miércoles, 24 de agosto de 2011

Ido el conejo, palos a la madriguera…

Zapatero escuchando lo que no quiere oir

O si lo prefieren, muerto el burro la cebada al rabo, ayer por sorpresa, con prisas, empujado por la presión de Merkel y Sarkozy, aunque no conste que hubiera un fuerte viento de levante, Zapatero propuso incluir en el texto de nuestra Constitución,  una norma que fijaría el techo máximo de gasto y de endeudamiento de todas las administraciones. Desde mi punto de vista el ya ex líder socialista, pretendió una vez más sacar un conejo de la chistera, pero a Zapatero le ha abandonado su magia hace ya tiempo y lo que sacó del sombrero se parecía mucho más a una gaviota azul, de la subespecie pepera, que a un conejo de aquellos a  los que nos tenía acostumbrados.
Cierra o, por mejor decir, va a cerrar su ciclo con una modificación constitucional. La abrió con una promesa en el mismo sentido,  allá por el 2004 prometía durante su investidura que llevaría a cabo una reforma "concreta y limitada" de la Carta Magna, que incluiría la reforma del Senado, la no discriminación de la mujer en el acceso al trono, la inclusión del nombre de las Comunidades Autónomas y la mención de la futura Constitución europea. Bueno ya saben, otra de las miles de promesas zapateriles que se ha llevado el viento de su inconsistencia política.
Conviene recordar dos aspectos, esta será la segunda modificación constitucional que se lleva a cabo desde 1978. Si ésta ha venido de la mano o si lo prefieren ustedes de la imposición de Europa, la primera también, nuestro texto constitucional tuvo que adaptarse al Tratado de Maastricht en 1992 para permitir que los ciudadanos de los países de la UE residentes en España pudieran ir en las listas para las elecciones municipales.
Dos, no es necesaria la utilización de la herramienta del referéndum que andan pidiendo como locos los del 15 M, que al no tener peregrinos católicos a la de vista vuelven a la reivindicación política que nunca debieran haber abandonado. El hecho de que la medida que se propone incluir en nuestra Carta Magna no modifique asuntos que se entiendan fundamentales, permite evitar la convocatoria del referéndum que sólo se celebraría de solicitarlo el 10% de los parlamentarios.
He dicho que intentó una de sus “habilidades”, pero no hubo conejo que exhibir, por el contrario se enfrentó a una desagradable experiencia. Los del Partido Popular lo estaban esperando con la escopeta cargada, la salvífica medida que ahora propone Zapatero, había sido propuesta ya en junio del 2010 por los del PP que entonces soportaron una rechifla monumental a cuenta de la idea, el PSOE la echó para atrás y además se mofó  de la propuesta y del proponente.
No es que le falte práctica y estómago a ZP para decir imperturbable digo, donde antes había dicho Diego, tiene experiencia y un master de la Universidad del País del Nunca Jamás que lo acredita como un experto en tales asuntos, pero Rajoy se lo recordó ayer en el parlamento mientras anunciaba su apoyo a la medida, lo que tuvo que doler.
Rajoy recordaba que en junio de 2010 había anunciado que promovería un consenso político en España para que la Carta Magna recogiese los principios de estabilidad presupuestaria, una medida a la que se opuso frontalmente el gobierno socialista. El propio Rubalcaba, en un acto del PSOE en Mallorca, preguntaba a Rajoy si realmente tenía "algo más que decir además de la idea genial de cambiar la Constitución" y le pidió que dijera "algo útil" en lugar de proponer reformas de la Carta Magna. "Como todos sabemos, la Constitución es una ley que se cambia fácilmente y en un plis-plas nos arregla la crisis" se burlaba Alfredito.
Zapatero también se tomó a chacota la propuesta en distintas ocasiones y lo propio hizo Elena Salgado, a los que cabe sumar los palmeros mediáticos, los corifeos partidistas y los contertulios del régimen. Ayer Rajoy decía que: “Me gustaría saber si quien hizo las descalificaciones, las gracias, las chanzas y demostró un alarde de conocimientos económicos sin parangón, ha cambiado de opinión y hoy dice exactamente lo contrario que dijo hace un año. Y digo esto porque esa persona es importante y su voto es decisivo para que esa reforma salga adelante. Esa persona fue el señor Pérez Rubalcaba, hoy líder de su partido".
Rubalcaba se encuentra en una posición tan incómoda que ha perdido hasta la habilidad aquella, de la que presumían muchos socialistas, de ser el hombre que mentía más convincentemente de España. Para justificar su obligada adhesión a la propuesta, afirmó que  lo había convencido Zapatero al explicarle que contaba con el apoyo de Rajoy para aprobar la medida. Hasta para mentir hay que tener estilo, a Rubalcaba le consta que Rajoy no es que estuviera de acuerdo con la medida es que era el “padre de la criatura”, por lo tanto su actuación desmonta otra vez aquel mantra de que el PP nada propone y  no aporta nada a la defensa del interés de los ciudadanos españoles.
Se demuestra que no es cierto que el PP esperara silente la caída de los socialistas, los populares han propuesto muchísimas medidas que hubieran atenuado el efecto de la crisis, que nos hubieran permitido llegar hasta estas fechas en mejores condiciones y que se rechazaron, simple y llanamente porque eran ideas de los populares y su asunción perjudicaba al interés partidista del PSOE y cuando me refiero a este brutal ejercicio de partidismo me refiero exactamente a la adhesión o sometimiento a las opiniones de un partido con preferencia a los intereses generales, tal y como reza el DRAE.
La medida se aprobará al estilo Zapatero: tarde, mal y con prisas; aunque ha servido para dejar muchas cosas claras. La principal es que el Partido Popular ha intentado, y los socialistas no le han dejado, aportar propuestas concretas que sirvieran al interés de los españoles, por otra parte la decisión de Zapatero hace trizas buena parte de la oferta electoral, trufada de guiños a la izquierda, que este verano ha andado vendiendo el candidato Rubalcaba, ayer Rajoy se sacó una espinita a título personal, pero además consiguió rédito electoral y neutralizó el efecto electoralista del nuevo del nuevo IVA inmobiliario al manifestar que extendería la medida hasta el año 2013.
Rajoy le pidió a Zapatero que explicara el contenido de la carta en la que se detallaban las exigencias que nos hacía la UE para que el BCE se comprometiera a comprar deuda española. Berlusconi sí explico las exigencias que a Italia se le hacían, aquí la maquinaria socialista ni siquiera ha reconocido su existencia. Ese texto demuestra que España está intervenida de facto por la UE, y Zapatero tan enemigo de reconocer las cuestiones que le resultan incómodas, no ha estado dispuesto a aceptar la realidad, como es su costumbre.
Resumiendo, un día incómodo para Zapatero, fatal para las aspiraciones electorales de Rubalcaba y bueno para la verdad y los ciudadanos, algo más sabemos de asuntos que nos afectan en tal medida que debieran tratarse siempre con luz y taquígrafos. ¡Ah! Se me olvidaba, el apoyo del PP a la medida nos favorece a todos, los nacionalistas no podrán mercadear con sus votos, que no resultan necesarios. Miel sobre hojuelas.

3 comentarios:

  1. Efectivamente Miguel, esta reforma se haría por el 167CE, y si una vez aprobada por las mayorías y procesos requeridos el nuevo texto modificado o a incluir si 1/10 de los miembros de cualquiera de las cámaras se somete a referendum, pero sería un referendum consultivo y NO vinculante...
    Asi que los del 15M que al menos y como poco se lean un poquito la constitución del país donde viven o se compren un librito de derecho constitucional..No les vendría nada mal saber que tonterias de las que dicen deben omitir..
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Quise decir que si 1/10 de los miembros de cualquiera de las Cámaras lo pidiese se sometería a referendum consultivo y No vinculante...
    Saludos..

    ResponderEliminar