viernes, 11 de marzo de 2011

Lifeblood: ¿qué oculta Coalición Canaria?


Bañolas en una de tantas intervenciones sobre el asunto "Lifeblood"

Ayer el Consejero de Sanidad, el nacionalista Bañolas, anunciaba a los medios la anulación por “razones económicas” del concurso para dotar el servicio de hemodiálisis de los hospitales Negrín de Las Palmas y el Molina Orosa de Arrecife.

Bañolas venía a decir, bien que con otras palabras, que había que anular el concurso porque, vaya por Dios, resulta que estamos muy mal de perras y lo del ahorro es muy importante, aunque no vayan a pensar mal que, a pesar de que hemos mirado hasta debajo de las alfombras, los servicios jurídicos de la Consejería no han encontrado ninguna irregularidad.

El servicio lo seguirá cubriendo la empresa que había perdido el concurso que ahora se anula manifestó el Consejero, que subrayó que esta decisión nada tiene que ver con el auto judicial que habla de la existencia de indicios de la comisión de al menos cuatro delitos.

La empresa que perdió el concurso, sigue prestando sus servicios, por lo que imagino estará satisfecha y la Consejería convocará una nueva licitación, eso sí con los precios más ajustados. De hecho Bañolas advierte que las condiciones económicas de los próximos concursos variarán, primando con un 30% la oferta económica, que hasta ahora suponía sólo un 10%.

En cristiano, que a partir de la fecha la valoración del coste del servicio sometido a concurso tendrá muchísima más importancia que hasta ahora; me van a permitir el inciso, no creo que consuele mucho a los usuarios eso de contratar lo más barato hablando como hablamos de sanidad.

En este asunto nada está claro o, a lo peor, es que está todo clarísimo. Aquí hay un jaleo de mucho cuidado. Desde la magistrada que ha dictado el auto, Dª Victoria Rosell, que igual hubiera actuado más prudentemente no haciéndose cargo de la investigación del asunto. A mi parecer, resulta muy delicado que una magistrada que ha sido denunciada ante el CGPJ por José Manuel Soria, investigue un asunto que tiene que ver tan directamente con los intereses políticos del Partido Popular, más que otra cosa, por no dar gratuitamente armas a los investigados.

Vaya por delante que nada más lejos de mi ánimo que sembrar sospechas, está claro que la actuación de la magistrada es lícita y he de suponer que impecable, me refiero a lo de la mujer del César; ya saben, además de serlo, parecerlo. Creo que Dª Mª Victoria hubiera actuado mucho más prudentemente si hubiera dejado esa investigación en las buenas manos de cualquier otro compañero.

Por otra parte la postura de CC no está nada clara o, insisto, a lo peor está clarísima. Las explicaciones de que nada se ha encontrado de irregular, seguida de la afirmación de que seguirán colaborando con la justicia, son dos obviedades que lo único que subrayan es el deseo que tiene el gobierno canario de hablar poco del fondo de la cuestión. ¿No han encontrado nada irregular? pues a lo mejor les bastaría leer el auto de Dª Mª Victoria y actuar en consecuencia.

Así que, Bañolas ha cerrado en falso este asunto. Lo de las cuestiones económicas es una excusa que no se cree ni el militante más consagrado a la causa nacionalista. Debe explicar los motivos si puede, y si no lo hace lógicamente cabe pensar que no les conviene a los nacionalistas, aclarar este asunto. Ellos sabrán por qué y desgraciadamente nosotros no, al menos por ahora.

Eso en lo que corresponde a Coalición Canaria. Los del PSOE en su papel. Nada han aclarado pero asumen el éxito como suyo: “Lo hemos conseguido” afirmaba su candidato, José Miguel Pérez. Bueno si el proyecto del candidato socialista está basado en la obtención de éxitos tan vacuos como este, le auguro un mal resultado electoral.

Los del PP le pasan el muerto a Bañolas. Hacen un análisis administrativista de la suspensión y se preguntan cuál es el motivo por el que tras aceptar, la Consejería de Sanidad, un recurso de reposición y retrotraer el expediente, ésta no haya llevado a cabo el acto de nueva valoración y añaden que Bañolas habrá de explicar porqué se anula un concurso cuyas bases no fueron impugnadas ni recurridas.

Así que lo de la cuestión económica no se lo traga nadie, ni los medios, ni los del PSOE, ni los del PP y habría que añadir ni Bañolas, que bastaba verle la cara al Consejero para saber que no se creía lo que contaba.

Lifeblood es un asunto oscuro, de acuerdo, pero cuanto más tiempo pasa más oscuro parece, eso significa que vamos mal. A lo peor es que todos tienen motivos por los que callar y cuando digo todos, hablo de Baxter, Lifeblood, la Consejería de Sanidad, nacionalistas, peperos y socialistas. Ahora se utilizará como arma electoral y después del 22M nuevo concurso y a quién Dios se la dé, San Pedro se la bendiga.

¿El interés general? ¡Hombre por el amor de Dios, qué cosas se le ocurren a usted! eso no toca compañero… al menos por ahora.





2 comentarios:

  1. Lo que no entiendo es cómo dice usted que la señora Rosell debía abstenerse cuando abrió diligencias a finales de noviembre y no fue hasta el 3 de diciembre, cuando declaraba la doctora Palop, cuando Soria hizo públicas sus acusaciones. Más bien debería abstenerse el señor Soria de todos esos abusos y ataques a los que investigan al PP.

    ResponderEliminar
  2. No es una crítica, creía haberlo dejado claro. Creo que sería más prudente que otro magistrado se hubiera dedicado a la investigación, a partir del momento de la denuncia. Independientemente que ya criticara la denuncia de Soria y si me lee lo habrá visto, reitero que me hubiera parecido más prudente que a partir de ese momento se hubiera abstenido. Lo otro dá armas a Soria y me parece que es darle una facilidad gratuita. Pero para gustos se hicieron colores. Reitero no es una crítica s una opinión, nada más.
    Gracias por leerme.

    ResponderEliminar