sábado, 12 de julio de 2014

No hay que dar de comer a la fiera


Les supongo a todos ustedes preocupados por el problema suscitado en Gaza entre Israel y Hamas que no hace otra cosa que poner de relieve algo que deberíamos tener todos muy presente. No es prudente alimentar a la fiera que convive con nosotros. Parece que muchos de los que están en política piensan que resulta más cómodo, en lugar de hacer frente a los problemas de difícil solución, dar tiempo al tiempo y en todo caso “ceder” algo, ante quiénes reivindican la solución a ese problema y así calmarlos.

El tonto de turno alimenta a la fiera, eso sí con dinero público y engrasa la voluntad de los reclamantes para que guarden silencio y no se da cuenta que con ese dinero y con las cesiones correspondientes la fiera crece. El badulaque está convencido que en tanto lo tenga harto de comer el bicho permanecerá manso y silente,  no se da cuenta que lo que le da, ayuda al crecimiento de la alimaña y de su apetito. Indefectiblemente llega el momento en que no se le puede dar más a la fiera y entonces ¡oh maravilla! el problema ha crecido tanto que es de imposible o muy difícil solución.

Así están Simon Peres por un lado y por el otro Mahmud Abas, que les guste o no, ante el problema creado por una serie de asesinatos repugnantes, se encuentran en manos de sus radicales a los que alimentaron a base de pactos y a los que ahora no pueden hacer frente. ¿Qué eso es una simplificación? Pues claro que lo es, esto no es un tratado de doce tomos sobre las crisis entre israelitas y palestinos, será una simplificación, pero define perfectamente lo que hay.

Simón Peres se ve forzado a tomar el camino de la guerra, ante la actitud del ala más a la derecha de su gobierno. Su problema se llama Avigdor Lieberman, líder del Israel Beitenu, que tachó de pasteleo las conversaciones con los palestinos y rompió la alianza electoral con el partido de Netanyahu. En la misma tesitura se halla Mahmud Abas, presionado por los líderes de las Brigadas Azedim al Kasam y por las promesas hechas a Al Fatah para llegar a un gobierno de reconciliación nacional. Está muy claro que ambos dirigentes, ante su debilidad han decidido dar de comer una vez más a sus fieras particulares, lo que no soluciona nada ni a israelitas ni a palestinos y sólo sirve para ponerle un parche a la aspiración de ambos por conservar el poder.

Sin embargo tengo que hacer una reflexión sobre los dos países. Mientras Israel, persigue, detiene y pone a disposición judicial a los asesinos del pobre adolescente palestino muerto a manos de seis radicales judíos, los de Hamas han hecho todo lo posible por ocultar a los que secuestraron y asesinaron a tres adolescentes hebreos. Esa es una diferencia fundamental, que retorcerá las tripas a tanto zurdo progresista que, lo que son las cosas, hoy son pro palestinos. Anteayer, en los tiempos de Franco, oficialmente éramos amigos de los árabes y consecuentemente no reconocíamos al Estado de Israel y hoy la izquierda, que estaba contra Franco, sostiene el mismo criterio que el dictador. Me dirán ustedes que no son los mismos árabes, ni los mismos zurdos y tengo que decir que eso es muy cierto, pero desgraciadamente en los dos casos el cambio ha sido a peor.

Pero aunque parezca lo contrario, no quería hablar de la franja de Gaza, comento lo que está sucediendo allí, porque es el paradigma de lo que se consigue alimentando a una fiera.

Aquí estamos en otro estadio, pero todos hemos visto como los gobiernos de la nación daban de “comer” a los nacionalistas para asegurarse el ejercicio del poder, con el falaz argumento que así evitaban que se radicalizaran; la realidad nos demuestra que se ha conseguido exactamente lo contrario. No conviene engañarse, hay movimientos en España que tienen muy claro lo que pretenden, que no es otra cosa que subvertir el presente sistema y transformar nuestra monarquía parlamentaria en algo parecido a Venezuela o Cuba. 

Conste que no hablo de Podemos, al menos no sólo de Podemos, en esa labor ha estado y está  IU que en Andalucía ha dicho a las claras que su modelo es el del socialismo bolivariano, mientras que los nacionalismos de toda ideología y pretensión, trabajan entusiasmados en la destrucción de la nación con los medios que generosamente distribuyen aquellos que ostentan el poder y que salen de los bolsillos de los ciudadanos que pagamos impuestos.

Si creen ustedes que las cosas se solucionan pagando, están muy equivocados y eso es precisamente lo que estamos haciendo con parte de la zurda radical y los nacionalistas y éstos representan el mismo papel que aquellos bárbaros a los que se contrató para defender a la Roma decadente y así  tenerlos contentos y tranquilos. No creo que haga falta que les explique a ustedes qué fue lo que les sucedió a los romanos.


No es que la vida sea un zoo aunque a veces lo parezca. Pero recuerden, no le den de comer a las fieras, es peligroso, puede provocar violencia y sobre todo resulta inútil, la fiera siempre quiere más.

2 comentarios:

  1. Y también la fiera se puede revolver y dejarnos " fuera de combate·"

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, a laas fieras hay que tratarlas como tales y no limitarse a alimentarlas hasta que no podamos dominarlas. Saludos.

    ResponderEliminar