viernes, 5 de agosto de 2011

Bueno, por ahora continuamos en la UVI…

ZP y Salgado los dos máximos responsables económicos de este Gobierno


Decía el otro día que para esta fecha estaríamos como nación, en el tanatorio o en la UVI, ayer pasamos un día muy malo, pero todavía “la crisis de la deuda” no nos ha mandado a cocheras. El presidente del BCE anunciaba que la entidad que preside solo compraría deuda de Portugal e Irlanda. Era de esperar, hacía apenas unas horas, el miércoles pasado concretamente, cuando Zapatero ante la imposibilidad hacer frente a la situación que se nos venía encima, pedía la intervención del primo de Zumosol.
Las autoridades socialistas a través de distintas vías  intentaron conseguir que se agilizara la puesta en marcha de los acuerdos del Eurogrupo del pasado 21 de julio, que permitirían al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera la adquisición de deuda de los países que estuvieran en una posición más débil; España e Italia para entendernos sin ningún género de duda.
En esta marcha imparable de acumulación de fracasos, Zapatero cometió un error de difícil explicación, acostumbrado como está a saltarse las normas, pidió un imposible. Esos acuerdos no pueden materializarse porque primero deben ser aprobados por los parlamentos de los estados miembros.
Ante esa realidad habría que preguntarse cuál es el motivo por el que nuestros diputados, en vez de estar de vacaciones, no han sido los primeros en aprobar ese dichoso acuerdo. Así que estamos inermes ante las circunstancias, sin capacidad operativa alguna y confiando en que, lo que está sucediendo, sea ¿cómo dijo Pepiño? ah sí, transitorio…, pero eso sí los diputados de vacaciones; aunque parece que Zapatero ha jurado a Europa que seremos los primeros en aprobarlo, palabrita del niño Jesús…, parece que se le oyó musitar a ZP.
La verdad es que no estamos en el tanatorio, pero podríamos estar listos de papeles si fiáramos de la acción de este gobierno, que nada ha hecho, salvo convocar una reunión de un gabinete de crisis, reclutado con prisas y que para nada ha servido.  Un gabinete que conformaban expertos economistas de categoría mundial tales como el propio Zapatero, Elena Salgado, Pepiño Blanco, Jáuregui, el jefe del gabinete de ZP y el director de la Oficina Económica de Presidencia. A la vista está que no se buscaban soluciones económicas, sino por el contario adoptar medidas políticas  que sirvieran a los intereses electorales del PSOE y para organizar una línea argumental que explotar en los medios de comunicación.
Zapatero se limitó a afirmar que “mantiene” su programa de reformas y prometió que no aprobaría más recortes. Así que la postura está clara, la cercanía de la campaña electoral no le permite según qué cosas y se ha apuntado a lo de “sostenella y no enmendalla” y trasladar la patata caliente a “Europa” para que le solucionen el problema, todo un prodigio de eficacia y sentido de la responsabilidad.
Las declaraciones de Trichet, previsibles por reglamentarias, nos han hecho un roto importante, han producido tales tensiones en la Bolsa de Madrid, que el Ibex35 cerró la sesión ayer con una caída del 3,89% nada menos, siendo incapaz de mantener los 8.800 puntos lo que le ha llevado a registrar niveles de abril del 2009. La prima de riesgo ha repuntado hasta los 397 puntos y la rentabilidad del bono a 10 años supera el 6%. Un panorama que da miedo al más pintado, salvo a los responsables de llevar a buen fin la economía y la hacienda de España y los españoles, que andan por ahí balbuceando homilías pretendidamente tranquilizadoras.
Aunque no todo han sido malas noticias, teníamos pendiente una prueba de fuego que hemos conseguido salvar aunque no muy brillantemente. España ha conseguido cerrar una colocación de deuda a largo plazo por valor de 3.300 millones de euros a tres y cuatro años pero con un sobrecoste del 12% respecto a la realizada el pasado 7 de julio.
No estamos en el tanatorio, pero andamos cerca. Y ¿qué hace el gobierno?, pues cada uno a lo suyo. Tras la disparatada rueda de prensa de Blanco, ha tomado el relevo Jáuregui, que ayer decía que si en vez de gobernar los socialistas, hubieran estado los del PP, España ya hubiera estado intervenida y en situación de rescate. Esta gente no se entera que son ministros de un país en apuros y no agentes electorales y así nos luce el pelo; en vez de aportar soluciones, sueltan latiguillos mitineros y en vez de tranquilizar, crean tensión y enfrentamientos.
Supongo que pretenden convencer al personal de que tenemos muchísima suerte,  la versión oficial es que gracias a la sabiduría y el esfuerzo de Pajín, Aído, Blanco, ZP, Rubalcaba – que hace cuatro días con pasado mañana estaba en el gobierno de vicepresidente – nos estamos librando de las garras del capital, los especuladores, los tiburones, el capitalismo salvaje y los neocons.
La responsable de Economía, Elena Salgado se limitaba a afirmar en un tono fúnebremente plano, que la situación era “no gravísima”, y a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga. Me imagino que  la ministra pensará  que para qué se va a complicar la vida si el presidente se había negado a tomar medida alguna en esa reunión y decidido pedir socorro al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, que resulta no está operativo. Seguro que Elena Salgado recordaba aquella canción que decía ¡qué trabajos nos manda el Señor!
Zapatero no quiere aplicar más recortes, por muy necesarios que éstos sean, para no manchar la pretendidamente inmaculada figura de Rubalcaba, en todo caso anda dándole vueltas a una serie de decretos que tiñan de “izquierdismo” sus últimas actuaciones, todo sea por servir al interés partidista del PSOE, está claro que el interés general de la nación se la trae al fresco y perdonen ustedes la expresión.
Seguimos como de costumbre: el Presidente Zapatero no hace nada, culpa de lo que sucede a cualquiera menos a él y pide a Europa que le haga su trabajo, el grueso de los ministros tampoco hacen gran cosa, pero al menos no molestan, porque están de vacaciones y los que andan por ahí pues haciendo clientelismo del bueno – verbigracia Trinidad Jiménez -  colocando a su gente para que puedan vivir unos cuantos años más a costillas de los ciudadanos.
Así que en la UVI, pero con pronóstico reservado. Por ahí se habla de la posibilidad de que, ante el tamaño de España que impediría su rescate, habría que aplicar el único remedio que le quedaría a la UE para salvar al euro: Mandar a España fuera de la moneda europea, condenada a resucitar la peseta, lo que sería sin duda la puntilla para nuestras esperanzas económicas. Quede claro que se están firmando operaciones importantes en el sistema bancario europeo que contemplan esta posibilidad y comprometen al deudor a pagar en euros, independientemente de si España estuviera en el euro o no en el momento del vencimiento.
Así que como de costumbre, los socialistas a lo suyo y a España y a los españoles que nos vayan peinando.

4 comentarios:

  1. ___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________ FALLO.............____________________________________________-

    ResponderEliminar
  2. ???????????????????????????

    ResponderEliminar
  3. ?????????????????? zapatero es como un flemón no se sabe lo q es hasta q vas al médico y t dicen no se sabe q tiene usted ....hay q hacer unas pruebas y haber si salen bien ................ todos esperamos q salgan bien con lo cual si no es así a esperar cuando nos llegue nuestra ultima esperanza q sera esperar lo mejor ....Miguel!!! y ya sabes la UVI SUELE SER CATASTRÓFICA PRONOSTICO GRAVE .....UN ABRAZO FELIZ VACACIONES.

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes Miguel....creo que el primer anonimo se refiere o al encefalograma de la nacion, al del Zp, o al suyo propio, ....no lo tengo claro

    ResponderEliminar