lunes, 14 de julio de 2014

Los "errores" de Pablo Iglesias

¿Estaría consultando sus cuentas?

El hombre que más ha criticado a la “casta” en este país, el comunicador que no es capaz de quitarse esa palabra de la boca en sus críticas a sus adversarios políticos, está demostrando que es una verdad como un templo de grande eso que reza el viejo dicho de “dime de qué presumes y te diré de qué careces”. Me refiero naturalmente a D. Pablo Iglesias Turrión el flamante eurodiputado; no es que me extrañe la incoherencia  en los políticos,  por lo visto viene de fábrica, pero lo que me resulta muy difícil de aceptar, es que quién critica y denuncia la falta de transparencia en los demás, la ejerza impunemente desde la intangibilidad que le da la penosa credulidad de sus seguidores y el hagiográfico tratamiento que recibe su figura en muchas televisiones que  sabido es que el miedo guarda la viña y hay muchos que le tienen miedo a D. Pablo y a sus seguidores.

Dicen, que su señoría ha tropezado en la misma piedra en la que tantos miembros de la “casta” han tropezado también. En la declaración de intereses que ha presentado al Parlamento Europeo, lo que es la vida, parece ser que D. Pablo ha olvidado incluir las  ganancias que ha obtenido de sus abundantísimas intervenciones en las tertulias televisivas.

Sorprende un olvido semejante en un hombre que se presenta cómo el epítome de la transparencia y el paradigma de la honestidad. La verdad es que no se me ocurre explicación alguna. Lo del olvido o el error formal resulta inadmisible en un profesor universitario que tanto sabe de todo, tal y como se encarga de explicarnos día y noche él mismo y su alegre cuadrilla bolivariana. A decir verdad no se me ocurre otro motivo a esta extraña conducta salvo que al Sr. Iglesias le incomode que sepamos cuanta pasta percibe a cuenta de su trabajo.

No me explico que puede haber pasado, aunque seguro que algo nos contarán, porque lo que está claro es que Iglesias nos debe una aclaración  y que además tendrá que ser de las buenas. Si es cierta la noticia tal y como aparece en la prensa, la explicación que  ofrezca debe estar a la altura de su categoría intelectual y al nivel de la exquisita transparencia con la que se produce, al menos si hacemos caso a la máquina propagandística que le acompaña y sacraliza.

El “error” se produce cuando rellena la declaración a la que vienen obligados todos los diputados en la que hay que reflejar, entre otras cosas, el dinero percibido durante los tres últimos ejercicios de su vida laboral, siempre y cuando exceda de los 5.000 euros por ejercicio Y ahí D. Pablo recoge lo que gana como profesor universitario y lo que percibe como presentador y director de un programa llamado Fort Apache, sin embargo no aparece que haya ganado ni un céntimo por sus otras apariciones televisivas.

Parece que un portavoz dicen que autorizado, no del Sr. Iglesias que es el que ha cometido el presunto error, sino de Podemos, que nada tiene que ver con esta fiesta, reconoce que Iglesias "sí percibía algún dinero, no demasiado grande" (sic) y recordó que el líder de Podemos estaría obligado a declarar sus emolumentos como tertuliano, si sus ganancias excedieran de “5.000 euros por año civil” según está establecido y por  tanto nada debe declarar D. Pablo Iglesias, puesto que desde el mes de marzo del presente año  ha ido gratis a las tertulias y lo que haya percibido por ese concepto en los meses de enero y febrero no se acerca ni de lejos a los 5.000 euros que exige el Parlamento Europeo.

Pero puestos a columpiarse, ya sabemos cómo es de férrea la disciplina de la izquierda bolivariana y si se columpia el líder, se columpian  todos, el supuesto portavoz se ha metido una columpiada de récord, toda vez que olvida, no sé yo si intencionadamente o es que es más tonto que Abundio - aquél ciudadano que cuando iba a vendimiar se llevaba de casa unas uvas para desayunar - digo que ha ignorado el vocero de turno, que la Cámara exige que se señalen las ganancias obtenidas durante los tres ejercicios anteriores al del presente año.

Ahí radica el problema, porque no creo que haya nadie que pueda creer que D. Pablo Iglesias, que en el año 2013 salía en la tele hasta en las tertulias sobre bádminton, que era poner el televisor en marcha y allí estaba el líder carismático de la izquierda bolivariana dando la matraca, insisto no creo que nadie crea que en ese año no ganó los 5.000 euros del ala con su presencia en las tertulias.

Se ha equivocado como tantos otros políticos en su declaración de intereses, así que el que apellida a todo el mundo como “casta” deberá explicarnos porque no se incluye él en el término. Me resulta difícil comprender por qué los eurodiputados del PSOE o del PP son casta y hay que ir a por ellos y los de Podemos no lo son. Todos pertenecen a un partido político, se han presentado a las mismas elecciones , cobran lo mismo y, por lo visto, cuando se trata de pasta se equivocan en lo mismo que se equivocan algunos de los demás.

Cosa distinta sería qué D. Pablo reclamara para sí el pertenecer a una “casta” a la que sólo los elegidos pueden acceder. Parece ser que, si se le escucha, que D. Pablo Iglesias no pertenece a la “casta”, personalmente creo que sería más ajustado a la realidad decir que no pertenece sólo a la “casta”, si por ese concepto entendemos a la globalidad de los políticos españoles. 

Le dijeron el otro día que él era casta venezolana y no faltan razones para sostener eso, porque dinero del régimen venezolano se ha llevado, pero además declara que gana dinero trabajando para la televisión iraní y se lleva el mismo sueldo y las mismas dietas que cualquier otro diputado español en el Parlamento Europeo, por tanto es muy cierto que él no es sólo casta política española, si es por la pasta que se lleva es algo más, es casta política tricontinental.

Me produce hasta rubor que un señor que presenta y dirige un programa en una televisión que paga la teocracia iraní, presuma de demócrata y amante de la libertad. Porque se hace difícil compadecer ese amor por las libertades y el hecho de cobrar de un régimen  que entre otras barbaridades  ahorca a los gays, apedrea hasta la muerte a las adúlteras y  obliga a las mujeres a ir tapadas, que es una manera muy rara de entender el ejercicio de la libertad.

Iba a cerrar el presente comentario con el refrán español de “Consejos vendo y para mí no tengo” que le viene al Sr, Iglesias Turrión al pelo, pero teniendo presente las especialísimas relaciones que unen a  D. Pablo con el régimen chavista usaré un refrán venezolano, que también le viene a D. Pablo como anillo al dedo y que reza así:

“Por la maleta se conoce al pasajero”

Tiene Iglesias una maleta recién estrenada, acaba de llegar con ella al Parlamento Europeo y ya tiene en ella dos abolladuras muy considerables y esto no ha hecho más que empezar.


2 comentarios:

  1. Dirán que a las tertulias acude gratis en compensación con la propaganda que le hacen. Lo que me pregunto es que le ha dado a la gente para que le sigan de la manera que lo hace y pongan dinero a su disposición. De la noche a la mañana le salieron seguidores como moscas. Hace unos días que entré en el muro de Podemos en FC (hay muchos, uno por cada pueblo y ciudad en la que se presenta, yo entré en uno que solo pone Podemos) y me ha dicho el moderador que el sr. Iglesias enseñó su nómina y su sueldo es de 900€. No sé quien es más tonto, si quien lo dice o aquellos que lo creen a pies juntillas.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, sus enemigos están esperando que digan eso, el gobierno tiene muy claro lo que ha cobrado en el 2013 en la Sexta y en la Cuatro, les basta mirar la facturación de las empresas. El señor Iglesias aportó como ganancia su sueldo de profesor, que ya veremos si apuntó sólo el sueldo base y lo que gana como presentador en la televisión iraní, pero de lo otro nada, porque dicen que este año va gratis, pero los tres anteriores hay que declararlos así que... Le agradezco el comentario.

    ResponderEliminar