hacer cumplir la ley, se nos ha ido conduciendo a una situación que anuncia problemas muy importantes.

Hemos llegado a un estado de cosas tan desolador que ha resultado imperativo crear una plataforma y me refiero concretamente a “Libres e iguales”, que tiene que pedir que se cumplan cuestiones tan primarias, tan básicas, tan de sentido común, que da vergüenza hacerlo, de tal manera que la citada plataforma requiere en su Manifiesto Fundacional: “Reclamamos al Estado que aplique toda la ley y advierta con claridad de las consecuencias de violarla. Ninguna infracción legal debe quedar impune y ninguna sentencia puede ser desacatada”.

Se ha subvertido de tal manera la realidad que basta pedir que se aplique la ley, para que se nos tache al que lo hace de ser un facha reaccionario y peligroso para la convivencia. Aunque lo que es para nota alta es lo que se sostiene desde la izquierda antiespañola y los secesionistas que afirman que España como nación sufre de un problema político que se llama Constitución. Los que todos los días se saltan la Constitución han decidido que el problema no es su conducta sino la existencia de una Constitución y un cuerpo legal que señala como ilegales sus conductas.

El problema como señala “Libres e iguales” no es la Constitución, el problema está en los nacionalismos y  a ellos cabe añadir a sus cómplices, colaboradores y todos aquellos que ceden ante la presión existente. Aceptamos con una naturalidad sorprendente, mentiras tan flagrantes cómo la del “derecho de los territorios”. Los sujetos de derecho son las personas, ya sean físicas o jurídicas y no los territorios, el problema “identitario” argumento tan utilizado por los nacionalismos, ignora que por encima de la identidad está el concepto de ciudadanía, porque España desde los tiempos de la Constitución de Cádiz es una nación de ciudadanos, no un conjunto de identidades.

Es por eso que la Constitución no es el problema, por el contrario es la norma fundamental que debe guiar  a todos los españoles, puede ser que necesite de una serie de reformas, pero desde luego ninguna que menoscabe la soberanía nacional que reside en el pueblo español y no en una parte de él, como algunos pretenden.

Que Cayetana Álvarez de Toledo, una de las principales impulsoras de la plataforma, manifieste que "España es un gran proyecto de libertad. Con el referente histórico de Cádiz, España significa ciudadanía y España significa libertad", me dice bien a las claras cuál es mi lugar. Mi apoyo está con “Libres e iguales” una plataforma dirigida de manera muy principal a los ciudadanos que creemos en España como nación única e indivisible. Es por ello muy importante que los ciudadanos dejemos ser espectadores de lo que está ocurriendo y unamos nuestras voces a la de la citada plataforma, no podemos permanecer por más tiempo callados, me parece que una forma de defender la unidad de España pasa por adherirse al Manifiesto de "Libres e Iguales".

Es tan importante el nacimiento del proyecto que tras el "parto", inmediatamente se han producido dos sucesos que señalan claramente la trascendencia que se da desde el “otro lado” a esta iniciativa. En primer lugar la página  de internet que publica el Manifiesto ha sufrido un ataque informático con la finalidad de evitar las adhesiones al mismo. Seguro que algún malnacido, que debe creer que progresista, solidario y demás mandanga, ha hecho lo imposible para que los ciudadanos que queramos de manera libérrima apoyar al Manifiesto, no lo podamos hacer. Ese es su amor por la libertad.

En segundo lugar, la izquierda amante del federalismo asimétrico, ese oscuro invento socialista, se ha apresurado a crear otra plataforma en la que se reclama el modelo federalista que propugnan al alimón con los nacionalistas. Todos deberíamos repasar la ejecutoria de la I República española que fue federal, como ustedes saben; repasen los datos y asómbrense de lo que fue capaz de hacer de España el federalismo y ojo que ese no era asimétrico como el que proponen hoy los republicanos “modernos”, que no creo que se le oculte a nadie que cuando se plantea la asimetría se está negando en ese mismo momento la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, que es derecho que nos asiste a todos.

Creo que las dos cuestiones nos dicen claramente que la izquierda y los secesionistas no quieren ni ver a “Libres e iguales”. No sé si a ustedes les sucede lo mismo que a mí, pero normalmente si una cosa no le gusta a la zurda o a los nacionalistas, estoy seguro que es buena. Recojo el último párrafo del Manifiesto, que creo les animará a la lectura completa del texto, dice así:
“Les pedimos ( a los ciudadanos) que trabajen organizadamente por la deslegitimación intelectual y política del nacionalismo y que se movilicen con nosotros en defensa de la comunidad de libres e iguales que es responsable de la época más justa y fértil de la historia de España.

Aquí les dejo el texto del Manifiesto, léanlo, les va a gustar.


MANIFIESTO DE LOS LIBRES E IGUALES


España vive un momento crítico.

El secesionismo catalán pretende romper la convivencia entre los españoles y destruir su más valioso patrimonio: la condición de ciudadanos libres e iguales. El nacionalismo antepone la identidad a la ciudadanía, los derechos míticos de un territorio a los derechos fundamentales de las personas, el egoísmo a la solidaridad. Desprecia el pluralismo social y político, y cuando trata de establecer fronteras interiores arrincona como extranjeros en su propio país a un abrumador número de ciudadanos.

El secesionismo catalán se hermana con el populismo antieuropeo y promueve la derrota de la democracia española. Evitar esa derrota es responsabilidad de todos y la primera obligación de los partidos políticos.

Hasta ahora el desafío secesionista no ha recibido la respuesta que merece. España es hoy un Estado a la defensiva y en sus élites prevalecen el tacticismo y la resignación. No existe un auténtico debate público sobre el fondo gravemente reaccionario del nacionalismo ni sobre las consecuencias de su proyecto para la libertad, la igualdad y la seguridad de los ciudadanos. En cambio proliferan maniobras opacas para ofrecer nuevos privilegios al nacionalismo a costa de la soberanía de los españoles.

En estas circunstancias, los abajofirmantes, ciudadanos radicalmente comprometidos con los principios constitucionales de la libertad y la igualdad, entendemos que es imprescindible abrir un debate público que informe y comprometa al conjunto de los españoles. Nosotros asumimos la responsabilidad y pasamos a la acción.

Reclamamos al Estado que aplique toda la ley y advierta con claridad de las consecuencias de violarla. Ninguna infracción debe quedar impune y ninguna sentencia puede ser desacatada.

Pedimos a los partidos políticos que se identifican con los principios de libertad, igualdad, justicia y solidaridad que demuestren su compromiso con hechos. El Partido Popular, el Partido Socialista, Unión Progreso y Democracia, Ciudadanos, y cuantas formaciones quieran preservar las bases de nuestra convivencia democrática, deben:

1. Reivindicar la Constitución como consigna de ciudadanía y convivencia, sin renunciar a las reformas cíclicas que permitan que España sea una nación cada vez más integradora y de mayor calidad democrática.

2. Rechazar cualquier negociación que con el pretexto de evitar el conflicto que plantea el secesionismo catalán limite la soberanía del conjunto de los ciudadanos y el ejercicio de sus derechos.

3. Alcanzar un pacto público, solemne y conciso que establezca un compromiso transversal de unidad de acción frente al secesionismo y garantice la decisión de someter al referendo común cualquier alteración de las bases constitucionales.

Finalmente, nos dirigimos a todos los ciudadanos españoles.

Les pedimos que trabajen organizadamente por la deslegitimación intelectual y política del nacionalismo y que se movilicen con nosotros en defensa de la comunidad de libres e iguales que es responsable de la época más justa y fértil de la historia de España.

En Madrid, a 15 de julio de 2014



PRIMEROS FIRMANTES


Cayetana Álvarez de Toledo, historiadora • Ramón Arcusa, músico • Eduardo Arroyo, pintor • Aurelio Arteta, filósofo • Isabel Azcárate, abogada • Félix de Azúa, escritor • Carlos Belmonte, neurocientífico •  Isabel Benjumea, empresaria • Roberto Blanco Valdés, jurista • Albert Boadella, dramaturgo • Juan Bonilla, escritor • Jorge Bustos, periodista • Dolors Caminal, pintora • Jacobo Elosua, economista • Arcadi Espada, periodista • Carlos Falcó, empresario • José María Fidalgo, médico • Alfonso Galindo, filósofo • José Luis Garci, cineasta • Ricardo García Cárcel, historiador • Pedro García Montalvo, escritor • Daniel Gascón, escritor • David Gistau, periodista • Ramón González Ferriz, ensayista • Andrés González López, economista • Santiago González, periodista • Carlos Herrera, periodista • Felipe Hernández Cava, guionista •  Carmen Iglesias, historiadora • Federico Jiménez Losantos, periodista • Jon Juaristi, escritor • Carmen Ladrón de Guevara, abogada • José María Larrea, empresario • Joaquín Leguina, economista • Teodoro León Gross, filósofo y periodista • Abelardo Linares, poeta y editor • José María Martín Patino, sacerdote • Jorge Martínez Reverte, escritor • Rocío Orsi Portalo, filósofa • Félix Ovejero, economista • Ángeles Pedraza, presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo • Xavier Pericay, escritor • Miguel Ángel Quintana Paz, filósofo • Nicolás Redondo Terreros, jurista • Javier Reverte, escritor • Ramón Rodríguez, filósofo • Javier Rupérez, diplomático • Óscar Sánchez Alonso, periodista • Fernando Sánchez Dragó, escritor • Eloy Sánchez Rosillo, poeta • Fernando Santiago, periodista • Fernando Savater, filósofo • Felipe Serrano, economista • Juan José Solozábal, jurista • Adolfo Suárez Illana, abogado • Hermann Tertsch, periodista • Gabriel Tortella, historiador y economista • Andrés Trapiello, escritor • Enrique Ujaldón, filósofo • Mario Vargas Llosa, escritor.


 El enlace a la página de "Libres e iguales" es el que sigue, úsenlo:  

http://www.libreseiguales.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario