sábado, 5 de julio de 2014

Los cuentos de hadas de Iglesias y Monedero


Éste es un tema que me había prometido no tocar, pero visto que todo el mundo echa su particular cuarto a espadas, no he podido resistirme a hacerlo. Hablar de D. Pablo Iglesias supone el riesgo de que mucha gente se sienta molesta y tomen el atajo del insulto o la descalificación para llevar el agua a su molino, por mi parte procuraré no descalificar o insultar a nadie y ya veremos el resultado.

En primer lugar me gustaría que distinguiéramos crítica de ataque. Es muy propio de algunos políticos, como es el caso de Iglesias, que cuando se les critica, recurran demagógicamente a quejarse de que se les ataca. Veamos pues de qué diablos estamos hablando, recurriendo a la inapelable auctoritas de la Española de la Lengua que nos dice en el DRAE  que Crítica es “Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc.”. Mientras que ataque “es la acción de acometer, embestir con ánimo de causar daño”. Bien claras están pues las diferencias. Cuando uno critica, no ataca necesariamente, por mucho que interese a los que defienden, usando la demagogia en el debate político, justamente lo contrario.

Eso por una parte, por otra, conviene diferenciar lo que se dice de D. Pablo Iglesias, de lo que se pueda opinar sobre Podemos y pudiera molestar a sus militantes o a los ciudadanos que los hayan votado, que son cosas bien distintas. Aunque hay que reconocer que Iglesias comienza a responder a críticas personales argumentando que no se puede criticar a Podemos o afirma que con la opinión contraria que él recibe, se ataca a los votantes de la organización, cuestión que denota una inconsistencia que le debiera preocupar. Por mucho que se empeñe D. Pablo Iglesias, él no es Podemos, aunque su amor por su propia imagen le aconsejara llevar como logo electoral su fotografía.

No puedo por menos que señalar la infantil queja que hacen sus partidarios de que ha sido salir a la luz y ser sometido a la crítica más acerba. A nadie se le escapa que eso es lo que le sucede a todo aquel que ocupa un lugar preeminente en el espectro político del país. D. Pablo es muy dueño de presentarse a unas elecciones, hacer las declaraciones que le parezcan más oportunas, pero lo que no pueden exigir sus partidarios, es la intangibilidad de su figura.

De todas maneras a cada día que pase D. Pablo Iglesias tendrá que hacer frente a más críticas que hablarán de sus contradicciones e inconsistencias, que como es lógico sus adversarios pondrán de relieve. Resulta inevitable, porque hay mucho de ambos conceptos en su discurso y eso se termina pagando. No voy a hablar sobre lo que dijo de ETA, ni de su apoyo a Herrira, organización suspendida por la Justicia por tener indicios fundados de sus contactos con la organización asesina, ni siquiera voy a comentar el feroz desprecio expresado por un  politólogo, por la Constitución española, cuando la definió en mala compañía como “ese papel del 78”.

A mí, que gente perteneciente a la izquierda se sienta más próximo a los etarras que a sus víctimas desgraciadamente no me asusta ni sorprende, lo estamos viendo todos los días, pero lo que me joroba una cosa mala es que intenten hacerme comulgar con ruedas de molino, por ahí es que no paso.

La primera fue, cuando dijeron que sus europarlamentarios no cobrarían más allá del importe de tres sueldos mínimos, lo que era falso de toda falsedad porque el Parlamento Europeo, paga sus nóminas tal y como vienen marcadas en sus presupuestos. Cosa bien distinta hubiera sido, si hubieran dicho lo que ahora, tras las elecciones, empiezan a reconocer, que  no es otra cosa que cobrarán como todos y que con su dinero harán lo que mejor les parezca. Unos se lo gastan en señoritas o señoritos, whisky y vodka o en la universidad de sus hijos y otros en lo que  más les gusta o apetece.

Ayer decía D. Pablo Iglesias, que el dinero que le sobra, no las dietas que esas curiosamente las han aceptado al 100% esas por lo visto, nada tienen que ver con el salario mínimo,digo que D. Pablo ejemplo de progresismo verbal, afirmó que le gustaría destinar parte de sus honorarios a “contribuir a que un programa de televisión como es La Tuerka pueda asegurar y mantener su independencia económica para que sea viable y funcione” y pretende que todos babeemos ante su ejemplo. ¿En realidad qué es lo que hace nuestro inefable eurodiputado? Pues financiar con la pasta que gana su programa de televisión, lo que es igual de lícito y solidario que gastárselo en unas vacaciones en Cancún, o así me lo parece a mí.

Así que faltaron a la verdad, cuando prometieron a sus votantes que no cobrarían su sueldo como el resto de los eurodiputados, porque lo cobran y como hacen todos los demás se lo gastan en lo que les da la real gana. Cuenten lo que cuenten los eurodiputados de Podemos nos cuestan a los ciudadanos, que pagamos impuestos, lo mismo que el resto. Y si hablamos de impuestos,  el de Podemos se acaba de tirar otro farol tan grande  como la catedral de Bruselas. Dice el inefable Iglesias que los miembros de su grupo tributarán en España, que es exactamente lo mismo que hacen la inmensa mayoría de eurodiputados españoles, que como los de Podemos tributan una parte al régimen institucional europeo y el resto lo cotizan en sus países de origen, salvo escasísimas excepciones.

Y ya puestos a decir las cosas como son, habrá que decir que en todo caso  Pablo Iglesias intenta hacer de la necesidad virtud, porque la hacienda española ya ha advertido que obligará a todo europarlamentario que tenga su residencia fijada en España, a cumplir con sus obligaciones tributarias. Una buena muestra de populismo rampante y demagogia las declaraciones de D. Pablo Iglesias, que ha vuelto a equivocarse pensando que el único listo que hay en esto de la política es él y alguno de sus escuderos.

Todas estas cosas no me preocupan, ni me extraña tampoco el éxito electoral de Podemos, producto, desde mi punto de vista, del cabreo ciudadano y una magnífica operación de márquetin.  Don Pablo, el señor Monedero y algunos más, lo han hecho tan bien, como lo hicieron los inventores de aquel Cacao Maravillao, que los más veteranos de los lectores recordarán. La campaña de Podemos es una brillante demostración de cómo se vende un producto a través de la utilización de los medios de comunicación y además casi gratis, lo que ya es para nota alta.

Lo que sí me extrañaría es que en las próximas elecciones se mantuviera la actitud de los votantes. Una cosa es el voto de castigo, pero cosa distinta es, que un votante que se declara harto de que le mientan, para solucionar sus problemas se suscriba a los Cuentos de los Hermanos Grimm o lo que sería mucho peor a los de Iglesias y Monedero.





12 comentarios:

  1. Magnífico artículo que además hace un perfecto retrato, real del conglomerado de gentes capitaneado por los inefables Monedero e Iglesias. Ojalá la gente pueda descubrir que se esconde detrás de "su verdad".

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches Patrimaxter, muchas gracias por el comentario, tan amable. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. También tiene narices que uno se apellide Iglesias y el otro Monedero... Esto es como para aquélla inefable "La Codorniz" o para un "El Jueves" si no fuera exclusivamente rojo, lástima.

    ResponderEliminar
  4. Milagros Medina Cachero5 de julio de 2014, 20:42

    Magnifico me parece extraordinario el articulo espero que recapacitemos y no nos dejemos llevar por falsos políticos .

    ResponderEliminar
  5. Buenas noches Monosabio, sí la verdad es que los apellidos no les ayudan gran cosa. Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  6. Buenas noches Milagros, te agradezco tu generoso comentario, me encantaría que sirviera para que algunos recapacitaran. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Señor Miguel su comentario tiene un halo de prepotencia y sabelotodo que me chirria.

    Solo un comentario y cito: "digo que D. Pablo ejemplo de progresismo verbal, afirmó que le gustaría destinar parte de sus honorarios a “contribuir a que un programa de televisión como es La Tuerka pueda asegurar y mantener su independencia económica para que sea viable y funcione” y pretende que todos babeemos ante su ejemplo. ¿En realidad qué es lo que hace nuestro inefable eurodiputado? Pues financiar con la pasta que gana su programa de televisión, lo que es igual de lícito y solidario que gastárselo en unas vacaciones en Cancún, o así me lo parece a mí."


    Pierde toda la razón cuando compara unas vacaciones en Cancún con un programa de televisión destinado a informar a los ciudadanos de este país. Le pediría que antes de escribir sobre algo al menos se digne a ver dicho programa de televisión y no utilice una demagogia muy muy barata.

    Todo y estar de acuerdo en un 5% de su articulo me ha gustado leerlo.

    Recuerde: no por usar palabras mas cultas gana usted la razon :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A usted le parece que tiene mérito que alguien con su dinero, financie su programa? a mi no. Pero me parece que tiene poco o ningún mérito no porque sea demagogo, si no porque tengo sentido común. A demagogia pura y dura suena todo lo de los sueldos de los euro parlamentarios de Podemos, sólo hay que ver qué es lo que dijeron antes de las elecciones y lo que ahora dicen y hacen; contradicción pura. Le agradezco el comentario. Sobre lo de la prepotencia y lo de sabeloto, francamente creo que se lo saca del bolsillo, porque me limito a comentar y poner de relieve lo que dice D. Pablo Iglesias, pero tampoco tiene importancia, porque para gustos se hicieron colores. Saludos.

      Eliminar
  8. Tras aprobación? claro que si! un sitio democratico jajaja. Lamentable!

    ResponderEliminar
  9. Pues sí, tras mi aprobación porque a cuenta de gente que afirmaba cuestiones sobre terceros, se me aconsejó hacerlo, porque los que publicamos los blogs, somos responsables de lo que se publica en ellos. Pero ya ve que no tengo inconveniente en publicar el suyo.

    ResponderEliminar
  10. José Daniel Fuentes6 de julio de 2014, 21:44

    Muy buen artículo.

    Me ha encantado leerlo.

    Apuntaría a mayor abundamiento que los candidatos de Podemos firmaron el “Decálogo de compromisos con la ciudadanía de los candidatos y las candidatas de la Iniciativa Podemos en caso de ser elegidos” en el que se incluía: “Descontadas las obligaciones fiscales, los parlamentarios de Podemos deberán donar el resto de su salario oficial bien a la propia iniciativa Podemos o bien a proyectos, iniciativas, colectivos, asociaciones, etc. que compartan los fines generales de Podemos.”

    Decálogo que en el precitado punto y que por la primacía del derecho de la Unión Europea en su Estatuto de los diputados al Parlamento Europeo determina simplemente que este viciado de nulidad absoluta.

    A parte de la demagogia populista del tal compromiso, de la imposibilidad de cumplir con tal compromiso y no dar ninguna respuesta razonable. De los “trucos” y artimañas que están llevando a cabo para poder financiar con ese dinero a sus acólitos lo que realmente me preocupa es que personas de izquierdas caracterizadas por su posicionamiento especialmente crítico con las formaciones de izquierdas estén como aducidas como si de cualquier secta se tratara, y se dejen embaucar por estos snake oil salesman.

    Si a Pablo que tanto le gusta predicar sermoneando soflamas contra la casta política, podía marcar diferencias con esta casta reconociendo el error cometido en el compromiso que han firmado él y sus compañeros de candidatura y en el programa electoral que suscribían, disculpándose sin echar balones por el tal error y predicando con el ejemplo podían simplemente dimitir.

    En otro caso, que será el que ocurrirá me brindo a darles el número de cuenta de un montón de proyectos, iniciativas, colectivos, asociaciones que comparten los fines generales de Podemos. (y por seguro que me saltaré unas cuantas de dudosa legalidad por su relación con ciertas organizaciones criminales o subversivas).

    Ah! y por otro lado no les vendría nada mal a los que firmaron el demagógico compromiso nulo absoluto darse un repaso a la legislación Civil Española, en especial al artículo 636 del Código Civil y a cierta legislación tributaria.

    ResponderEliminar
  11. Buenas noches José Daniel, le agradezco el comentario tan amable y tan puesto en su punto. Muchas gracias. saludos.

    ResponderEliminar