jueves, 31 de julio de 2014

Todo por la pasta



Mariano Rajoy y Artur Más han mantenido en Moncloa la reunión prevista. Hemos soportado otra vez la patochada del todavía Honorable empeñado en dar su rueda de prensa en lo que él considera su territorio en Madrid, asunto que no tiene demasiada importancia más allá de dejar bien clara la falta de respeto por lo institucional que se empeña en demostrar Más y que  subraya el poco criterio del Presidente de la Generalidad, que sigue empeñado en llevar a cabo una política de gestos, en lugar de procurar buscar la vía del consenso para solucionar un problema que aunque haya sido creado de manera artificial, resulta preocupante para todos.

Claro que teniendo presente que Más sabía perfectamente que no le van a conceder lo que pide, entre otras cosas porque es ilegal y que Rajoy, aunque quisiera concederle su petición sobre el referéndum secesionista, no puede hacerlo porque la ley lo tiene atado de pies y manos, uno no puede por menos que preguntarse, para qué diablos montan el paripé de la reunión y todos los fastos y cuentos que le acompañan, porque está claro que todos sabemos que en ese asunto no hay nada que rascar y que es un problema que se ha ido enconando gracias a la tozudez de los nacionalistas;  seguramente Más  pensó que la cosas no llegarían tan lejos y se ha ido complicando la vida, tirando del hilo de la cometa, hasta que al final el hilo de las maniobras dilatorias se ha agotado y la fecha de la consulta está a la vuelta de la esquina y la casa sin barrer.

Si la reunión resulta inútil, ustedes lo saben, yo también y los dos actores que hoy se han visto en Moncloa lo saben mejor que nadie, habrá que preguntarse qué es lo que se busca realmente en estos encuentros, más allá de que el “President” salve la cara y vuelva a Cataluña explicando eso tan falso de que en Madrid son todos muy malos y no le hacen ni puñetero caso. Se han producido ya muchas reuniones, todas ellas inútiles, al menos en lo que se refiere al asunto de la secesión, pero si alguna  no merecía la pena celebrar, esa era la de hoy, que tal y cómo le van las cosas a CDC, principal socio de CiU con el asunto de Pujol y el de los Pujol i Ferrusola, resultaba lógico suponer que Más no iba a poder ponerse farruco aunque le apeteciera, sobre todo si consideramos que se escuchan voces - de agoreras las califican desde la Generalidad - que anuncian que más le vale a Más poner sus barbas en remojo, porque tras rapar las de Pujol e Hijos y Cía., las suyas van detrás, sin remisión.

Todos conocemos el dicho que reza que "las penas con pan son menos", supongo que apoyados en esa idea es por lo que los compañeros del gobierno autonómico hayan animado al Honorable a ir a “Madrit”, para que presentara, además de lo de la consulta, que era cuestión amortizada de antemano, veintitrés peticiones de financiación que justificaran el viaje a Moncloa y el trago de fotografiarse con Mariano Rajoy, 

Y de eso es de lo que realmente habrán hablado, porque en lo de pedir pasta a cambio de no radicalizarse, precisamente en eso, son maestros los nacionalistas y en tragar una y otra vez, sin escarmentar jamás, los del PP son unos experimentados tolais que se han hinchado a repartir dinero para comprar la buena voluntad y el compromiso de las huestes nacionalistas, sin comprender que esas cosas no se venden en las “botigas” del Principado. Aunque haya que decir que si el dinero con el que engrasan la falaz voluntad nacionalista, saliera de sus bolsillos, en lugar de los nuestros, igual algo habrían aprendido.

Más estará muy preocupado por el escándalo de Pujol y lo que se le viene encima a él en el plano de lo personal y como jefe de un gobierno que atraviesa una época horrorosa; lo ahorcaran con un hilo, a cuenta de la demoscopia que le dice día sí y día también, que los de ERC le están comiendo la tostada sin esforzarse siquiera y que los de Podemos van a conseguir un éxito extraordinario en Cataluña, pero a pesar de todos los pesares, en cuanto ha llegado a Madrid se ha acordado de la pasta y ha puesto sobre la mesa sus veintitrés “problemillas” que le tenemos que solucionar los españoles, esos seres tan malos que sólo sabemos vivir de subvenciones y que les robamos la merienda a los pobres catalanes, porque dice el Honorable muy serio que Cataluña está infra financiada, será que piensa que los demás atamos los perros con longanizas.

Escuchando a Más, que afirmaba en su rueda de prensa que la reunión no había sido un choque de trenes, sino que por el contrario había constatado que  "está abierto el camino del diálogo" y que había encontrado a Mariano Rajoy muy receptivo en todo, menos en lo de la consulta, ya sabemos lo que ha sucedido. Más se ha comprometido a rebajar el nivel de su órdago secesionista y a cambio Rajoy le llena la “butxaca”, le saca de apurillos y todos tan amigos. El “engrase” debe haber sido de primera categoría, porque Más no ha tenido el menor empacho en afirmar, refiriéndose a la consulta, que "queremos hacerla legalmente, de acuerdo con el Estado".

Qué todo eso queda muy bonito, pero cuidado que está expresado en politiqués, si se traduce al castellano lo que ha dicho Más significa: Le he sacado una pasta gansa a Mariano y mientras ésta dure – con lo poco que le dura el dinero a los nacionalistas – yo cumpliré más o menos mi parte del acuerdo, después, Dios y los de ERC dirán.

Creo que ha llegado el momento de ponerse serios y si los nacionalistas catalanes se quieren radicalizar y saltarse a la torera la Constitución, que lo hagan. Automáticamente se deben aplicar los mecanismos previstos por la ley y allá penas y que no me digan que es que va a ser peor, porque con el dinero no se compran voluntades, se compran aplazamientos, que no es lo mismo y el problema que hoy parece haberse suavizado con el bálsamo de la financiación que nos ha sacado Más de nuestros bolsillos, pasado mañana volverá a producirse mucho más virulentamente.

Nadie puede llamarse a engaño, llevamos desde 1978 sometidos al chantaje nacionalista y creo llegado el momento en que si hay que coger el toro por los cuernos, se haga, aunque salga el sol por Antequera, que ya está bien de tener que menear la colita y ser los paganos de la mala administración nacionalista, que nos va a llevar a la ruina.

Todas las CC.AA administran terriblemente mal el dinero público y los ciudadanos españoles jamás tendremos el suficiente dinero para tapar los agujeros que crean día, tras día, pero en el caso de Cataluña la cosa es todavía mucho peor y  las autonomías, sean nacionalistas o no lo sean, son los nidos de la corrupción más absoluta y como he dicho tantas veces, si no acabamos con la corrupción, ella acabará con nosotros.

Así que ya saben, financiamos 23 proyectitos que traía el señor Más a Madrid y ganamos un poco de tiempo, me parece deplorable. Si tienen problemas para financiar su sanidad, que recorten en embajadas autonómicas, en las subvenciones al  catalán en Cataluña y en Tegucigalpa, que cierren comarcas, que dejen de pagar a la prensa adicta, que recorten el bestial entramado de la administración catalana, hipertrofiada para que, como buenos nacionalistas, les permita crear la red clientelar que les ha mantenido tantos años en el poder y al resto de los españoles que nos dejen tranquilos, que con nuestros problemas vamos más que servidos.

En este asunto, lo de la Constitución, España, el Estatut, la consulta, som una nació, la estelada y todo lo demás, todo eso no es más que una capa, que oculta una realidad muy cruel.


Todo por la pasta… No vayan a creer otra cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario