lunes, 15 de agosto de 2011

A cada día que pasa lo de Bildu se entiende menos

Los de Bildu a lo suyo y los del PSOE a "filosofar"

O quizás sería más cierto decir que a cada día que pasa la postura del PSOE, el gobierno de Zapatero y la del candidato Rubalcaba se entiende mejor. Resulta difícil aceptar algunas declaraciones críticas que no se compadecen en nada con la realidad de los hechos. Una vez más, siento la reiteración, pero cuando las palabras contradicen a los hechos, me quedo con los hechos.
En el plano de lo político existen declaraciones como las que ha hecho recientemente Blanco, portavoz del gobierno, en las que afirmaba o advertía que los miembros de Bildu "están siendo vigilados" de manera que "si no cumplen la ley", el Tribunal Constitucional, que "les permitió presentarse" en las elecciones del pasado 22 de mayo, podría impedírselo en las próximas generales. Aunque desgraciadamente parece que Pepe Blanco las hizo con la consabida “boca chica” son unas declaraciones hechas para el consumo y que únicamente buscan justificar la actitud del gobierno.
¿Qué eso no es cierto? Basta escuchar las declaraciones de los responsables de La Confederación Española de Policía,  que han pedido responsabilidades al Gobierno por el acto de Bildu de este fin de semana en San Sebastián, en el que se escucharon gritos a favor de los presos etarras. El portavoz del sindicato policial aseguraba que esta manifestación a favor de la legalización de Sortu y apoyada por Bildu “es un paso más dentro de la estrategia diseñada por ETA para estar en las instituciones tanto del País Vasco como a nivel nacional”. El sindicato de policial se quejaba, igualmente, de la oportunidad perdida para ilegalizar a Bildu.
Así que una cosa es predicar, que eso lo sabe hacer muy bien el PSOE, y otra muy distinta repartir trigo. A esta contradicción podemos sumar las declaraciones al respecto de Rubalcaba, la presunta “nueva vía” del socialismo al menos hasta que lleguen las elecciones, decía no hace tanto tiempo Alfredo Pérez Rubalcaba que “La credibilidad de Bildu disminuye cada día que no pide la disolución de ETA” y añadía algo que a mí me parece fundamental y que nos da la pista de qué es exactamente lo que se pretende de Bildu desde el PSOE.
Decía Rubalcaba y conviene recordar que quien habla es el líder del PSOE, autoproclamado, pero el líder ya que no ha habido oposición alguna para corregir su afirmación ni siquiera del actual Secretario General socialista, bien pues el autoproclamado líder del PSOE decía que: “A Bildu hay que ganarle con la democracia y desde la izquierda, y añadía que muchos de los que votaron a la entente lo hicieron para lograr el fin de ETA, y querrán que se cumpla”.
Y ahí me parece que está el quid de la cuestión, todos estos mensajes que se mandan teóricamente a Bildu, en realidad están dirigidos, no voy a decir a ETA, porque Bildu y ETA son la misma cosa por mucho que se empeñe el Constitucional y el PSOE en demostrar lo contrario, sino a los asesinos de la organización. Es decir a los que siguen manteniendo las armas y los explosivos listos por si hubiera que volver a matar, los que siguen robando coches y material informático en Francia, los mismos que están reorganizando la red de zulos y llevando a cabo una campaña de captación de nuevos terroristas, que eso y no otra cosa dice el CNI que están haciendo los etarras en Francia, mientras los socialistas tocan el violón con la “desaparición” de ETA
No son muchos los que votaron a Bildu con la pretensión de acabar con ETA, esa es la versión que vende Rubalcaba, los individuos que votaron a Bildu pretendían justamente lo contrario, querían a los etarras en las instituciones y lo consiguieron tras la absolución “política” del Constitucional y si se produjo esta absolución fue porque al PSOE le convenía, pues en esa carrera suicida del “acuerdo de disolución de ETA”, la presencia de Bildu en las instituciones era condición sine qua non impuesta por los asesinos etarras.
Ahora el PSOE sigue implorando una “comunicación” de ETA que sirva a sus intereses electoralistas, de hecho las excarcelaciones por motivos nimios de asesinos, que tras su puesta en libertad han “desaparecido” convenientemente se han producido a buen ritmo, si se me permite la expresión. Al servicio de esta deleznable idea el PSOE prepara la vuelta a casa, es decir, la vuelta a las cárceles del país Vasco de una cantidad muy importante de etarras,  todo es poco para conseguir esa declaración de la banda asesina.
Pero como ya el PNV advirtió – tienen buenos contactos con ETA, eso a nadie puede sorprender ya – que los asesinos no llegarían a un acuerdo con un gobierno débil y lo de Bildu en los ayuntamientos no tiene marcha atrás, porque desde el PSOE se entiende que una medida de este tipo les perjudicaría electoralmente, pues supone el reconocimiento del error cometido, los de ZP advierten, no voy a decir amenazan, porque a eso no se atreven, digo que advierten con el Constitucional, que podría negar el acceso de Bildu a las elecciones generales. Esa es la maniobra y esa es la esperanza del PSOE.
Si ETA produce la declaración tan ansiada, el PSOE pagará el favor con la honra de la Nación y permitirá otra vez, que los asesinos se sienten en las instituciones. Esta vez, nada más y nada menos que en las Cortes, lugar donde reside la tan cacareada soberanía nacional, que tras dos legislaturas socialistas anda la pobrecilla algo más que perjudicada.
Saben que no van a ganar las elecciones, pero todo su empeño está en conseguir que el PP no consiga la mayoría absoluta, lo que permitiría a Rubalcaba, ciscarse en la decisión de la mayoría de los ciudadanos y montar un pacto a las bandas que hiciera falta para evitar el gobierno de los populares. De hecho es público y notorio que en ese trabajo anda el siniestro (por zurdo, no se me echen encima) Rubalcaba.
No les va a temblar el pulso, harán lo imposible para no abandonar el poder, creo que existen muchas cosas que deben ocultar y la llegada de un gobierno popular, decidido a limpiar los palacios y ministerios, a levantar las alfombras y ajustar judicialmente las cuentas a quien haya que ajustarlas, les aterroriza.
Está claro que al PSOE no le conviene que se hable sobre el asunto, son unos trileros de la política y prefieren que políticamente se mantenga el ambiente de penumbra, que no haya mucha luz, para que el incauto –el votante español- no perciba con claridad lo que está sucediendo ante sus narices. Mucho cuidado, ya se sabe que hablando de trileros, prestidigitadores y magos, la mano es siempre más rápida que la vista.
Dicen los chinos que “El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él”, nosotros llevamos casi ocho años sentados sobre el hormiguero de ZP y los socialistas, espero que estemos ya lo bastante escarmentados como para buscar asiento en otro lugar.

1 comentario:

  1. Hola Miguel, lo de Bildu clama al cielo, nos los dejan en las instituciones, cobrando del dinero de nuestros impuestos, alabando a sus presos y no pasa nada...Desspués los volveremos a tener en el Congreso, si no consiguen la independencia de aquí a noviembre.
    Este es el legado del PSOE: incompetencia, división abriendo las heridas del pasado, pacto con el terrorismo como pago político, hundimiento económico con la consecuencia directa de cinco millones de parados y la izquierda radical alborotadora para continuar la tensión en caso de que pierdan las elecciones...Precioso su legado.
    Un saludo de Hormiga

    ResponderEliminar